Los Pendientes de Angelina Jolie

Los Pendientes de Angelina Jolie

La evolución en el gusto por los pendientes de Angelina Jolie es muy interesante y un buen reflejo de las etapas por las que pasa una mujer.

A principios de 2004, Angelina Jolie estaba en el mejor momento de su vida. Había dejado atrás su época de obsesión por la autodestrucción, los cuchillos y las drogas. Había entrado, por fin, en una etapa 100% estable, centrada en su trabajo, en su hijo Maddox y en su labor humanitaria. Su carrera también estaba en el punto más alto: la actriz ya estaba prácticamente consolidada como una de las estrellas de Hollywood más solicitadas. Su salario por protagonizar Sr y Sra Smith, la película que acaba de empezar a rodar junto a Brad Pitt, era de nada más y nada menos que veinte millones de dólares. 

El físico había sido parte importante en la transformación de chica alocada a mujer sofisticada y bellísima. Es evidente que Angelina Jolie se sometió a varias cirugías estéticas para perfeccionar su rostro, lo que también influyó considerablemente en su actitud. Angelina siempre había sido una mujer insegura, pero a medida que se fue operando y su belleza era cada vez más espectacular, su lenguaje corporal y su manera de hablar y de posar ante los medios cambió por completo. Su mirada rebosaba seguridad y confianza en sí misma.

Angelina Jolie en 2004

Que Angelina Jolie era totalmente consciente de que su rostro era ahora perfecto se nota observando el peinado que eligió en esa época: cabello totalmente despejado hacia atrás. El pelo, aunque no nos demos cuenta, es una de las armas que usamos para protegernos. ¿Nunca os habéis hecho una coleta alta y habéis terminado por soltar un mechón o dos, porque con el rostro tan expuesto os sentíais incómodas? Es algo frecuente porque pocas mujeres, por muy guapas que sean, se sienten cómodas sin la melena enmarcando el óvalo facial.

Casualmente, el cabello hacia atrás coincidió con la mayor etapa de esplendor físico de Angelina.

El último Retoque de Angelina

Hay una escena de Sr y Sra Smith que requería que Angelina Jolie estuviera especialmente sexy. Es el momento en el que su personaje, Jane Smith, conoce a John (Brad Pitt) en Colombia. Jane es una mujer sensual, despreocupada, soltera y con una carrera de éxito como asesina a sueldo. Para mostrar ese atractivo sexual, el look escogido fue el siguiente: piel algo bronceada, cabello suelto y algo revuelto, y aros grandes.

Los pendientes de aro de gran tamaño son el accesorio que usan las mujeres que no quieren pasar inadvertidas. Está demostrado que son un arma poderosa que aumenta la seguridad y la sensación de poder. Son los favoritos de famosas con fama de arrolladoras como Jennifer Lopez, que lleva aros en la mayoría de sus apariciones públicas y en su faceta privada. No son considerados elegantes a no ser que sean pequeños y de joyería fina, pero el toque sensual que aportan merece la pena.

A lo largo de 2004, es frecuente ver a Angelina luciendo pendientes de aro.

angelina-jolie-colombia-hotel

Angelina Jolie nunca había sido una mujer demasiado interesada en los pendientes. Al principio de su carrera ni siquiera llevaba, y en las raras ocasiones en las que lo hacía, se trataba de piezas de lo más insignificantes. Los pendientes de Angelina Jolie eran pequeños, de esos que no dicen absolutamente nada. Puede que la actriz no los considerara un accesorio importante. O quizá, en ese momento, no era consciente del efecto y el poder que unos pendientes lujosos tienen sobre la belleza femenina.

Cuando decidió refinar su imagen, Angelina Jolie comenzó a lucir pendientes de una belleza y calidad extraordinarias: las perlas y los diamantes tamaño terrón de azúcar eran sus favoritos.

angelina-2002-premiere
angelina-jolie-red-carpet
Angelina Jolie Perlas

Hay que tener en cuenta otro detalle importante: Angelina Jolie es una mujer que suele vestir de negro, tanto en la alfombra roja como en su faceta cotidiana. Nunca ha sido una fanática de la moda y, a diferencia de otras actrices de Hollywood, acude a la gala de los Oscar con vestidos sencillos y de colores poco arriesgados. En esos casos, los pendientes son magia pura para transformar por completo atuendos que no tienen nada especial.

Eso es justo lo que sucedió en la edición de 2009, cuando Angelina fue considerada como la actriz más elegantes y mejor vestida. En realidad, llevaba un vestido negro como los que podemos encontrar en cualquier tienda de moda. ¿Cuál fue la razón de esa elegancia tan apreciada pero difícil de explicar? Sencillo: las dos enormes y exquisitas esmeraldas colombianas que llevaba en las orejas.

Los pendientes de Angelina Jolie la convirtieron en la reina de la noche, sin necesidad de llevar un vestido inolvidable.

Angelina Jolie Esmeraldas
esmeraldas-colombianas

La evolución en imágenes de los pendientes de Angelina Jolie a lo largo de su carrera es un gran ejemplo de lo que las joyas pueden conseguir. Invertir en unos pendientes de calidad es una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestra belleza. Siempre podemos combinarlos con piezas de bisutería más económicas.

No hace falta ser tan rica como una actriz de Hollywood para ser la más elegante de la fiesta.

3 Comments
    1. Me han dicho que son buenísimos, mi amiga los tiene y está enganchada!

  1. Yo suelo usar los aros dorados de 4 cm todo el año y los de 5 cm en verano (me parecen demasiado grandes para llevarlos con ropa de invierno). Si son muy finitos creo que no quedan nada bastos. Y me fascina también combinar cadenitas doradas de distintas longitudes. Me parece que queda supersexy.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *