La Rivalidad entre Mujeres

La Rivalidad entre Mujeres

Ay Dios mío. Hace dos días, Kim Cattrall incendió las redes sociales cuando, a través de un mensaje en Instagram, llamó a Sarah Jessica Parker “hipócrita” y “cruel”, y le recordó que no eran amigas, ni familia, ni nada. La tragedia se remonta a unas semanas atrás, cuando el hermano de Kim Cattrall apareció muerto después de estar varios días desaparecido y sus compañeras de Sexo en Nueva York le dejaron varios mensajes de apoyo. Parece que Sarah Jessica Parker ha sido demasiado cariñosa con sus condolencias, lo que ha hecho que “Samantha” haya decidido contar la verdad sobre la supuesta rivalidad entre ambas… confirmándola.

Para darle credibilidad a su versión, Kim Cattrall ha añadido el link del artículo que la periodista Paula Froelich del NY Post escribió en octubre de 2017, después de que se anunciara que ya no volveríamos a ver a Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda en la gran pantalla. La crónica se llama algo así como “En el interior de la cultura de Chicas Malas que destruyó Sexo en Nueva York”, un trabajo de recopilación hecho a base de fuentes anónimas y los rumores que Paula Froelich escuchó cuando trabajaba en el periódico Page Six.

 

 

La historia empieza en 1998, cuando la productora HBO empezó a rodar Sexo en Nueva York, una serie sobre la vida sexual y sentimental de cuatro neoyorquinas de treinta y tantos. Daba igual la edad de las espectadoras; era fácil identificarse con los personajes. Los productores tuvieron la idea de diseñar cuatro prototipos distintos de mujer: la conservadora, la cínica, la liberada, y una que era una extraña mezcla de las tres, Carrie Bradshaw. Pero pronto, el público empezó a sentirse fascinado por Samantha Jones, la devora hombres que hacía que pareciera admirable un tipo de mujer que todo el mundo pondría -y pone- verde en la vida real.

Según el artículo del NY Post, gran parte del éxito de Samantha se debía a las habilidades de Kim Cattrall, una actriz con muchos años de experiencia y con un don natural para la comedia. Su carisma era arrollador y conseguía eclipsar a las demás actrices en todas las escenas en las que aparecía. Algo que, naturalmente, no hizo ninguna gracia a Sarah Jessica Parker, que se suponía era la que tenía que llevarse toda la atención.

 

 

Durante la primera temporada, los celos de Sarah Jessica Parker empezaron a ser un cáncer que hizo metástasis en Cynthia Nixon y Kristin Davis, Miranda y Charlotte respectivamente; y Kim Cattral empezó a pasarlo realmente mal cada vez que acudía al rodaje cada mañana. Las cosas empeoraron cuando, en la segunda temporada, Sarah Jessica Parker y su amigo Michael Patrick King se convirtieron en productores. Page Six fue el primer diario en hacerse eco de los problemas cuando publicó que, durante la grabación de unos capítulos en Atlantic City, Sarah Jessica, Cynthia y Kristin alquilaron una casa juntas, dejando a Kim fuera. Más rumores fueron llegando a la redacción del periódico cada semana; el último, uno que decía que en la sexta temporada ya nadie le dirigía la palabra a Kim Cattrall, ni siquiera las maquilladoras.

Por eso, en 2007, cuando comenzaron las gestiones para rodar la primera película, Kim fue la primera en echarse atrás. No quería volver a aguantar a Sarah Jessica Parker. Pero al final aceptó, y la película dio unas ganancias de 415 millones de dólares, una parte de los cuales fue a parar al bolsillo de “Carrie”, que seguía siendo productora ejecutiva.

 

 

Bajo el punto de vista de Kim Cattrall, el deseo de hacer la segunda parte se debía solo a intereses económicos, así que exigió un aumento de caché para dar vida a Samantha otra vez. “Ella consideraba que la diferencia de salario entre Sarah Jessica y las demás actrices era injustificada en su caso, ya que Kim sabía que era Samantha la favorita de la gente”, dijo una de sus amigas. De nuevo, los rumores acerca de los aires de diva de Kim empezaron a llegar a los periódicos y para cuando el segundo rodaje dio comienzo, Sarah Jessica y ella ya no se dirigían la palabra, ni siquiera para lo imprescindible.

Kim Cattrall ya no quiso ni oír hablar de una tercera parte. Ya no solo por el dinero o por las tensiones con las demás actrices, sino porque considera que el personaje de Samantha, a los sesenta años, ya estaba más que quemado.

 

 

Para Kim, escuchar que la tercera película no se iba grabar por sus exigencias, cuando siempre dejó claro que no contaran con ella esta vez, ha sido el colmo. Y aunque, después de la muerte de su hermano, agradeció las condolencias de Cynthia Nixon y Kristin Davis, los mensajes de cariño de Sarah Jessica Parker no le han hecho ninguna gracia:

“Hoy mi madre me ha preguntado “¿cuándo te dejará en paz esa hipócrita de Sarah Jessica Parker?“. Tus continuos intentos de ponerte en contacto conmigo son un doloroso recuerdo de lo cruel que fuiste conmigo entonces y ahora. Permite que te deje algo claro, si no lo he hecho ya: tú no eres mi familia. No eres mi amiga. Así que te escribo por última vez para decirte que dejes de explotar nuestra tragedia para restaurar tu imagen de chica buena”.

 

 

Lo que está claro es que Sarah Jessica y Kim Cattrall son grandes actrices, si fueron capaces de disimular tanto resentimiento y rivalidad para parecer auténticas amigas.

5 Comments
  1. La verdad es que sjp a mí nunca me dio muy buena espina …
    De todas formas nos tendremos que quedar con lo fantástica que es la serie.

  2. ¡Me quedo loca! no conocía el trasfondo de esto. Solo sabía que últimamente había comentarios hostiles en las redes por parte de ellas. Menos mal que estás tú para aclararmelo ^^

  3. Wuuuoooo, se me derrumbó un mito enorme, fuertísimo. Nunca me tragué del todo a la “angelical” Carrie, nunca entendí porqué, y así y todo , fui una espectadora fiel de la serie durante todas las temporadas que duró. Está claro que si fuésemos menos arpías entre nosotras hoy día no tendríamos que estar hablando de Feminismo ni poniendo a luz abusos cometidos durante años contra nosotras porque simplemente no existirían. Gracias una vez más Daiquiri!.

  4. También hay rivalidades entre hombres y no se les da tanto bombo, las mujeres somos, al fin y al cabo seres humanos, no me parece para tanto. La verdad, me da igual que no haya una tercera peli, la primera me pareció un pastiche y la segunda ni la vi. Me quedo con la serie, la primera temporada la vi cuando estaba en segundo de carrera y ahí tuve claro que algún día viviría en Nueva York, y así fue, años más tarde me fui a vivir a Manhattan, mi vida, de todas maneras no era tan glamurosa, tenía que compartir piso y trabajaba largas horas, pero yo me sentía como un personaje de la serie ? Sarah, Kim, Kristin, Cynthia, gracias por haber contribuido a mi sueño!! ❤️

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *