El Secreto del Pelo de Jennifer Aniston

El Secreto del Pelo de Jennifer Aniston

Que Jennifer Aniston tiene un pelazo es algo que no admite discusiones. A todo el mundo le encanta su cabello.

Puede que no sea una melena con gran volumen a lo modelo de Victoria’s Secret, pero tiene un estilo sencillo y sin estridencias que gusta. Las mujeres americanas han envidiado e intentado imitar esa melena durante años.

Es un rubio luminoso, con un corte favorecedor y de bajo riesgo y una longitud media. Así ha sido el cabello de Jennifer Aniston desde que empezó a actuar en Friends. Y desde entonces, nunca lo ha cambiado. Como mucho, Jennifer ha hecho alguna modificación leve en el color de las mechas. ¿Cómo puede algo aparentemente tan natural haberse convertido en el sello personal de una actriz de Hollywood?

 

 

El increíble pelazo de Jennifer Aniston ha sobrevivido a todas las modas. Hay muchas mujeres que solo quieren un cabello normal, bonito, por debajo de los hombros y con aspecto sano. Punto. Como ella. Siempre me ha parecido algo repelente la costumbre de los famosos de hacer cambios radicales de look para llamar la atención y mantenerse en el candelero. Me parece admirable que una actriz haya sido siempre fiel a su estilo y a lo que le sentaba bien.

¡Pero atención! La sencillez de la melena de Jennifer Aniston puede ser más complicada de lo que parece. Es imposible saber cuál es el secreto de su preciso tono rubio caramelo. Eso se debe a que hay un gran trabajo de estilismo y colorido detrás. Los coloristas son profesionales del color del cabello que se dedican única y exclusivamente a esa profesión. En ciudades como Nueva York como Los Angeles, están tan cotizados el restaurante más exclusivo.

Allí, unas mechas hechas por un colorista de renombre pueden costar más de 6.000 dólares. Lograr el rubio perfecto no es tan fácil. Evidentemente, Jennifer Aniston tiene su propio equipo de coloristas, que además la atienden a domicilio. Con el pelo, cuanto más dinero tengas, mejores resultados podrás esperar.

 

 

Podemos saber muchos detalles curiosos sobre el pelo de Jennifer Aniston, gracias a las entrevistas que ha concedido en los últimos veinte años. Me ha sorprendido leer que durante la infancia llegó a tener el pelo hasta la cintura porque su madre le tenía prohibirlo cortarlo. O que su cabello al natural es rizado, rebelde y encrespado.

Jennifer Aniston tiene la suerte de tener un pelo muy agradecido. Se moldea fácilmente con un poco de secador. Una bendición para sus peluqueros, que tardan solo 15 minutos en dejarla perfecta.

Saber qué productos utiliza exactamente también es complicado. Se escriben muchas mentiras sobre ella. ¿Nunca habéis leído el artículo de turno sobre la nueva dieta de Jennifer Aniston? Hay un montón: la de los siropes, la de la zona, la Atkins, y la última, la dieta de los nachos, que salió publicada hace poco.

Por eso nunca he terminado de creerme la lista de sus supuestos favoritos que sale siempre en las revistas. Lo único creíble que he encontrado al respecto es su pasión por los productos de la marca de supermercado Aussie, especialmente la laca Sprunch. Jennifer confesó que la usaba incluso cuando se hizo famosa, hasta que sus amigos peluqueros le aconsejaron que la tirara a la basura.

 

 

Jennifer Aniston fue fiel a su estilo capilar incluso cuando se casó. ¿Recogido solemne? Ni hablar. Jen siempre dijo que le encantaba la idea de llevar el cabello estilo sexy-bed-hair en su boda. Le parecía un contraste muy bonito con la solemnidad del traje de novia.

Aunque no hay imágenes de su última boda con Justin Thearoux, todas recordamos la foto de la primera:

 

 

Aparte del pelo, ¿hay algún secreto de belleza real que Jennifer Aniston haya compartido con el público? Por ejemplo, en una entrevista a Elle, Jennifer contó que cada mañana toma un vaso de zumo de limón, justo antes del café. Su desayuno es una tostada de pan integral con aguacate y un chorrito de aceite de coco. Le encanta el yoga y los ejercicios en barra, y se asegura de hacer al menos veinte minutos de cardio al día.

Uno de sus trucos de belleza más sencillos es usar vaselina para hidratar el contorno de ojos, y para los viajes largos en avión, le encanta vaporizar su rostro con agua termal de Evian.

La peor experiencia estética de Jennifer Aniston pasó en 1997 cuando salió en la portada de Cosmopolitan. El artista Kevyn Aucoin se encargó del maquillaje y decidió quemar el exceso de vello de sus cejas con una pasta blanca. El resultado era muy acorde a la moda de los 90, pero según Jennifer, unas cejas de ese estilo solo quedan bien si tienes la cara de Linda Evangelista.

La pobre Jen tuvo que pasar los tres meses siguientes pintándose las cejas con sombra de ojos marrón. Como confesó ella misma, en esa época era demasiado joven y no sabía decir no.

 

 

En 2012 se filtró a la prensa la cantidad mensual que Jennifer Aniston destinaba a su belleza: 12.000 dólares. Todo eso solo en tratamientos, caprichos y cosméticos carísimos para la piel del rostro y el cuerpo. Lo destacable de esa noticia es la crema para el cuello que Jennifer supuestamente utilizaba, algo llamado Y-42 de la marca Euoko, una crema hecha con cristales de Marte. La firma desapareció del mercado poco después. Será que sonaba tanto a tomadura de pelo que no pudo mantenerse en el mercado por mucho tiempo.

Lo que sí me encantaría saber es cómo lo hace para mantener ese tono dorado tan bonito. A Jennifer Aniston le encanta la playa desde que es niña, pero no me la imagino tostándose al sol todos los días con un poquito de protector. ¿Tendrá su propio estilista de bronceado? Dicen que gasta dos mil dólares al mes en mantener su piel bronceada.

 

 

Lo cierto es que tiene un brillo y un color espectacular, siempre, en cada una de sus apariciones. Refleja salud y belleza. Ahora, a los cuarenta y muchos, está igual de guapa que a los treinta años. No todas las actrices de Hollywood pueden decir lo mismo, especialmente su peor rival

4 Comments
  1. Es divina ! El ejemplo de que no hay que tener una cara perfecta para ser un sex symbol

  2. Creo que su estilo sencillo y sin cambios radicales en el cabello es el secreto de que los años no le hagan mucha pupita….
    Yo voy a cambiar mi despacho por trabajar recogiendo cristales marcianos para elaborar la crema de Euoko…jajajaja … la crema de noche seguro que esta hecha con arena de luna…

    1. La verdad es que se me ha escapado la risa cuando he leído lo de los cristales de Marte… XD

  3. No sabía que era la imagen de living proof! Realmente me sorprende porque cuando yo use esa marca practicamente no invertian es marketing , solo tenian una pagina en internet, videos en youtube con demostraciones, y el boca a boca. Recuerdo que te regresaban tu dinero si no te convencia el producto, y eso me animo a probarlos y los amé. Me compre una mascarilla reparadora y una crema antifrizz , ambos excelentes y eso que mi cabello es rizado, seco y fino. Lo deje de usar porque me mude a otro pais y aqui no los venden. Es una lastima, porque son buenos y como rizada batallo mucho para encontrar productos que me dejen el pelo en su punto, que controlen el friz sin dejar el pelo con cero volumen.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *