El Gran Secreto de Belleza de Naomi Campbell

El Gran Secreto de Belleza de Naomi Campbell

Vengo a compartir con vosotras el reportaje sobre Naomi Campbell que ha salido en Harper’s Bazaar. Simplemente espectacular.

Me ha sorprendido porque aún tenía en mente a la Naomi Campbell de los 90. La que bebía y fumaba y se iba a dormir a las cinco de la madrugada. La diva ha cambiado. Ahora empieza el día con un vaso de agua con limón y probióticos. También es una fan de los suplementos de belleza. Incluso prepara zumos verdes. Wow.

El cambio se debe a su último novio ruso, que no le dejaba comer pan en las cenas. O quizá Naomi se dio cuenta de que su estilo de vida empezaba a pasarle factura. Es lo que les pasa a muchas supermodelos de genética increíble, como Elle MacPherson. Ni ellas se libran. A los veinte años puedes comerte una hamburguesa cada día, pero a los cuarenta y pico, eso se acabó.

 

 

Naomi ha decidido hacerse vegetariana. Le gusta el seitán porque tiene un sabor parecido al de la carne. Ha renunciado al azúcar, y también ha dejado el café para pasarse al té. Hace dietas detox a base de zumos para limpiar los intestinos. Las lleva a cabo tres veces al año, y consisten en beber solo un cóctel de sirope de arce, cayena, limón y agua durante varios días. Aunque ha llegado a aguantar 18 días seguidos.

Es la clase de sacrificio que no hubiera hecho jamás en los 90, cuando adelgazaba con solo aletear las pestañas y decía “fumo, bebo y nunca hago ejercicio”.

 

 

Su rutina de ejercicios es muy interesante, aunque hay algunos consejos que me han dejado muerta, como saltar a la comba para adelgazar el rostro. Esto lo recomienda siempre a las modelos delgadas pero que son mofletudas. Creo que es un truco que no interesa mucho a las mujeres de su edad, que buscan precisamente recuperar volumen facial.

Es evidente que hacer ejercicio no le va. Pero ha contado que alguna vez hace yoga y pilates, y que le encanta la zumba.

Le gusta la marca de cuidado facial Mario Badescu, el iluminador dorado de Tom Ford y las cremas de polvo de algas. No usa gel de ducha porque no le gusta perfumar la piel del cuerpo: solo utiliza jabón para bebés. Y como a cualquier modelo, le obsesiona mantener la piel hidratada. Eso lo consigue con buenas cremas faciales, y bebiendo dos o tres litros de agua al día.

 

 

Todo el mundo conoce la pasión de Naomi Campbell por las pelucas. La modelo tiene un cabello africano, con un rizo pequeño, seco y tieso, imposible de manejar. Es una pesadilla para las famosas negras como Beyoncé, porque con ese pelo no se puede hacer absolutamente nada. Las pelucas son muy necesarias para estas artistas que necesitan renovarse y cambiar de imagen.

Es posible que Naomi Campbell se sometiera a los primeros alisados químicos de los 9. En las fotos de la época se puede apreciar que tenía el pelo de la raíz débil y menos poblado. Y le encantan las coletas altas y tirantes, los postizos y las extensiones; lo que, sumado a todo lo anterior, termina dañando el folículo piloso tarde o temprano.

Ahora está pagando las consecuencias de tanto maltratar su pelo natural. Pero hay que entenderla, porque tener un pelo africano es una pesadilla.

 

naomi campbell 1995

 

 

Aunque el universo no la haya bendecido con un cabello fácil de manejar, ha sido muy generoso con ella en todo lo demás. Sigue siendo una mujer espectacular y sus apariciones públicas son para quedarse sin aliento. Ni las modelos más jóvenes consiguen hacerle sombra, y a su edad, sigue acumulando portadas de Vogue. 

A ver si las top models de ahora pueden decir lo mismo cuando lleguen a los cuarenta y cinco años. Lo dudo mucho.

 

 

Naomi Campbell es una supermodelo de las de verdad. De las que solo veremos una vez en la vida y que surgen cada X generaciones.

¿Qué opináis de la diosa Naomi Campbell?

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *