Volviendo a Comer Sano



Pues nada, ya se han acabado las vacaciones y con ellas, las excusas para comer mal. El arranque de septiembre me está costando un poco porque no puedo evitar asociar la dieta con el gimnasio, y hasta octubre no voy a hacer deporte, así que… difícil. Pero he decidido ponerme las pilas y empezar ya.

Ayer quedé para comer y me di cuenta de que hay sitios que ayudan a tener la motivación a tope. Una de las cosas más deprimentes de los restaurantes es la poca variedad de comida sana que tenemos a nuestra disposición. Parece casi imposible salir a comer y volver a casa sin la sensación de estar a punto de reventar, y si hay alimentos que no toleramos bien, mejor ni hablamos. Eso hace que me lo piense dos veces antes de ir a según qué sitios. Para un capricho, perfecto, pero varias veces por semana… es un desastre, al menos para mí.

 

 

Aunque hace tiempo que no lo menciono, hay un local en Barcelona que empieza a ser la mejor opción para comer de manera sana, Green Shots. Lo descubrí hace un par de años gracias a sus zumos verdes; ya sabéis, la mezcla de varias frutas y verduras prensadas en frío. Tengo un recuerdo magnífico, porque fue justo cuando empecé a cambiar mi dieta y mi estilo de vida después de darme cuenta de que mi piel, mis ojeras y algunas partes de mi cuerpo empezaban a tener muy mal aspecto. El cambio fue lo que hizo que empezara a escribir en el blog para compartir todo lo que había aprendido. Los zumos verdes de este local, junto con el deporte y las cápsulas de Omega 3 fueron la base de mi propia pirámide, y el recuerdo es una gran motivación cada vez que toca volver a empezar.

Comer bien, dejar determinados alimentos, tomar buenos suplementos… se nota, vaya si se nota. Y es genial, porque basta muy poco para notar una diferencia abismal. Esa revelación hizo que dejara de gastar dinero en cosmética. Si tengo dinero suelto, por ejemplo, prefiero meterme en un buen supermercado para comprar comida, en lugar de ir al Sephora a comprar tonterías, que es justo lo que hacía antes.

 

 

Lo que más me ha gustado han sido las novedades. Aparte de los pasteles veganos, han sacado smoothies nuevos con leche de coco, súper alimentos como la espirulina o la chlorella, dátiles, miel, canela, jengibre, café y tahini, entre otros. No os hacéis una idea de lo mucho que me gustan este tipo de preparados y estas mezclas tan ricas me parecen una genialidad. Comer sano no es solo tomar el zumo verde de turno y el pescado con ensalada varios días seguidos. De hecho, ese tipo de dietas no tardan en cansarme, porque me parecen aburridas, poco creativas y sin ninguna emoción. Estos batidos tienen que ser una maravilla para esos momentos del día en los que apetece algo dulce y poco saludable.

Que sean calóricos no importa en absoluto porque son alimentos buenos, que nutren, y con el estilo de vida adecuado, no pasan factura a nivel de peso. Echaba de menos este tipo de preparados y ya estoy deseando volver para empezar a probarlos. Tengo mi Nutribullet para preparar lo que me apetezca, pero a según que horas y sin tiempo, estoy contenta de tener un sitio con estas opciones.

 

 

La visita al restaurante ha sido justo lo que necesitaba para cambiar el chip. En cuanto terminé el día, me fui a hacer la compra al supermercado Veritas, uno de los mejores para comprar alimentos sanos. Es ahí donde compro la pasta de espelta, pero esta vez, he llenado el carro hasta arriba: leche de coco, de cáñamo y de avena, zumo de limón, yogures de leche de coco, kefir, sirope de coco, manteca de avellanas, pasta y pan de espelta, hummus, olivada, hamburguesas vegetales, salmón ahumado salvaje… y pan persa. ¿El qué? Quizá os suena más si lo llamo por su otro nombre: pan de kamut. Al ser kamut una palabra registrada, muchos comercios lo llaman pan persa.

El kamut es una variedad ancestral del trigo, al igual que la espelta, y me apetecía mucho probarlo. Este en concreto lleva dátiles y nueces, no sé si el pan persa suele ser así o es un añadido del supermercado. Ya os contaré qué me parece.

 

 

El yogur de leche de coco es algo que también tenía muchas ganas de comprar, desde que vi que lo  mencionaban en Byrdie. Llevo ya tiempo con el antojo de comerme un yogur antes de irme a dormir, no sé por qué, porque nunca he sido de yogures. Pensaba que la única alternativa a los yogures de toda la vida -que siempre me han sentado fatal- eran los yogures de soja, que… puaj. No se me había ocurrido pensar que pudiera existir una variedad de yogur hecho con mi leche vegetal favorita. Eso sí, confirmado que comer sano cuesta caro. Un tarro pequeño me ha costado 2,50 euros.

Confirmado que acudir a un local de comida sana -y deliciosa- me ha sentado genial.


Tags

9 Comments

  • Susana dice:

    Ánimo con la vuelta a la rutina. Yo uno de los mejores descubrimientos del verano fue mi Nutri Ninja, similar a la Nutribullet. Es una pasada y ayuda mucho a seguir una dieta saludable.

  • Ana dice:

    Me encanta green shots! No fallo cada vez que voy a Barcelona!

  • Luisa dice:

    Hola de nuevo Bella! Vuelvo a escribirte este comentario que ya escribí hace unos post pero supongo que vas liaday no lo has podido leer, así que te vuelvo a preguntar.
    Una cuestión: el pan de espelta que encuentras y compras es 100% harina de espelta o lo mezclan (SIN INDICARLO) con harina de trigo normal? No o
    Has probado el de centeno? no sé si es tan digestivo (aunque me dicen que si). Gracias mil como siempre por tu depurada info! Besos

    • Txell dice:

      Luisa preguntalo en tu panaderia de confianza. Puedes encontrar de los 2 tipos, 100% espelta o quizá 80% espelta y 20% trigo comun. No hay que olvidar que la espelta no deja de ser trigo lo que pasa que está menos modificado genéticamente q el trigo comun y es más digestivo.

    • daiquirigirl dice:

      Lo pregunté ayer, es de espelta y lleva un poco de yogur. Los otros que he comprado alguna vez son 100% espelta. Lo tienen que indicar por ley o al menos tiene que haber una tabla en la panadería.

  • Txell dice:

    Esos yogurts de coco son deliciosos! Siempre q voy a Veritas los cojo porque me encantan!! Superan con creces cualquier otro tipo.

  • Olga dice:

    Que nostalgia me entró con este post Daiquiri!. Allí me “desintoxiqué” a días el año pasado justo en los días del post-operatorio del Lip-lift. Cogí el plan que tienen de tres días, y luego antes de tomar el avión de vuelta nuevamente hice el de un día esta vez. Entre medio con mi marido pasábamos a la hora del men.Los días previos partía al Vegetalia y también conocí el muy de moda “Flax and Kale” super recomendado, aunque más para dejarse ver que otra cosa. Me hospedé cerca , así que era plan obligado y creo que formó parte de un “despertar” de mi organismo hermoso que ocurrió ese mes. Es taaaan importante disfrutar de estos procesos, y es fácil!, es mucha la oferta deliciosa!…( me acaba de entrar hambre de aquellas! ).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *