COMIDA ORGÁNICA EN IBIZA

COMIDA ORGÁNICA EN IBIZA

Es muy difícil cumplir con la dieta estando de vacaciones. Aunque técnicamente no son vacaciones, estoy lejos de casa y de mis costumbres, mis horarios han cambiado radicalmente y mi rutina es muy diferente.

Por suerte, en Ibiza hay mucho culto al cuerpo y es fácil encontrar locales de comida sana y zumos naturales. He encontrado una tienda en el centro, Biorganic Ibiza, un pequeño comercio donde venden fruta orgánica, productos dietéticos y biológicos, y además tienen un bar donde sirven chupitos de verduras y zumos de frutas. También venden coco natural tailandés, una de mis bebidas favoritas y una fuente natural de energía y potasio.

 

 

Ya sabéis que adoro los zumos naturales y que han tenido mucho que ver en el cambio que ha experimentado mi piel en los últimos meses. Aquí no tengo licuadora y he tenido que “tirar” de fruta cortada, que me gusta mucho menos. El zumo es una manera mucho más rápida y fácil de tomar de golpe todos los beneficios de seis o siete frutas y verduras distintas, mientras que el proceso de comprar la fruta, cortarla y consumirla me parece mucho más pesado.

En esta tienda he descubierto los zumos ibicencos Potion, prensados en frío. Tienen varios distintos, según el objetivo que queramos conseguir. El Shine, que es el que he comprado estos días, lleva piña, manzana, espinacas, pepino y limón. La composición es muy parecida a la del Glowing Green Smoothie, el zumo que da luminosidad y un aspecto radiante al cutis. Voy a comprarlo cada dos o tres días, porque aquí no tengo forma de prepararlo y echo de menos ese chute de vitaminas para la piel.

 

 

Estoy intentando seguir la dieta sin trigo que me recomendó una modelo polaca que he conocido en Ibiza (podéis leer la entrada aquí), y aunque aún no he podido llevarla a cabo al 100%, ya he hecho varios avances. He descubierto la espelta y la quinoa y me he llevado una sorpresa. He empezado a desayunar bizcocho de espelta, que me encanta, y llevo varios días cenando ensalada de quinoa. Son alternativas súper interesantes y sanas, con un sabor maravilloso. He comprado galletas de espelta y limón para cuando me apetezca algo dulce.

 

mm

 

He tenido problemas de cansancio y falta de energía, y siempre busco arreglarlo de la forma más natural posible. Odio las bebidas con taurina, y tampoco me gusta la costumbre de tirar de hidratos. Como no me importan las calorías (ya he aprendido que si comes bien, no son un problema), suelo tomar miel y frutos secos cuando me noto un poco más débil y cansada. He comprado barritas de almendras para tomar entre horas y manteca de cacahuete ecológica. La manteca de cacahuete me gusta mucho y la usaba para preparar batidos naturales antes de ir al gimnasio. Ahora tomo dos o tres cucharadas entre horas o en el desayuno.

Otras cosas que he visto y que me han llamado la atención han sido las leches vegetales. Es un tema que todavía no me termina de convencer; me gusta la leche de coco, pero reconozco que no es como tomar un vaso de leche de vaca. Las bebidas de avena o almendras no me gustan mucho, solo para los batidos, porque así no noto tanto el sabor, y me falta probar la leche de arroz. La leche de soja la descarto totalmente, porque no me sienta bien y hace que me salgan granos. Algo que me ha parecido interesantísimo ha sido el azúcar de coco, prometo investigar y contar aquí mis impresiones.

He estado a punto de comprar un bote de Royal Breakfast, un suplemento para preparar batidos de cacao y jalea real. No me lo he llevado porque tiene que mezclarse con leche vegetal y tengo que decidir cuál comprar. He visto que la marca que lo comercializa (energydrinks) vende otros preparados para desintoxicar, conseguir más energía o reforzar el sistema inmunitario.

 

¡Seguiremos informando!

 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *