Así se Preparó Margot Robbie Para su Escena Más Importante

Así se Preparó Margot Robbie Para su Escena Más Importante

¿Quién no se quedó embobado en la escena de El Lobo de Wall Street en la que Naomi LaPaglia/Marbot Robbie sale completamente desnuda de su habitación para seducir a Jordan Belfort/Leonardo DiCaprio?

La actriz lo pasó mal con ese desnudo integral, pero no había tiempo para remilgos. La fama que le iba a dar ese papel no era algo que pudiera desaprovechar. Además, la idea fue suya, en parte. Margot Robbie sabía que el desnudo estaba justificado porque era la única oportunidad que su personaje tenía para seducir a Jordan Belfort, que estaba casado. “Naomi tenía que poner todas las cartas sobre la mesa”, explicó Margot.

El rodaje de El Lobo de Wall Street fue muy intenso. Todo el equipo estaba extremadamente motivado: reinaba un ambiente estilo la ley de la selva. Las quejas y los retrasos no estaban permitidos. Eso es algo en lo que coinciden todos los actores de la película. Margot Robbie lo explicó así: “Una vez estabas ahí, nadie te iba a esperar. Porque nadie te necesitaba. Si no te preparabas para la escena, no salías en ella, y punto. Eso me llevó a actuar de maneras que nunca imaginé”.

 

 

La escena del desnudo tenía que mostrar a una Naomi espectacular. Había que respetar la estética de la película, ambientada en los años 80. Eso significaba pelo cardado, cardado y cardado. Para resaltar la belleza de Naomi, optaron por peinados más suaves, mientras que el resto de personajes femeninos lucían melenas encrespadas y con permanentes, como por ejemplo, la primera esposa de Jordan, la poco agraciada Teresa.

El producto estrella para hacer que Margot Robbie pareciera una diosa en la escena más famosa de la película fue el aceite corporal dorado. A montones. Margot Robbie contó en una entrevista que en cada pausa del rodaje, las maquilladoras aprovechaban para ponerle un poco más de aceite en el cuerpo. De hecho, ella cree que fue solo el aceite la razón de que saliera tan guapa.

La transición entre la década de los 80 y la de los 90 está muy bien reproducida. Para vestir a Naomi, eligieron prendas de Versace y vestidos de Herve Leger.

 

 

Jordan Belford estuvo presente en el rodaje para que el equipo pudiera reproducir el vestuario y las situaciones tal y como ocurrieron en la realidad. Por eso no hay mucha diferencia entre el libro y la película. Naomi es una mujer bellísima, pero de origen humilde: los productores querían mostrar su poca clase. Margot Robbie tenía que dar con la mezcla perfecta para interpretar a una mujer hermosa y seductora que al mismo tiempo, era profundamente vulgar y maleducada, sobre todo cuando se enfadaba.

Para imitar el acento y la forma de hablar de la verdadera Naomi, su profesor de lengua le aconsejó que se imaginara a sí misma llevando unas larguísimas uñas acrílicas típicas de las chicas de Brooklyn.

 

 

La Naomi LaPaglia real se llama Nadine Caridi. Era una modelo de anuncios de cerveza que conoció a Jordan Belfort en una fiesta en los Hamptons, a la que fue con un ex novio. En el libro, Belfort explica que Nadine llevaba una falda “ridículamente corta” y unos zapatos blancos de plataforma. No le importó que Jordan estuviera casado con otra, y a él todavía menos.

Hay vídeos en Youtube donde se ve cómo era Nadine Caridi de joven: una mujer impresionante, pero con modales inconfundiblemente bajunos, a lo neoyorquina chunga.

Gracias a los millones de dólares que ganaba su chico cada mes, Nadine se hizo con un guardarropa increíble y una enorme colección de sandalias de Manolo Blahnik. Jordan describe a su ex esposa como una mujer físicamente perfecta, que invertía mucho dinero en cuidarse y en estar impecable a todas horas, incluso cuando estaba sola en casa. Su carácter era tal cual se muestra en la película: malhablada, con genio, celosa y sin escrúpulos. Como dijo Margot Robbie “era una zorra que hacía limonada sin tener ningún jodido limón”.

 

Nadine Caridi jordan belfort

 

 

Aunque tuvo que hacer deporte y dieta para trabajar en El Lobo de Wall Street, Margot Robbie no es de las que se cuida, y se nota. Es evidente que no tiene un cuerpo súper delgado y tonificado, y ni falta que le hace.

Margott ha confesado ser fan de la cerveza y de las hamburguesas, y ser incapaz de comer una ensalada y nada más. Lo único que hace antes del verano o de tener que rodar una escena en traje de baño o ropa interior es comer muy poco los días anteriores. El resto del año, no hace nada especial para mantenerse. Pasa completamente del tema y solo se pone en forma por exigencias del guión.

 

 

Le gustan los productos de la marca australiana Qi Beauty porque le ayudan a conseguir la piel luminosa que se ha convertido en su sello, pero cuando está en Los Angeles, siempre cae con la firma favorita del momento, Lancer. Le gustan las bases de Armani Cosmetics y la máscara de pestañas de Lancôme. Nunca usa de otras marcas.

Después de su éxito como Hailey Quinn, ahora va a interpretar a la reina Isabel I de Inglaterra. Le auguro un gran futuro en Hollywood.

2 Comments
  1. Es una belleza absoluta!! Tiene unos rasgos y un perfil perfecto.
    En el Lobo salía de caerse de espaldas, espectacular.
    De cuerpo es más normal, sobre todo cuando no está rodando, pero con esa cara que más da…es divina.

  2. Ya me extrañaba a mí que no hablaras de ella, tan perfecta, no necesita nada más con esa cara y pienso que de cuerpo, por mucho que hay mas tonificados y cuidados el suyo es muy bonito, y proporcionado. Creo que a dia de hoy es una de las poquísimas actrices que hay naturales e igualmente con una belleza impresionante. Como es el caso de Jessica Alba y Emma Watson, que no se si has hecho alguna entrada sobre ellas, pero no estaría mal que dieras tu opinion sobre ellas, que insisto, parecen las mas naturales de Hollywood.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *