MI LISTA DE DESEOS DE BELLEZA

MI LISTA DE DESEOS DE BELLEZA

 

Mi primera lista de deseos en el blog. Os enseño los productos que quiero comprar a corto plazo, por categorías. Cada vez que se aproxima un cambio de estación me apetece cambiar un poco y probar productos nuevos, pero siempre siendo fiel a mis gustos y a mis marcas favoritas. Os recomiendo que hagáis una vosotras también: pasado un tiempo, será una satisfacción ver que al final lo habéis comprado casi todo. Pensad con lógica y aprended a identificar cuáles son simples caprichos para que no tiréis el dinero.

En primer lugar tengo un par de aceites corporales. ¡Y pensar que hace poco había dicho que los aceites corporales no me iban! Me parecían demasiado… grasientos. Pero ahora empiezo a cambiar de idea, hasta el punto que se me cae la baba cada vez que navego por internet y veo estas dos preciosidades: Vacación Glow de Mahalo, y Amazon Body Oil de Rahua. Estoy enamorada de los dos.

 

Lista Deseos Aceites Daiquiri Girl

 

Mahalo es una marca hawaiana que descubrí hace poco, buscando algo sobre bálsamos con ingredientes exóticos. La verdad es que la firma más exótica no puede ser. Empezando por su nombre, pasando por su origen -la isla Kauai- y terminando con los ingredientes de sus productos: aceite de tamanu, cúrcuma, macadamia, noni, carbón de bambú… ¡aaaaagrrrrrr! Para mí, no hay nada más irresistible, tentador y delicioso que un cosmético de las islas del Pacífico.

Los fabricantes de Mahalo son listos, eso no se puede negar, porque además de colgar fotos de sus productos, también publican imágenes del proceso de creación… todo muy del estilo de cuentas de inspiración de Pinterest. Les falta la velita de Diptyque al lado

Los productos más vendidos de la marca, que lleva poco tiempo en el mercado, parece que son dos: el bálsamo facial Rare Indigo, y el aceite que me trae loca, Vacación Glow. El nombre ya es bastante elocuente, pero es la descripción lo que me está tentando cada día más. Mahalo lo vende como el Santo Grial de los elixires de belleza corporal, capaz de revivir el tono brillante de unas vacaciones lujuriosas.

Su mezcla de ingredientes súper hidratantes como el aguacate, el argán o la macadamia, mezclados con el aroma floral de la tuberosa y el jazmín hawaiano dan como resultado un aceite suave y brillante que deja la piel satinada y saludable. Según la firma, la elección de las flores como perfume predominante tiene un efecto relajante que equilibra cuerpo y mente. ¿El precio? 95 dólares de nada.

 

Vacation Glow Pinterest

 

El segundo aceite de mi lista de deseos es un poco más discreto, pero igualmente tiene una pinta genial. De Rahua solo conozco el champú, que estuve usando este verano. Pensé que sería una decepción total pero me sorprendió por su eficacia. Dejaba el cabello limpio, suelto y brillante, con un aroma muy agradable a plantas, y al final se convirtió en uno de mis favoritos. Os lo recomiendo, porque a pesar de costar más de treinta euros, deja la melena con un aspecto espectacular.

Desde entonces, tengo a la marca Rahua en muy, muy buen lugar, y creo que mi próxima compra va ser el aceite Amazon Body Oil. Lleva derivados del coco, y aceites de inchi, rosa canina, lavanda, palo santo y extracto de fruto de vainilla. Me parece una delicia.

 

Rahul Body Oil Amazon

 

En mis listas de deseos siempre hay champús. En mi opinión, son lo más importante a la hora de buscar la belleza del cabello, por encima de las mascarillas. Desde que me he hecho el alisado de keratina me ha cambiado la vida, pero también mi manera de comprar champús. Ya no puedo usar champús con sulfatos, y tampoco necesito champús tan sofisticados como antes, pero sigo teniendo predilección por los champús de gama alta.

Aunque ya me conozco bien el mercado, de vez en cuando aparecen nuevos tesoros, y de momento, los dos que más me tientan estos estos: Signature de Oribe, y Abondance de Iluxe Organics.

 

Lista de Deseos Daiquiri Girl

 

Oribe es “casi” mi marca de champús favorita y está a punto de desbancar a Philip B. Pero Philip B fue la marca que realmente cambió mi cabello para bien y el primer amor nunca se olvida. Por la keratina me he tenido que despedir de mis champús preferidos, el de menta y el de ámbar ruso, pero reconozco que desde que descubrí Oribe la despedida no ha sido tan traumática. Su champú Magnificent Volume me ha enamorado desde el primer uso, y creo que ahora toca probar con el más famoso de la marca, Signature.

Como el nombre es un poco ambiguo, no termino de entender para qué sirve exactamente y para qué tipo de cabello está destinado, pero parece un producto universal, de esos que gusta a todas las mujeres. Es el champú más vendido de la firma y está hecho a base de coco, lichi, flor de las nieves y sandía. También es el más “económico” de todos, 34 euros frente a los 50 que cuesta el que tengo yo.

 

Oribe Signature

El otro que tengo en el punto de mira es el champú Abondance de Iluxe Organics, otra firma que lleva poco en el mercado. Con base en St. Bartolomé, defienden que los productos orgánicos también pueden ser especiales y lujosos, siempre y cuando estén hechos con ingredientes únicos, como los que utilizan ellos, directamente de la Polinesia Francesa. Tienen el concepto Isla muy arraigado y eso se puede ver echándole un vistazo a la composición de sus productos: jengibre tahitiano, leche de coco, monoï y agua de geranio. Aunque me frena un poco la ausencia de opiniones reales de internet, lo tengo en la lista.

Por cierto, si me leéis desde hace tiempo sabréis que tengo mucha cantidad de pelo. Puede que penséis “¿Qué le pasa a esta mujer con los champús de volumen, si tendría que elegir lo contrario?”. Bueno, lo que suele ocurrir es que los productos capilares anti-volumen suelen dejar la raíz aplastada y encartonada, un efecto que detesto y va en contra de mi idea de lo que debe ser un cabello bonito. Los champú con efecto volumen -siempre que sean de calidad- dejan el pelo suelto y fácil de manejar.

 

 

Lo que sigue en mi lista de deseos es algo que nunca me ha interesado mucho: los labiales. El labial es otro producto que no me va, pero me apunto a cambiar de idea. Pero solo con una marca: Lipstick Queen. El colorido, los nombres y la historia detrás de cada pintalabios me han hecho apuntar sus productos en lo más alto de mi lista de deseos.

He decidido aparcar el que me llamaba más la atención en primer lugar, el Medieval, del que os hablé en mi post sobre la belleza en la Edad Media. Creo que me viene mejor probar otros dos: Frog Prince y Queen Bee.

El primero a pesar de su color verde es un tono neutral cuyo resultado depende del pH de la propietaria: no habrá dos colores iguales. Mirando en Google, he podido ver que a algunas chicas les queda un rojo suave y a otras un tono piruleta precioso. El segundo es más bien un tratamiento en formato labial. Lipstick Queen lo define como un spa para los labios. Lleva jalea real y camomila, y deja un tono dorado brillante sobre los labios. Ambos cuestan 28 euros aproximadamente, y ya se venden en Sephora.

Tengo más cosas, pero voy cambiando de idea según el día. Lo que lleva tiempo fijo en mi lista de deseos son estos productos. ¿Y vosotras? ¿Qué tenéis apuntado en vuestra lista de deseos?

 

2 Comments
  1. Hace poquito que descubrí tu blog a través de una amiga y tengo que decir que me encanta , te has colado entre mi top 3 de bloggers favoritas^^
    Me he leído en un par de días todas las entradas de tu blog y me has creado muchas necesidades belleciles como el colágeno bebible de skinade ,los suplementos de Biotona y muchas cositas más
    Tú lista de deseos es genial , no conocía el Vacation Glow de Mahalo y ahora tengo que probarlo , he de decir que la presentación del producto en un envase como de madera me ha enamorado. Y el champú de Oribe tiene muy buena pinta , yo ahora estoy con Shu Emura , pero lo próximo será pasarme a Philip B que todo el mundo habla maravillas y aún no he probado ninguno de sus productos. Sobre los labiales de Lipstick Queen solo te diré que la semana que viene tengo que ir al Sephora y aprovecharé para llevarme el Queen Bee 😉

    1. Pues ya me contarás qué tal con el Queen Bee, no dejo de pensar en él 😉 Me da miedo que quede muy brillante como se ve en la foto.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *