Amelia Vega, la Única Miss Universo Dominicana

Amelia Vega, la Única Miss Universo Dominicana

La República Dominicana, un país con abundancia de mujeres guapas, solo ha ganado la corona de Miss Universo una vez. ¡Pero menuda ganadora! Se trata de Amelia Vega. Era una jovencita que con solo dieciocho años, arrasó con una seguridad que no poseen ni las mujeres que tienen diez años más.

La suya fue una de las victorias más indiscutibles de la historia del concurso y todo un logro para su país.

Amelia Vega nació en Santiago de los Caballeros en 1984. A los diecisiete años ganó sin despeinarse el certamen Miss República Dominicana. Los organizadores del concurso del país suelen encontrarse con chicas problemáticas, de bajo nivel cultural, y con problemas de autoestima. Era la primera vez que tenían a una Miss tan completa, así que decidieron invertir en la preparación de Amelia para que llegara perfecta a la edición de Miss Universo 2003.

El encargado de su formación fue nada más y nada menos que Osmel Sousa, el director de Miss Venezuela.

 

 

 

Con un físico despampanante, casi 1’90 de estatura, un arreglo en la nariz, un blanqueamiento dental y sobre todo, una preparación de tres semanas en Venezuela, Amelia Vega llegó a Panamá, sede del certamen, como una de las grandes favoritas.

2003 era un año muy competitivo, con muy buenas participantes. Incluso la bellísima Eva González pasó totalmente desapercibida. Dicen la propia Amelia le dijo a Eva días antes de la final que estaba demasiado blanda para desfilar en traje de baño.

Dicen que no era la primera vez que Amelia Vega se metía con sus compañeras. Algunas chicas solían quejarse de que la dominicana les decía cosas feas cada día, como “qué mal tienes el pelo hoy”, o “tienes cara de cansada”. Sus dardos venenosos hicieron mella en muchas candidatas, que fueron perdiendo seguridad a medida que se acercaba la final, mientras Amelia cada día brillaba más. 

 

 

Amelia Vega estaba allí para ganar, no para hacer amigas. Se relacionaba poco con las demás, se iba a dormir pronto, y aparecía siempre impecablemente arreglada y maquillada. Miss Panamá contó sorprendida a la prensa que la dominicana se maquillaba el cuerpo entero, no solo el rostro. También explicó que mientras todas las misses estaban agotadas después de horas y horas de paseos en tacones, Amelia siempre tenía una energía desbordante. Tanto, que sus compañeras la llamaban el conejito Duracell.

“Amelia iba mentalizada para ganar. En todo momento. Nunca se quitaba los tacones, nunca dejaba de sonreír, con las cámaras encendidas o apagadas. Le robaba el protagonismo a todas… Ella fue la venezolana de esa edición”.

 

 

La gala entera está disponible en Youtube. Lo que más sorprende de la participación de Amelia Vega es susoltura. Se nota viendo cómo desfile e incluso cómo interactua con los presentadores y con el jurado. Es algo que nunca he visto en ninguna otra Miss Universo. Parecía que estaba en su casa. Cero nervios. Es más chocante aún si pensamos que la muchacha tenía solo dieciocho años.

Otra Miss Universo que ganó a esa edad fue Zuleyka Rivera, pero al menos ella mostró signos de emoción. Parecía una adolescente en algunos momento. Amelia Vega no.

Por descontado, el día de la final, las dos finalistas fueron República Dominicana y Venezuela. Eso preocupó mucho a Osmel Sousa, porque todo el mundo sabía que él había sido el preparador de Amelia Vega. Si la dominicana ganaba, en Venezuela le iban a acusar de traidor y vendepatria, como dicen los venezolanos. Así fue. Amelia Vega se convirtió en Miss Universo 2003 y Osmel Sousa juró no volver a preparar a ninguna mujer de otro país por mucho dinero que le ofrecieran.

 

 

Lo que más le gustó a Amelia es que, desde el momento en el que le pusieron la corona en la cabeza, no tuvo que gastar “ni un peso” de su bolsillo. Palabras textuales.

En realidad, el sueldo de las Miss Universo roza lo paupérrimo teniendo en cuenta los miles y miles de dólares que generan. Las ganadoras cobran unos mil quinientos dólares mensuales. Eso hace que muchas chicas se sientan explotadas. No descansan ni un solo día y la compensación económica es muy baja.

Quizá Amelia Vega, como dominicana, tuviera otra visión más humilde y agradecida del dinero. Siempre fue una Miss Universo que valoró lo bueno de su reinado. Además de no tener que pagar nada, vivió en un lujoso apartamento en Nueva York durante un año, recibió una tiara de diamantes de veinte mil dólares y cada día era vestida por los mejores diseñadores.

 

 

Amelia Vega es una de las Miss Universo más valoradas por la organización. Fue la elegida para ilustrar la portada del libro de belleza que lanzaron en 2006, Belleza Universal. Es una guía completa que incluye todos los secretos que llevaron a cabo las ganadoras de los últimos años para hacerse con la corona. Además incluye de las dietas que siguieron durante su preparación y los trucos que utilizaron durante su reinado para estar perfectas.

 

universal beauty amelia vega

 

En 2011, Amelia Vega se casó con el jugador de la NBA Al Horford. Ahora, Amelia vive feliz en Boston con sus dos hijos, que seguro que serán altísimos cuando sean adultos. Con un padre que mide 2,08 metros y una madre que mide 1’88, no podrá ser de otra manera.

En cuanto a la carrera profesional de la ex Miss Universo, sorprendió a muchos cuando sacó un disco en 2011, Agua Dulce. De hecho, Amelia Vega canta muy bien. Además de eso, tiene una boutique en Miami y su contrato con la línea de maquillaje Cover Girl tuvo una duración de siete años. Si a eso le sumamos los veinte millones de dólares que cobra su marido al año, parece que el futuro no va a ser un problema para la espectacular dominicana.

 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *