Foreo Luna: Mi Experiencia

Foreo Luna: Mi Experiencia

Empecé a mirar el dispositivo Foreo con ojitos tiernos hace dos años. Me parecía distinto, innovador, tenía pinta de ser limpio y fácil de usar.

Llevaba incorporado un sistema anti-edad muy interesante. Pasé mucho tiempo suspirando por el aparato hasta que decidí que ya iba siendo hora de comprarlo. Me estoy haciendo peelings, y también he invertido en productos de limpieza. Es el paso más importante del cuidado facial.

Con una limpieza exhaustiva, el cuidado facial pasa a ser algo muy simple. Otra ventaja es que se trataba de un producto sumergible, algo muy importante para mí, ya que por la noche suelo lavarme la cara en la ducha. Así que compré mi Foreo Luna para pieles grasas. La primera impresión fue estupenda: un producto higiénico, suave y fácil de usar.

 

 

Antes de utilizarlo hay que desmaquillar el rostro. Pero como he comprobado que Foreo Luna limpia en profundidad, os recomiendo que no os preocupéis demasiado con ese paso. Con pasar por el rostro un algodón empapado de agua micelar es suficiente.

La limpieza es muy sencilla. Primero, hay que humedecer el rostro con nuestro limpiador habitual. Tenéis que usar alguno que no lleve gránulos ni aceites. Un gel de farmacia normal y corriente sirve perfectamente. Después, solo hay que deslizar el aparato por la cara, empleando unos 15 segundos por cada zona. En el folleto explicativo viene indicado cómo hay que seguir el esquema de zonas. Cuando se acabe el tiempo recomendado, el aparato emitirá un sonido y hará una pequeña pausa antes de volver a empezar con la vibración.

 

 

En mi caso, era una buena candidata a notar un efecto inmediato. Había descuidado la limpieza durante los últimos meses, y llevaba un tiempo sin usar mi bálsamo limpiador favorito. No tenía la piel tan limpia como venía siendo habitual.

El resultado me pareció maravilloso desde el primer uso, hace un año y medio. Era algo que ya intuía leyendo la descripción del producto y cómo hacía su trabajo. Siento la piel totalmente limpia, más lisa y sin puntos negros. Tenía algunos en la nariz, y han desaparecido. La suavidad que noto en el cutis es increíble. Esperaba buenos resultados, pero no tanto, y no tan rápido. Me da un poco de miedo que la piel se acostumbre y el gadget pierda eficacia con el tiempo, así que lo estoy utilizando solo dos veces por semana.

 

Me encanta utilizar el sistema anti-edad. Está incorporado en la parte posterior del Foreo Luna y emite pulsaciones de baja frecuencia. Después de la limpieza, solo hay que volver a pulsar el botón y deslizarlo por las zonas problemáticas del rostro. Donde suelen aparecer las arrugas, como el entrecejo, los surcos nasogenianos y el contorno de ojos. Es ritual muy agradable, deja la piel descansada. Como si hubiera recibido un masaje profundo.

La prueba de fuego ha sido utilizar el gel Cleanance de Avène, un limpiador de farmacia muy eficaz pero que tuve que dejar de lado porque me resecaba la piel en exceso. Como todos mis productos de limpieza son bálsamos o aceites, solo me quedaba la opción de usar ese gel para utilizar mi Foreo Luna. Me daba miedo, lo admito. Llegué a pensar que me quedaba sin piel. Para mi sorpresa, la sequedad que me provocaba este gel ha desaparecido en cuanto lo he usado con el aparato.

 

 

foreo luna opinión

 

Tengo que decir que soy una persona perezosa con la limpieza; siempre lo he sido. Se me ha terminado la limpiadora de Eve Lom, y sé que me resisto a volver a comprarla porque se me hace pesado volver a seguir todos los pasos del ritual: masaje, humeder el paño, secarlo… No podemos descuidarnos, no debemos. Y utilizar Foreo Luna tampoco es como pasarse una toallita desmaquillante por el rostro. Hay que seguir unos pasos y respetar los tiempos.

Hay varios tipos de dispositivos Foreo Luna, según las necesidades de la piel. Para pieles mixtas (el azul), para pieles sensibles y ultra sensibles (el rosa y el blanco), la versión mini sin programa antiedad (el morado) y uno para hombres (el negro). También hay otros tamaños, como el mini, ideal para viajes.

 

 

Creo que podría haber estado igual de contenta con el Foreo Mini, que además de tener una variedad de colores más atractiva, es más pequeño y económico. Pero ya lo he amortizado de sobra, sigo utilizándolo cada semana, no me ha dado ni un solo problema. Todavía no he tenido que cargar la batería ni una sola vez.

Por eso y porque ofrece una limpieza profunda sin ser agresivo con la piel, es una compra que merece muchísimo la pena. Os recomiendo que lo veáis como una inversión para vuestra belleza, no como un un capricho.

 

 

El dispositivo que tengo yo, Foreo Luna, tiene un precio de unos 200 euros, aunque siempre hay descuentos y promociones. Tenéis todos los modelos disponibles en Amazon.

Va a ser una de vuestras mejores inversiones, ¡os lo aseguro!

2 Comments
  1. Hola!! Me encanta cómo describes el producto, dónde podría comprarlo?? Cómo sé si debo usar el de pieles sensibles? Yo tengo la piel con los poros súper abiertos, es un rollo 🙁

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *