El Gran Secreto de Belleza de Iman

El Gran Secreto de Belleza de Iman

Estaba escribiendo un post sobre los trucos de belleza de las mujeres de piel negra, cuando me di cuenta de que una de ellas merecía una entrada propia: Iman Abdulmajid, la mujer de David Bowie.

Veo sus fotos, y me cuesta adivinar en cuáles tenía cuarenta, en cuáles cincuenta, y cuáles son las más recientes. Lo único que me guía un poco son unas finas -finísimas- arrugas alrededor de la boca. Dependiendo de lo pronunciadas que estén me puedo situar un poco. Increíble.

Es evidente que alguien tan espectacular tiene muchas cosas interesantes que contar. Iman es la modelo que deslumbró a Yves Saint Laurent. Sirvió de inspiración para que el diseñador creara una colección entera, “la más importante” de su carrera, African Queen. También es la mujer que llevó a David Bowie al altar en 1992, después de tenerle completamente fascinado durante años. Y es la pantera que se puso furiosa cuando la redactora jefe de la revista Essence dijo que era “una mujer blanca cubierta de chocolate”. Iman fue a su despacho, cerró puerta y le gritó yo-soy-negra.

 

 

David Bowie recordaba haber visto a Iman varias veces en Londres. Le pareció la mujer más bella que había visto nunca, hasta el punto en que ni siquiera se molestó en hablar con ella. Estaba seguro de que era inalcanzable incluso para él. Al final, fue un amigo común quien se la presentó, en una cena. El cantante inglés supo desde el minuto uno que estaba ante la mujer de su vida.

Cuando la llamó por teléfono al día siguiente, estaba tan nervioso que solo se le ocurrió preguntarle si le apetecía quedar para tomar un té… cuando él ni siquiera toma té. Cuando un hombre está nervioso delante de una mujer… está atrapado para siempre.

Seis meses después, David Bowie le pidió en matrimonio. La pareja permaneció unida hasta la muerte del cantante en 2016.

 

 

 

Iman se levanta cada mañana a las seis, y toma un vaso de agua caliente con limón. Luego se prepara un Nespresso doble con crema mientras lee el periódico. Desayuna un batido de proteína de David Kirsch, con fresas y arándanos, o huevos revueltos con espinacas. Después de llevar a su hija al instituto, va al gimnasio Equinox de Londres a hacer ejercicios de estiramientos y cardio.

Cuando termina, se prepara para empezar el día de verdad. Para la ducha y la hidratación del cuerpo, le gusta la línea Neroli de Tom Ford o la loción Creme de Corps de Kiehl’s. Para el rostro, usa cosméticos de SK-II.

Iman está en contra de los avances de la cirugía estética, porque cree que no funcionan. Detesta especialmente los rellenos faciales, lo que me parece normal, ya que ella siempre ha tenido una cara plana y alargada. Inyectarse a los sesenta un volumen que no ha tenido ni a los veinte no tiene mucho sentido.

 

 

 

Al igual que Naomi Campbell, Iman empezó a hacer ejercicio tarde, mucho después de terminar su carrera como modelo. “Cuando eres joven, puedes comer y beber lo que quieras. Sales de noche, y al día siguiente, estás genial. Hasta que un día se acabó”, confesó a la revista The Cut. “Durante el embarazo de mi hija Alexandra, engordé veinticinco quilos. Ella pesó tres y medio al nacer, así que el resto era culpa mía”.

Otra cosa que ha notado con la edad es que sus huesos empiezan a resentirse. Ha dejado de lado actividades como el boxeo, y se ha centrado en el pilates, aunque reconoce que le parece muy aburrido. ¿Qué hay de la dieta? La modelo somalí cree que la vida es demasiado corta como para renunciar a la pasta, la carne y la mantequilla, aunque conoce sus límites y se asegura de comer varias raciones de fruta y vegetales a la semana.

 

 

 

 

Pero el gran secreto de belleza de Iman ha sido aprender a aceptarse tal y como es. Primero, en un país en el que el nivel de la belleza es muy alto, Somalia. Segundo, en una industria tremendamente competitiva, en la que las inseguridades se multiplican por mil. “Te crees que eres preciosa, y entonces entra Cindy Crawford por la puerta, y estás jodida”, es una de sus frases más populares.

Iman también demostró su inteligencia al sentir siempre cierta falta de apego hacia su profesión. En lugar de creer que iba a ser siempre una de las mejores, decidió ver su carrera de modelo como una manera de ganar dinero, sin pasión. “Me di cuenta enseguida de que todas las modelos éramos intercambiables. Totalmente reemplazables. Siempre pensé a largo plazo, y eso me ayudaba mucho en las negociaciones, porque el poder estaba en mis manos. No había ninguna desesperación por mi parte”. Si pasaba bien. Si no, le daba lo mismo.

 

 

Y ese es el poder. Querer algo, luchar por conseguirlo, pero sin necesitarlo desesperadamente. Quería a David Bowie, pero era capaz de vivir sin él. Le gustaba su trabajo, pero no aceptaba cualquier cosa que le ofrecieran. Sabía lo que quería, y si no se lo daban, lo encontraría en otra parte.

Eso es, en parte, lo que hizo que se convirtiera en la señora Bowie y en una modelo inolvidable.

5 Comments
  1. Waoo qué post tan divino!, Había leído una entrevista que ofreció a intothegloss, por allí del 2012, cuando Bowie aún vivía y era tan guay escucharla hablar del día a día con su marido (el maestro de maestros David Bowie!!).
    Leí también que le encanta el perfume unisex de Tom Ford, y está en mi lista de deseos :).
    Me parece también tiene su propia línea de maquillaje y/o productos de belleza, no recuerdo.
    Pero es una mujer genial, una mujer en todos los aspectos, que sirve de inspiración para muchas personas no solo las mujeres.
    Larga vida para Iman!!.
    Daiquiri, te gusta Dita Von Teese? , Sería bueno un post sobre ella, la estrella que ha revivido el Burlesque y que vive entregada a la belleza y bienestar las 24 horas.
    Beso a todas tus lectoras

  2. Hola, Daiquiri!
    Creo que Imán no ha sido muy sincera en sus declaraciones respecto a los rellenos. Es bastante evidente que ahora tiene unos mofletes más “hinchados” que en su juventud.
    Al margen de esto, firmo por estar como ella aun con veinte años menos!!!
    Gracias por tu blog!

  3. Qué post tan bonito y qué inspiradora!
    Me ha encantado la referencia a Cindy Crawford, me he reído mucho! Qué deberíamos pensar nosotras viéndolas a las dos juntas?! Pero las reflexiones que se pueden extraer de esta afirmación y de lo que comentas, son magníficas.
    Por cierto, he leído hace poco una declaración de Elle Mcpherson con la que no podría estar más de acuerdo: “No creo que la belleza sea propiedad exclusiva de la juventud. Las mujeres de hoy quieren tener buen aspecto, no parecer jóvenes. Quieren sentirse bien, no comportarse necesariamente como adolescentes”. Creo que está totalmente en sintonía con tu blog: el objetivo es sentirnos bien con nosotras mismas y buscar nuestra mejor versión, la que nos haga felices.
    Un abrazo a tod@s!

  4. Otra chica negra que ha develado sus tips de belleza fue Jourdan Dunn. hace unos años colgó en insta muchos de los productos que usa.
    me encanta este blog, saludos.

  5. Me encanta este blog, aunque Quisiera agregar algunas cosas. Que las mujeres negras tienene la ventaja de envejecer mejor. La cantidad de melanina en la piel las protege naturalmente de los daños del sol, asi que no es de extrañar que mujeres de ascendencia africana luzcan menos arrugadas que las blancas europeas a una avanzada edad.
    Otro elemento que me gustaría agregar es que Iman “limpió” a Bowie: lo alejó de sus excesos sexuales, lo alejó de las drogas duras y lo convirtió en un hombre distinto. Creo que el nivel educacional y cultural de Iman influyó en eso: fue criada en un ambiente religioso, por lo que las buenas costumbres para ella son importantes; y al mismo tiempo, es una mujer con un elevado nivel cultural, se dice que maneja cinco idiomas.
    además de eso… es interesante lo que dijo sobre el catwalk o el caminar sobre la pasarela: “el catwalk es un asunto de presencia, así que no entiendo como se le puede enseñar a alguien a caminar sobre la pasarela”. Está eso en un video en youtube. Y la misma Iman fue señalada por naomi campbell como “la mujer más elegante sobre las pasarelas”. El modelaje en la pasarela como una habilidad innata.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *