Las Consecuencias del Alcohol en la Belleza

copas e1538124478481 - Las Consecuencias del Alcohol en la Belleza

Me parece que me estoy haciendo oficialmente mayor, porque cada vez disfruto más de una copa en casa. OMG.

Es curioso cómo cambian las cosas. Cuando iba a la universidad era una bebedora social. Bebía cuando salía de noche para divertirme, pero no recuerdo haber disfrutado nunca del alcohol. Cuando pienso en los vodka con limón que mis amigas y yo tomábamos… eeeeeeeeeeeeew. Beber entre semana me parecía absurdo. No entendía a la gente que se tomaba una copa de vino con la comida. Ni el concepto del happy hour. Hasta hoy.

Ahora comprendo la necesidad de llegar a casa, relajarse y tomar una copa de vino. Sobre todo porque he encontrado un tipo de alcohol que me vuelve loca: el cava rosado. Madre mía, qué cosa más buena. Lo he bautizado como mi delicioso vino. Lo meto en el congelador y lo abro justo cuando ya empieza a tener hielo dentro… aaaaaaaaaaaaaaiiiiins. Luego peli, y el éxtasis. Se llama Castell del Llac, a lo mejor os parece un descubrimiento tipo las Omega Brilliance.

 

alcohol 1 - Las Consecuencias del Alcohol en la Belleza

 

Con el tiempo también me he ido desenamorando de los cócteles que tanto empezaron a gustarme hace cuatro o cinco años y que me dieron la idea del nombre del blog. Ahora esto se llamaría champagne girl.

No podemos obviar que el alcohol tiene consecuencias devastadoras en la belleza. Es inflamatorio y sube el azúcar en la sangre, aunque sea un tipo poco calórico. La cosa sería más llevadera si fuéramos extremadamente estrictas y tomáramos una copa por semana. Pero es difícil. Como todas las cosas que nos gustan mucho, es difícil limitarse a una ración, un trocito o una copita. Es como cuando dicen que te comas una onza de chocolate cuando tienes antojo. Si quiero chocolate me como media tableta, porque para comerme una onza, prefiero no comer nada.

 

alcohol 2 - Las Consecuencias del Alcohol en la Belleza

 

El post del otro día sobre los caprichos durante todo el fin de semana me hizo abrir los ojos. No había caído que con el alcohol pasaba algo parecido. Las dos copas de vino del viernes pasado ya no fueron solo dos copas de vino, porque el sábado vino una amiga a cenar a casa, tenía muchas ganas de probar mi delicioso vino y al final… dos botellas enteras. Un desastre. Y por supuesto, lo noté en el cuerpo, porque beber afecta a la calidad del sueño y al funcionamiento del cuerpo al día siguiente. También dilata los vasos sanguíneos -de ahí la hinchazón-, reseca la piel y rompe los buenos propósitos del día.

El consumo de alcohol hace que el cuerpo tenga antojo de comida grasa. Lo ideal sería ingerir alimentos alcalinos que compensen la acidez de la bebida.

Viendo el panorama, la decisión ha sido eliminar la copita del viernes, que termina siendo una botella entera entre viernes y sábado, y puede que un poco más, hasta nuevo aviso.

5 Comments

  • Cristina dice:

    Yo nunca e bebido ni bebo alcohol . Recuerdo cuando salía de marcha con mis amigas y ellas bebian y todo el mundo me miraba raro porque bebía agua . Ya sabéis a quien le tocaba conducir siempre jajaja. Siempre e dicho que el alcohol no es para mi.

  • Ushi dice:

    Excelente post como siempre. Quizás una copa de vino tinto sería más sana, pues posee cualidades antioxidantes, pero siempre sin abusar. Cuidado también con abusar de los suplementos, pueden tener efectos secundarios contraproducentes.

  • Cristina dice:

    Jjj…me encanta el cava rosado, lo descubrí hace unos 15 años cuando probé un champagne rosado alemán (sí, alemán) que obtuvo un premio en aquel momento; desde hace unos años que ya veo cava rosado y, es mi capricho d cada tarde…(ya tengo una edad para permitirme beber lo que me apetezca y, punto! 😉)
    Lo del suplemento que indicas lo miraré, es una buena noticia para ayudar a contratestar los dañinos efectos del alcohol.
    Un saludo, hermosa niña! Me encanta tu blog, siempre se descubren cosas interesantes.
    Salud!

  • Ggggg dice:

    A mi el alcohol me sienta peor que un tiro. Esas noches de juerga después de haber bebido bastante suelo dormir fatal y al día siguiente de beber mi cara se inflama y parezco la luna llena.
    Encima desde q solo bebo en ocasiones especiales me sienta aún peor.

  • marina dice:

    Hola Daiquiri, puede que este no sea un tema de interés general pero me inspiras mucho y me encantaría si pudieras hacer un post sobre como empezaste el blog, que te inspiro y dar consejitos para aquellas que quieren empezar. Te admiro muchísimo y leerte siempre es un placer!
    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.