La Mejor Época de Elsa Pataky

La Mejor Época de Elsa Pataky

Elsa Pataky es una mujer guapa, famosa y rica que tiene un marido ideal y una familia perfecta. Pero yo me sigo acordando de su mejor época, en lo que a belleza se refiere, claro. Fue en 2007.

Ese año, Elsa estaba en su máximo esplendor. Ya era novia de Adrien Brody, lo que significaba que tenía un poco más abiertas las puertas de Hollywood. La relación olía un poco a montaje, pero la prensa se empeñó en seguirle el rollo y vender su historia con el actor como un gran amor. Después de Penélopez Cruz y Tom Cruise, nuestros medios se morían por ver a otra española llegando a lo más alto.

Unn portal de cotilleos americano contó que cada vez que Elsa acompañaba a Adrien Brody a un estreno, en lugar de sentarse atrás con los familiares de los actores, insistía en ponerse en primera fila, al lado del director, los productores y el reparto.

Adrien dijo que la primera vez que vio a Elsa Pataky se quedó hechizado. Aunque la pareja tenía menos química que el agua y el aceite, seguro que eso sí fue cierto. Entre los treinta y los treinta y cinco, Elsa estaba espectacular, perfecta. Para que digan que a esa edad todo va cuesta abajo.

 

 

 

Elsa Pataky consiguió hacerse famosa en España gracias a una belleza perfecta, espectacular. Su cara parecía una obra de arte. Gracias a sus primeros trabajos, había imágenes antiguas que demostraban que la actriz se había operado los pómulos y la nariz. Los retoques fueron tan espectaculares que los cirujanos que decían los rumores que la habían operado se hicieron ricos por toda la demanda de mujeres que buscaban el mismo resultado.

Lo que la gente parecía no tener en cuenta es que esas fotos del antes de Elsa Pataky estaban tomadas desde los peores ángulos. Sí, Elsa tenía la nariz aguileña y grande, pero era guapa. Muy, muy guapa. Por eso, con esas cirugías, había conseguido ser impresionante.

 

 

 

Como actriz, decían que no era gran cosa, pero su belleza era un pasaporte que podía llevar a Elsa a cualquier parte. Y nadie podía decir que la muchacha no se esforzaba. Durante toda esa década, Elsa Pataky hizo anuncios, portadas, entrevistas, presentaciones, eventos… También participaba en películas extranjeras e independientes que no tenían repercusión alguna. La cuestión era trabajar y moverse. Cuando llegó el momento adecuado, viajó a Los Angeles e intentó abrirse camino allí.

Su historia de amor con Adrien Brody siempre olió un poco a chamusquina. Era deprimente ver a un actor oscarizado en la portada de Hola!, pero las exclusivas en España se pagan muy bien.

El posado de la pareja en un castillo que Adrien Brody juró que había comprado para Elsa -y del que luego nunca más se supo- sigue siendo muy buscado en Google.

 

 

 

 

Gracias al caché que le dio esa relación, Elsa Pataky pasó a cobrar cien mil euros por cada presentación que hacía. Son eventos en los que una famosa da a conocer a un producto y charla un rato con la prensa, con el cartel publicitario de la marca detrás. Son muy rentables porque todo el mundo consigue lo que quiere. La firma obtiene promoción, la famosa se embolsa un buen dinero, y la prensa consigue declaraciones, ya que, por contrato, la celebrity está obligada a hablar. Ese es el reclamo.

Durante esos años, Elsa Pataky fue imagen de planchas para el pelo, helados y relojes. Para sacarle el máximo partido a su físico, Elsa innovaba con cortes de pelo y otros tratamientos estéticos. Fue en uno de esos eventos cuando apareció con los ojos y las cejas estirados gracias a los hilos tensores. Se nota que el resultado no le convenció, porque pasados unos meses, volvió a tener los ojos como siempre.

 

 

 

Durante esos primeros viajes a Los Angeles, Elsa Pataky se cruzó con algo que marcó su vida para siempre: las señoras recauchutadas. La actriz contó en una revista que se quedó horrorizada al ver la cantidad de mujeres que iban por la ciudad con las caras deformadas por culpa de los rellenos y el bótox inyectado en exceso. El resultado era terrible y ridículo.

Puede que esa sea la razón por la que ahora, a los cuarenta y dos años, Elsa Pataky se muestre reticente a probar con algo que podría irle bien. Su increíble belleza ha decaído un poco y su gran pérdida de peso ha hecho que la cara se le quede muy demacrada. El cambio es sorprendente porque Elsa siempre ha sido una mujer de pómulos prominentes y mejillas carnosas. Ahora, todo eso se ha quedado en nada.

 

 

Pero es normal que por miedo a parecer una de esas mujeres súper infladas, Elsa prefiera apostar por la naturalidad, aunque eso suponga tener arrugas de más y la piel un poco hundida.

¿Qué os parece la Elsa Pataky de esa época?

10 Comments
  1. Daiquiri, Elsa utilizó hilos tensores para tener esos ojos. Dependiendo del tipo, pueden duran de 6 a 12 meses el efecto. Unido al aumento de pómulos hace ese efecto tan (extremadamente) rasgado de ojos y temporal.
    Gracias por tus artículos!

    1. Ya decía yo, se pasó mucho con los ojos en esa época, el día del evento ese parecía japonesa XD

  2. Madre mía, con esas dos fotografías se ve el cambio espectacular, es una pasada. Es cierto que Elsa ya ha pasado su prime time, pero la que tuvo retuvo, a mí me gusta cómo está ahora, que tiene 40 años y tres retoños, no se puede pedir milagros, vamos, firmo ahora donde haga falta para parecerme a ella 😀

  3. Y yo que la relación con Brody nunca la vi un montaje…. otra cosa es que ella sacara beneficio personal de todo aquello, pero si pienso que fue una historia verdadera.
    Incluso en aquella época le veía a Brody un punto feo-morboso muy atrayente, más que el de los guapos oficiales.
    El flequillo postizo le quedaba fatal y los ojos estilo japonés eran exagerados, el cambio con las fotos de Al salir de clase es brutal, parece otra persona.
    Hay unas fotos cuando Elsa comenzó su relación con Chris su marido, sin apenas maquillar y con la melena castaña clara y larga que era una pasada de guapa, calculo que sobre el 2010 más o menos.

  4. Buenos días!!
    Elsa pataki es una de las famosas más fría y posturitas que existen.
    Pero.. Es guapa, guapísima. Una vez coincide con ella en un garito de Madrid y alucine su cara era una obra de arte!
    Me interesa muy mucho la cirugía para definir la mandíbula y hacerla más marcada y huesuda ¿en España ya la hacen?
    Es para mí mamá ??
    Un besito y feliz día a todas

  5. Yo aluciné mucho con Elsa en la campaña que hizo para ELLE donde aparece en postura de loto sólo cubierta con cristales de Swaroski, era una Diosa en vida!, y su abdomen se veía perfecto, creo que fué por el 2009 , no lo recuerdo, ya estaba enganchada al Yoga y también a la Macrobiótica, había pasado temporadas en Chá Wellness, es una muñeca preciosa, y me fascina su evolución hacia una mujer mucho más cercana y madura, gracias Daiquiri por estas entradas.

  6. Madre mía lo que puede hacer la cirugía. Pasar de una chica normalita a una Diosa.
    Viendo este post me vino a la cabeza también la transformación de Belinda y de Eiza González. Me recordaron al caso de Elsa pues, tenían una buena base, no podía decirse que fueran feas, pero después de hacerse unos cuantos retoquitos (creo que más de lo que les gusta admitir, jeje) al menos de cara, están estupendas. A mí personalmente no me gusta como queda el busto operado (con prótesis), y si estás tan delgada como Eiza, creo que queda fatal ese tipo de “Supervivientes”.

    1. Yo creo que las cirugías de Eiza fueron un acierto, pero que la delgadez es excesiva. Entiendo que quisiera perder un poco de peso para refinarse pero al final se pasó.

  7. Hola daiquiri. Adoro tu blog! Como argentina me encantaría que hicieras una nota sobre alguna modelo de mi país como Luisana Lopilato, Eugenia Suarez, Zaira Nara, Carola del Bianco u Oriana Sabatini.
    Un beso y gracias por tus consejos!

    1. Hola! Solo conozco a Pampita y a la China, y aun así, no tanto como para escribir sobre ellas. Las conocéis más vosotras que yo. Lo siento 🙁

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *