L'Huile de Leonor Greyl Para el Cabello

L'Huile de Leonor Greyl Para el Cabello

La marca Leonor Greyl siempre me ha llamado la atención, especialmente este aceite, y por fin he tomado la decisión de estrenarlo. Estoy como loca con él. Me encantan los aceites capilares para usar antes del lavado, pero éste es una auténtica maravilla: no necesito usar mascarilla ni acondicionador, que es lo que suele provocar un buen aceite capilar. Si empezáis con ellos, aunque al principio os parezca raro, luego ya no querréis utilizar nada más para la melena.

Mi pelo ha estado hecho un desastre este verano. La humedad me ha traído por el camino de la amargura, y no he tenido apenas tiempo para cuidármelo bien. Me gustan mucho los tratamientos prelavado con aceites, los prefiero incluso antes que las mascarillas, porque son los más efectivos según mi experiencia. Pero después de varios meses sin poder tratar mi cabello como a mí me gusta, al volver a casa me di cuenta de que necesitaba algo más, algo excepcional. Y opté por uno de los best-seller de Leonor Greyl: el aceite L’Huile.

 

 

Antes se llamaba L’Huile de Palme porque no era más que un aceite a base de aceite de palma, pero Leonor Greyl decidió cambiar la formulación cuando empezaron a salir las primeras informaciones que demostraban que el aceite de palma estaba provocando una deforestación preocupante en algunos países. Aunque Leonor Greyl obtenía su aceite de palma a través de métodos respetuosos con el medio ambiente, tomaron la decisión de reformular su producto más vendido, con otro tipo de aceites. Por lo tanto, en la actualidad, sus ingredientes son dos:

Aceite de copra, proveniente de la pulpa del coco.

Aceite de mongongo. El mongongo es un árbol africano, y su aceite se utiliza para hidratar la piel y protegerla de las agresiones del clima desértico.

 

 

Nunca llegué a probar la versión original de aceite de palma, pero con la nueva, no tengo ninguna queja. Este aceite es espectacular. Lo primero que se nota es un aroma exquisito, sensual y floral, como el de la mayoría de los productos de Leonor Greyl. Por los ingredientes y la buena fama del aceite, ya tenía claro que me iba a gustar, pero no me esperaba que tanto. Los aceites son muy buenos para el cabello, pero normalmente, aparte de perfumar e hidratar, no hacen milagros. Hay que dejarlos actuar muchas horas, tener paciencia, repetir el tratamiento cada semana…

En este caso, me he encontrado con un aceite todoterreno, que ha arreglado después de dos usos el aspecto de mi cabello. Lo he visto brillante, suave, con las puntas sedosas y con un aroma maravilloso. Un cabello sano y bonito, como el que tenía antes del verano. Y la prueba de fuego de un producto capilar viene cuando lo dejo secar al aire. Como tengo el pelo rebelde, muy abundante y rizado, su aspecto sin pasar la plancha no es el ideal. Cuando utilizo un producto nuevo nunca utilizo las planchas, para ver como es el aspecto natural, la caída, la forma de los rizos y las ondas, el encrespamiento… En este caso, el aceite aprueba con nota, porque me lo ha dejado perfecto.

 

 

No he utilizado acondicionar ni mascarilla. Cuando uso un buen aceite, no me parece necesario, y altera el resultado final. Lo he dejado actuar toda la noche. Normalmente no lo hago así, porque creo que con una hora es más que suficiente, pero ahora era una cuestión de necesidad. Por supuesto, se queda como producto fijo en mi lista de imprescindibles para el cabello, y más ahora, que es la mejor época para que cuidemos y demos un poco de cariño a nuestra melena. El verano siempre es un desastre para el pelo, y después, el invierno es una época muy dura, por el frío, el viento… Por eso me gusta aprovechar los meses de otoño para hacerme buenos tratamientos capilares en casa. 

El aceite cuesta unos 32 euros, y la mejor manera de comprarlo es a través de la web inglesa Cult Beauty. Como ofrecen envío gratuito a España y dos muestras de cosméticos de lujo a partir de cincuenta libras de compra, os recomiendo que aprovechéis la oportunidad para comprar otro producto de Leonor Greyl, como la mascarilla de jazmín. No os vais a arrepentir.

 

3 Comments
  1. En vez de comprar el Champú de trufa blanca de Philip B para empezar a arreglar el daño del cabello, no podría comprar este aceite?

  2. Hola, acabo de probar el aceite L’Huile porque en una peluquería con un tinte me quemaron el pelo, así que me animé a probarlo y desde luego ha sido un acierto.
    Me deja el pelo bastante bien y el olor es una pasada. Lo utilizo después de lavar, poniendo unas gotas sobre el cabello seco y me va bien, no me engrasa el pelo y me controla bien el encrespamiento. Se que lo normal es utilizarlo antes del lavado pero a mí así me deja el pelo bastante bien.
    He probado también el aceite de monoi del que has hablado, pero no me va tan bien, me deja el pelo demasiado graso.
    Muchas gracias por tus consejos y un saludo.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *