Gia Carangi, la Primera Supermodelo

Gia Carangi, la Primera Supermodelo

Cuando la gente habla de las supermodelos, suele referirse a esas diosas de belleza perfecta que arrasaron en los 90: Cindy Crawford, Claudia Schiffer, Christy Turlington, Naomi Campbell… Lo que pocos saben es que la primera supermodelo de la historia se hizo famosa casi veinte años antes que ellas.

Era Gia Carangi, una maniquí americana que murió de sida en 1986. Fue la primera mujer famosa en ser diagnosticada con la enfermedad.

Como suele ocurrir con la gente que se convierte en leyenda, Gia era distinta a las demás modelos. Era un espíritu libre y algo atormentado, incapaz de dominarse. Su mirada atrapaba tanto a la cámara que Gia consiguió destacar en una época en la que el ideal de belleza era la modelo rubia de ojos azules.

 

 

Gia Carangi nació en 1960 en Philadelphia. Desde una edad muy temprana, empezó a llamar la atención. Siempre supo que era lesbiana cuando todavía no estaba bien visto que una mujer lo fuera. Fue la madre de Gia, mientras la llevaba a una ronda de psicólogos, la que se dio cuenta de que las curvas de su hija eran algo fuera de lo común. Organizó una sesión de fotos con un fotógrafo amigo de la familia, Joe Petralis, que no necesitó muchos disparos para saber que estaba ante una jovencita con un carisma brutal. “Ella ya sabía lo que debía hacer delante de la cámara, y eso solo lo consiguen las grandes modelos”.

La agente de modelos Wilhelmina Cooper se quedó profundamente impresionada con Gia después de conocerla en Nueva York. Después de unas cuantas sesiones de promoción con fotógrafos importantes, Gia Carangi ya estaba ganando cantidades de seis cifras… a los dieciocho años. Las portadas del más alto nivel no tardaron en llegar.

 

 

 

Aficionada a las discotecas, Gia Carangi dio un paso más cuando un amigo le ofreció probar la heroína en un club de Nueva York. Al principio, su adicción no pareció afectar a su carrera. Pero más pronto que tarde, su carácter se volvió demasiado irascible y cada sesión de fotos era un infierno para fotógrafos, maquilladores y asistentes. Después de la muerte de Wilhelmina Cooper, Gia firmó un contrato con la agencia Ford, pero sus estallidos de rabia y las pésimas condiciones físicas en las que se presentaba a los trabajos hicieron que fuera despedida a las tres semanas.

Su madre acudió al rescate y Gia se trasladó a Philadelphia una temporada para descansar a y alejarse de ambientes tóxicos. La calma duró poco. Después de robar el anillo de boda de su madre para venderlo y comprar heroína, la modelo fue obligada a ingresar en un centro de desintoxicación. Tras un par de recaídas, consiguió curarse, pero las drogas se habían llevado toda la fortuna que había ganado como modelo. Tenía que volver al trabajo.

 

 

Una llamada de socorro a su amigo Francesco Scavullo le consiguió una nueva portada de Cosmopolitan. Es la famosa portada en la que sale con los brazos tras la espalda. “Fue porque había engordado. No tenía marcas en los brazos de los pinchazos; es mentira”, dijo el fotógrafo sobre la leyenda urbana de esa foto.

En pocas semanas, Gia Carangi estaba cobrando diez mil dólares a la semana otra vez. Aunque empezaba a estar muy mal vista en Estados Unidos, las campañas de moda europeas aún se morían por tenerla como imagen. Cuando su paseo triunfal por Europa terminó, Gia ya estaba de regreso en Nueva York, donde era incapaz de mantenerse alejada de la heroína.

Es entonces cuando empieza la peor etapa de su carrera, con huidas de los sets para salir a por droga, desmayos en mitad de una sesión, y fotógrafos tan desesperados por su estado físico que tenían que improvisar fotos de Gia dormida, porque no podía mantenerse en pie. Gia empezó a inyectarse heroína en las cejas para dejar de tener marcas en los brazos, pero el truco no funcionó: para la portada de Vogue de noviembre de 1980, los maquilladores tuvieron que utilizar airbrushing para cubrir los puntitos rojos.

 

 

A esas alturas, muy pocos clientes querían trabajar con Gia. Las drogas y los problemas emocionales habían provocado algo que ni el mejor maquillaje podía ocultar: el vacío de los ojos. “Lo que se estaba haciendo a sí misma finalmente salió a la luz. Su belleza se estaba viendo afectada“, dijo una de las ayudantes de Francesco Scavullo. Condenada a posar para catálogos de bajo presupuesto, su última oportunidad llegó cuando Versace la contrató para ser fotografiada por Richard Avedon. Por desgracia, durante la sesión, Gia empezó a mostrarse irritable, y se marchó antes de que tomaran alguna fotografía que pudiera servir.

El último trabajo de Gia Carangi como modelo fue para una empresa alemana tipo Venca, Otto Versand. Era la primavera de 1983. Gia fue despedida y enviada a casa después de que el equipo la sorprendiera inyectándose heroína en el baño.

 

 

Con una carrera acabada y sin dinero, Gia empezó una sucesión de empleos en los que tampoco consiguió aguantar, como dependienta en una tienda de ropa, o empleada en una oficina postal. Después de ingresar en un hospital por neumonía en junio de 1986, Gia fue diagnosticada de sida. Una de las enfermeras, que no sabía quién era, le comentó casualmente que tenía una hija que quería ser modelo. La respuesta de Gia fue tajante: “No se lo permitas. Aunque te lo pida, no dejes que sea modelo. Yo lo fui, y créeme, si supieras todo lo que he pasado, no querrías que tu hija también lo fuera”.

La diseñadora Diane Von Fusterberg contó en 2014 la impresión que se llevó cuando vio a Gia por primera vez en Nueva York, en 1979: “Llevaba una cazadora de cuero y nada de maquillaje, y me pareció la mujer más guapa que había visto en la vida“. Diane y Gia se hicieron amigas, pero la amistad se rompió después de que la modelo apareciera en su oficina, vestida con ropa sucia, para pedirle dinero. Antes de morir, Gia escribió una carta de despedida a Diane, pero la madre de la modelo se negó a entregársela.

 

 

 

 

Angelina Jolie interpretó a Gia en un telefilm que le valió un Globo de Oro. Normal. Si alguien podía interpretar a la perfección a una preciosa mujer adicta a la heroína, esa era Angie. “No entiendo por qué Gia tomaba drogas, ¡si ella era una droga en sí!”, dijo Angelina años más tarde. Los productores escogieron a Angelina porque necesitaban a una mujer de aspecto rebelde pero lo suficientemente guapa como para aguantar escenas en las que no habría ni peluquería ni maquillaje.

La salud de Gia no tardó en deteriorarse, en parte debido al hecho de que se sintiera aislada en una etapa en la que el sida era cosa de hombres. “Ella era la única mujer que tratábamos, y se sentía sola y como una apestada”, contó otra de sus enfermeras. Gia Carangi murió en Philadelphia a los 26 años. Francesco Scavullo le dedicó unas palabras en su libro Scavullo Women: “decadente, joven, vieja, volátil, vulnerable, y más espiritual de lo que parecía”.

 

7 Comments
  1. Me dio mucha pena cuando vi la película, pobre chica…

  2. Sólo 26 años… Qué historia más triste.
    No quiero imaginar lo que su madre debió sufrir: después de ayudarla a conseguir su sueño de ser modelo, ver las consecuencias que ése mundo provocó en su hija, y no conseguir ayudarla a salir de las adicciones.
    Verdaderamente, era preciosa.

  3. Que sorpresa! Habré visto esta película 30 veces por lo menos! Tiene algo… , sobre todo ver a Angelina de esa forma… hay que ver la peli para entenderlo. Una cosa muy interesante también de la peli, cosa que descubrí muchos años despues de haberla visto debido a que aun MILA KUNIS no era famosa, es que la niña que sale al principio haciendo de Angelina Jolie es ella misma , Mila Kunis, y tienen cierto parecido. He de decir, que GIA era muy guapa, pero tras ver la película, si Angelina Jolie hubiese existido en aquella época, mil veces mas guapa aun que ella se le ve y habría llegado igual o mas lejos aun. Angelina sale increiblemente guapa en la pelicula, y tiene cierto parecido con su vida…. se le ha relacionado tabien con chicas como a GIA y su caracter rebelde encaja a la perfección.

    1. Sí, es Mila Kunis, una preciosidad antes y ahora ????

  4. Me encanto tu post, siempre he sido muy fan de ella, fue una modelo que sobresalio a pesar de su rasgos androginos en donde las modelos la mayoria eran rubias .

  5. Gracias, cuando niña recuerdo sus imágenes y luego las primeras tomas de Cindy Crawford y ahora su hija me recuerdan bastante a Gia…pero Gia ufff, despampanante y salvaje es poco!. Tantos personajes distintos y fatalmente bellos, es cómo si no pudiesen encontrar un espacio de paz para sus almas en este mundo.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *