Preparando Leche Vegetal en Casa



Casi me muero cuando, hace unos meses, me enteré de la cantidad de azúcar añadido que llevaba mi leche de coco favorita. Ya sabía que llevaba azúcar, y no me importaba mucho, porque nunca he sido de desterrar algo por completo de mi dieta… salvo excepciones. ¿Me gusta el azúcar? No, no me gusta. Siempre he preferido la Coca-Cola Light y no recuerdo haberme echado nunca azúcar en el café o en el té, a no ser que me hubiera quedado sin sacarina en casa. No soy especialmente fanática, y cuando llega el momento de ponerme las botas comiendo, prefiero el salado al dulce. Pero si algo que me gusta mucho lleva azúcar, como es el caso de esa leche vegetal, tampoco voy a rasgarme las vestiduras.

Todo cambió cuando hice cálculos y salió que cada leche de coco de 350 ml llevaba el equivalente a… seis cucharadas de azúcar. ¿Seis cucharadas? Ni en mis etapas más golosas le he echado nunca seis cucharadas de azúcar a nada. ¿Estamos locos? ¿Y por qué? ¿No pueden echar dos? ¿Me tienen que cebar porque sí? ¿Qué pasa con mis dientes? Sigo teniendo esa leche de coco en casa, porque cuando hago pedidos, compro varias cajas grandes, pero ya no me apetece tomarla todos los días.

 

 

Cuando me puse a buscar, me topé con la triste realidad de la leche vegetal, y es que muchas de ellas tienen un sabor que deja mucho que desear. Por no decir asqueroso. Probé las más exóticas, y me sabían a rayos. Vale, he decidido dejar la leche de vaca por motivos de salud, y tengo que reconocer que me siento mejor desde que lo he hecho, pero tampoco he venido al mundo para sufrir. Me gusta comer y quiero disfrutar de todo lo que como, pero con las leches vegetales, parecía que lo tenía muy difícil. Muchas que no llevaban azúcar añadido sabían a agua con tierra. Algunas no estaban mal, pero estaban mezcladas con cosas que no me gustan, como la leche de arroz. Y las mejores costaban más de tres euros… el litro. Si tenía la suerte de encontrarlas, porque la mayoría se vendían en sitios concretos, que no me pillaban precisamente cerca.

El asunto tiene mejor pinta ahora que he comprado stevia líquida con vainilla. Madre míaaaa. Le da a las bebidas un toque dulce a vainilla que me vuelve loca y salva el sabor de las leches vegetales que no son muy allá.

 

leche-vegetal-en-casa

 

He tomado dos decisiones. La primera, comprar leche de coco en polvo. La que he comprado no puede ser mejor, porque los ingredientes son… leche de coco. Al 100%. Nada más. Luego he investigado más, y he visto de todo. Como siempre, hay que mirar las etiquetas. Algunas llevan un porcentaje de fruto seco deshidratado más bajo, al 60, 75 e incluso al 50%. Otras llevan sirope de ágave, aceite de girasol, azúcar de malta, extractos de plantas, alga marina, jarabe de arroz… es cuestión de comprobar la composición y comprobar si lo que lleva nos molesta o no. Luego hay otras realmente completas, que llevan banana deshidratada y proteína de guisante. Cada bote equivale a unos siete litros de leche vegetal, aproximadamente.

La segunda decisión es un poco dónde va la flipada esta. He buscado utensilios para preparar leches vegetales en casa, con la intención de hacer leche de almendras y anacardos. Llegados a este punto todas las personas que me conocen en persona habrán soltado una risita, pero me da igual: lo voy a conseguir. Consulté esta tabla que me indicaba que mi adorada Nutribullet no me servía para esta misión.

tabla elaborar leche vegetal

Sensacional. La opción que parecía más fácil era comprar la bolsa Nut Milk Bag una de las más vendidas en Amazon, para filtrar la leche después de dejar las semillas o los frutos secos de turno en remojo toda la noche. Pero a medida que iba leyendo me entraba el bajón porque no es tan fácil como parece. Es una solución para mujeres apañadas, y yo soy cero apañada. Vislumbraba mi cocina hecha un desastre, con un agüilla blancuzca-marrón por todas partes. Así que al final he comprado la Chufamix. Me he sentido totalmente identificada con la actriz del vídeo de demostración que interpreta a una mujer amargada con el colador y la bolsita, luchando para preparar un batido de avena. Así que voy a probar.

¿Alguien más se anima a preparar leche vegetal en casa?


BLOGGERS MENSUAL_ 728X90

11 Comments

  • Susana dice:

    Yo soy cero manitas con la cocina. Me lo había planteado pero de momento estoy contenta con las opciones sin azucar (o con menos azucar). La de alpro almendras sin azucar está muy bien, y también hay otra que venden en carrefour que no me acuerdo de la marca pero que lleva poquísimo azúcar, y ni glutamato ni cosas así. Es verdad que los sabores no son para tirar cohetes pero yo siempre la bebo con batidos de frutas o con cafe.

  • Ana dice:

    Jajaja que gran verdad! Yo voy mirando etiquetas todo el día como una loca , es increíble que nos intentan colar azúcar en todos los productos y muchas veces camuflada con otros nombres como jarabes, siropes etc

  • G. dice:

    No se me da mal y, aunque este mal q lo diga yo, tengo buen gusto para hacer platos, odio cocinar o todo lo q se le parezca….tengo la suerte de que mi chico es un gran cocinero le pediré a él que lo intente…

  • MARIA ANGELES dice:

    Yo he hecho con la tx, la de almendras, y anacardos y sale bastante bien, lo que pasa es que no dura mas de cuatro días, en la nevera se agria, al no llevar ningún conservante,para el café no está mal, pero a mi las que mas me gustan es la de avena , que intente hacerla y me salio como con una textura de babas puafff la tiré, y la de coco como a ti, y no sé yo de intentar la de coco, yo compro una de de ecomil, que no es barata, pero creo que no tiene azúcar, lo comprobaré,
    a ver como sé te dá el tema jje

    saludos

  • Parapluie dice:

    Pues acabo de ver que la que tomo tiene dos gramos de azúcar por cada cien mililitros :O

  • Olga dice:

    Las leches vegetales concentran los azúcares del fruto seco/cereal , y si además le añaden andulzantes varios ya ni te cuento. Hace unos días en el Sturbucks que tengo cerca me informaba el chico muy felizmente que disponen de leches de almendra y coco para hacer los preparados, le pregunté por el porcentaje de azúcar y me informa que llevaba un 19% su composición, paffff!.

    De las leches de coco la mejor es Santan Kelapa o Lady Coconut, el tetra pack amarillo , aquí se agota, puedes hacer postres , beberla, es una pasada. Sin azúcares añadidos, ni goma guar ni ostias.
    Yo estuve varios años haciendo mi propia leche de almendras, primero remojaba en agua tibia toda la noche, sacaba las pielecillas marrones y licuaba y colaba…ufff. Luego compré una máquina para hacer leches vegetales, ya ni recuerdo en qué casa quedó. Ahora sólo compro de coco que mencioné más arriba o visito un café donde cada día preparan de almendra fresca exquisita, ahí compro. Dura sólo dos a tres días…

    PD. Me acordé de tí Daiquiri por una manteca de anacardos Holandesa de la marca “Biona”, orgánica, no hay palabras!, comienzas y no paras…una delicia.

  • Mely dice:

    Hola! Yo en carrefour compro leche de almendras de almond breeze sin azúcar ni edulcorantes, se llama almond breeze zero y me cuesta alrededor de 1,70 por litro. El sabor no esta mal y si lo endulzas con stevia y vainilla queda muy bien!! Yo la uso para smoothies y para el café.

  • CAP dice:

    MELY yo también compro esa leche. me encantaría poder hacerla pero seria un desastre!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *