Cómo Conseguir un Vientre Plano

Cómo Conseguir un Vientre Plano

Todas las mujeres quieren tener el vientre plano. Lo que pocas saben es que para lograrlo, no siempre con hacer abdominales.

Para conseguir un vientre súper plano, hay que seguir unos pasos. Algunos son tan importantes que van en primer lugar en el orden de prioridades. Incluso por encima de la dieta. Pocas personas conocen esos pasos. Eso hace que muchas mujeres, a pesar de hacerlo todo bien, no terminen de lograr el abdomen de sus sueños.

Lo primero que hay que hacer es descartar que haya alguna intolerancia alimenticia. Los problemas estomacales afectan a la salud y a la estética. Incluso está demostrado que las malas digestiones afectan directamente al aspecto de la piel. Si comemos lo que no debemos, el estómago protesta. Eso se traduce en hinchazón, gases y grandes problemas de tránsito. Y lo peor de todo, nuestro cuerpo se llenará de toxinas. 

 

 

La manera más rápida de descubrir si somos intolerantes a algo es a través de un test en una farmacia. Es rápido, y no cuesta más de 50 euros. Si queréis hacerlo de forma más exhaustiva, id a un estomatólogo privado y pedid todo lo que necesitéis, incluso análisis de sangre.

Descartad también que tengáis la bacteria Helicobacter Pylori en las mucosas del estómago. Por desgracia, el 20% de la población la tiene y no lo sabe. Causa malestar general, dolor estomacal y sensación de hambre continua. A largo plazo, provoca úlceras y cáncer de estómago. Si queréis un vientre plano, tenéis que aseguraros de que vuestra salud estomacal está en perfecto estado.

El segundo paso es regular el tránsito intestinal. Esta parte es tan importante como la anterior. Si tenéis problemas en ese sentido, tener el vientre plano va a ser tan imposible como escalar el Everest. Nunca podréis lograrlo del todo.

 

 

Los problemas de tránsito son muy comunes. La vida sedentaria, malas combinaciones de alimentos, estrés… Las causas son infinitas. No suelen estar asociadas a ninguna enfermedad. Pero nunca hay que tomar laxantes, jamás. Crean dependencia, producen efecto rebote y no solucionan el problema a largo plazo.

La solución está en los probióticos. Son microorganismos vivos que equilibran y nutren la flora intestinal y tiene un efecto educador en el estómago. Podéis tomarlos en cápsulas o en polvo. Cada dosis contiene millones de bacterias buenas que ayudan a recuperar ese equilibro. Cada vez más estomatólogos los recomiendan, pero en España todavía no son conocidos.

Los resultados se notan normalmente a los quince días. Los médicos recomiendan hacer un ciclo de tres meses. Sobre todo si hemos sufrido de alguna intolerancia o si hemos tenido la dichosa bacteria. Los probióticos son un reset muy aconsejable para empezar de cero, con el estómago limpio y sano. Como son naturales, podéis tomarlos siempre.

Echadle también un vistazo a la inulina, uno de los mejores prebióticos naturales del mundo que también os ayudará mucho en esta misión.

 

 

No busquéis la fibra en los hidratos refinados. Las harinas integrales son buenas, pero no dejan de ser hidratos de carbono de lenta absorción. Hay hidratos en muchas verduras, solo tenéis que buscar un poco para saber cuáles son. El trigo, el arroz y las legumbres cada vez tienen menos admiradores. Empiezan a descubrirse como la causa de muchos problemas digestivos.

El último paso para tener un vientre plano es obvio: hacer dieta. Todo el mundo sabe que es difícil, pero si tenemos un objetivo, tenemos que ser estrictas. Cada mujer tiene su parte problemática: el abdomen, los muslos o el trasero. Si no controlamos la dieta, esa grasa acumulada será imposible de eliminar.

Si os cuesta comer fruta y verdura, un preparado en polvo de superalimentos, algas y frutas os puede ayudar mucho.

 

 

Si queréis conseguir un vientre plano, tendréis que olvidaros de las grasas y de los caprichos durante una buena temporada. Un solo fallo es un retroceso más grande de lo que imagináis, y aunque aparentemente no afecten a la báscula… se quedan en el cuerpo. En esa zona complicada y rebelde que todas tenemos.

Será difícil, pero la recompensa no tendrá precio.

2 Comments
  1. Lo del abdomen plano es una carrera de fondo!
    Una pregunta, los probióticos los tomas a diario? Yo había leido alguna vez que hay que tomarse descansos con ellos….
    Los trucos alimenticios están muy bien pero el ejercicio también es clave, para cuándo la tabla que haces para esa zona?

    1. En principio los probióticos se consumen por ciclos, hasta que consigues regular el tránsito, un beso guapa!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *