Así es Como Esta Rusa Consiguió Perder 20 Kilos

Así es Como Esta Rusa Consiguió Perder 20 Kilos

Victoria Demidova es una de esas rusas millonarias guays de Instagram.

Su perfil no es tan exagerado como el de las chicas jóvenes. Victoria vive con su marido y con su hijo de diez años y como muchas mujeres de su posición económica, vive dedicada a su físico. Yo la seguía hace años pero dejé de hacerlo porque me cansé de ver tanto vídeo fitness. Los cuerpos con un porcentaje de grasa tan bajo no me gustan. Veo mucho hueso y pellejo. Es lo mismo que me pasa con la Pataky. Todo el mundo que qué guapa, qué menudos abdominales, y yo no puedo evitar pensar que estaba mucho más guapa cuando pesaba diez quilos más.

El otro día me metí en el blog de Jetset Babe, que hacía tiempo que no leía, y vi un post dedicado a Victoria Demidova. La rusa ha colgado en su Instagram en texto en el que explica a sus seguidoras cómo consiguió perder… veinte quilos.

¿Cómoooooooo? Será que siempre la he visto muy pequeña y muy delgada, pero no consigo imaginar a esta mujer con veinte quilos más encima. Si no tiene ni celulitis.

 

 

Ella tampoco podía imaginarlo. El aumento de peso fue una sorpresa que se llevó durante su embarazo. Antes de quedarse en estado, Victoria era una mujer de constitución delgada. No había hecho dieta en su vida y nunca había pisado un gimnasio. Pensó que ahora le tocaba comer por dos. Cuando se dio cuenta, había engordado veintitrés quilos. El bebé pesó casi cuatro quilos y medio. Le tuvieron que hacer una cesárea, porque sus caderas eran demasiado estrechas para que pudiera dar a luz a un niño tan grande. Como resultado, le quedó una cicatriz de diez centímetros en el abdomen.

Cuando volvió a casa del hospital, tenía casi veinte quilos de sobrepeso. Entre eso, la depre post-parto, la cicatriz, el dolor y la piel flácida, Victoria no soportaba mirarse en el espejo y estaba desesperada.

Al final, se levantó de la cama y tomó una decisión: conseguir un cuerpo cien veces mejor que el que tenía antes del embarazo. Su ginecólogo le dio una faja abdominal que tenía que llevar todo lo que fuera posible, para que sus músculos se amoldaran y volvieran a su estado original. Por la cesárea, no podía empezar en el gimnasio hasta pasados tres meses. Se tomó esa pausa obligatoria para ir aligerando con la comida a la espera de darlo todo en el gym. Esto es lo que hizo.

 

 

Dejó los dulces y empezó a reducir la cantidad de sal que echaba a los platos.

Cambió la carne grasienta por las carnes magras y el pescado. 200 gramos por platos como máximo. También comía marisco, nueces, carbohidratos complejos como el arroz integral y el porridge y montones de verdura en todos los platos. Renunció a las salsas y durante el día, bebía litros de agua, zumos verdes y té.

En cuanto pudo, se organizó con el deporte y empezó a salir a correr a las seis de la mañana, todos los días, mientras su marido cuidaba del niño. Era la única hora que tenía disponible, porque no tenían niñera y luego el marido tenía que irse a trabajar. Por la noche, Victoria iba al gimnasio. Al principio, solo dos veces por semana. Luego, comenzó a ir entre cuatro y cinco veces semanales.

En casa, hacía abdominales. Tardó tres meses en notar que se marcaban un poco… hasta hoy.

 

 

 

Su decisión no solo mejoró su cuerpo sino su estado de ánimo y el de toda la familia.

Obtuvo la fuerza de voluntad necesaria para adelgazar pensando que no hay nada imposible; si queremos algo, podemos lograrlo. Victoria sabía que nunca podría estar contenta si no le gustaba lo que veía en el espejo. Buscaba la satisfacción interna, pero también la externa.

La historia me ha gustado porque, aunque no es el tipo de figura que me va, era su objetivo. Fue a por él y lo consiguió. En cuanto a esos abdominales de acero, es muy normal que a muchas mujeres se les vaya la pinza con ellos. Después de haberse sentido feas y gordas, ver cómo el cuerpo se endurece y moldea es una sensación adictiva. El orgullo es inmenso. A mí no me gustan, pero entiendo perfectamente que sean un sueño para muchas mujeres.

¿Qué os parece el plan de Victoria?

25 Comments
  1. Estoy de acuerdo en que su físico no me convence pero nadie le quita el mérito, wow! Cambiando de tema, me gustaría pedirte ayuda porque hace ya varias semanas hice un pedido a Cult beauty de 500 libras con 7 productos de Sunday Riley y Drunk elephant y me llegó el paquete con solo 1 producto, es una gran faena y no me hacen ni caso en las reclamaciones, no sé si me podrías dar algún consejo. Un saludo y te leo siempre.

    1. Qué dices? Qué horror. Si ves que no te hacen caso te toca ponerte MUY borde!

  2. La entiendo perfectamente y me parece genial que fuera con su objetivo . Yo engorde ocho kilos en mi embarazo , mi hija peso 3kilos así que solo tuve que perder cinco . Eso fue lo fácil , lo difícil fue volver a tener mi vientre como antes del embarazo. Han pasado dos años y aunque me e recuperado del todo esa zona no está como antes . Pero no me preocupa mucho .

  3. Al igual q tu el cuerpo no me gusta nada de nada y creo que cuando llegamos a cierto límite en el peso tenemos mas voluntad que cuando nos sobra menos al menos a mi me ha pasado así saludos

  4. 20 kilos son muy difíciles de perder pero siendo provocados por un embarazo creo que es mucho más sencillo.
    Lo que me extraña es que su piel no se haya visto afectada…

    Una pregunta importante: donde me recomiendas comprarme el secador Parlux?????

    1. Amazon o Lookfantastic, es donde sale mejor de precio. No te lo pienses, es una de las mejores compras que vas a hacer en tu vida.

      1. Que hay de los nuevos modelos que han sacado creo que se llamaba “Parlux Alyon” que mejoras tiene respecto a los otros?

  5. demivika es en instagram! jajaja claro que la sigo. no es guapa pero ha conseguido el cuerpo que le gustaba y es mucho mérito.
    te felicito por tu regreso y por el nuevo diseño del blog, es muy bonito, y estoy obsesionada con Billion Girl!

  6. Me encantan estos post tan súper motivadores! A mi no me gusta su cuerpo, pero hay que reconocerle el mérito y que se lo ha currado para conseguir el cuerpo de sus sueños.

    Por cierto, cada día me gusta más el nuevo diseño del blog, ha quedado genial!

    1. A mí también me encanta, aunque está siendo una pesadilla organizar todos los post por categorías…

  7. Con la que estoy alucinando es con Olesya Malinskaya, pero cómo consiguen cambiar tanto estas chicas? Parecía otra persona antes!

  8. Pues sinceramente yo creo además de adelgazar los 20kg tiene hecha una abdominoplastia. Es verdad que el músculo se endurece si haces mucho ejercicio, pero la piel es otra cosa. A ella se le ve especialmente tensa en esa zona.

    Además otro dato más que me hace pensar de este modo es su piercing del ombligo. Desconozco si antes de su transformación ya lo tenía o no porque no había oído hablar de esta chica, pero si no lo tenía, es probable que sea como os comento y sí que se haya hecho una abdominoplastia. Muchas mujeres optan por ponérselo ya que al estirarte la piel en la abdominoplastia, tu antiguo ombligo desaparece (por debajo de la cicatriz que te hacen) y te tienen que hacer uno nuevo ellos. Por supuesto esos ombligos nuevos nunca llegan a ser como uno natural. Se asemejan, pero no son iguales (yo los noto), así que muchas de ellas optan por un piercing.

    Todo esto os lo dice una que también engordo 20kg en el embarazo…

    1. hola rosa tu te hiciste la abdo? me interesa mucho la operacion. el cuerpo de victoria impresionante!

      1. Hola Rica. Si, cuando di a luz a mi hija, después de haber engordado los 20 kg, se me quedo muy descolgada la piel del abdomen y los pechos. Asi que me hice una mastopexia y una mini abdominoplastia a la vez. Pero como no tenia tanta piel sobrante como para una abdominoplastia normal, y yo ya tenia de origen un ombligo bastante alto, al estirarme la piel para abajo no hizo falta hacerme un ombligo nuevo. Me cosieron los músculos del recto anterior (eso es lo que te hace la cinturita de avispa) y me quedo mi ombligo de siempre pero unos centímetros mas abajo. En el fondo doy gracias porque como dije anteriormente, los ombligos que te construyen ellos son algo artificiales.

  9. Lo que me sorprende es que esta chica no tuviera niñera con la pasta que tiene…aunque fuera para poder hacer ejercicio o lo que le diera la gana un ratito.
    Yo engordé 11 kilos con mi embarazo…parecen muchos pero dependde de lo que peses antes del embarazo. Si eres muy delgada es normal engordar más. Yo siempre he sido muy delgada(49-50kilos y mido 170)…Mi niño pesó 4 kilos…(en el parto pierdes también mucho líquido,la placenta,el útero involuciona y vuelve a su tamaño)y a los 10 días de dar a luz ya entraba en mis vaqueros. Ahora,6 meses después,peso menos que antes. Y no he hecho nada especial…lactancia exclusiva eso sí. Pero la lactancia a mí me da muucha hambre(más que con el embarazo…como muucho más ahora). Intento comer sano,de siempre, y ando mucho. Pero no hago ejercicio. Antes de quedarme embarazada corría.

    Yo pienso que los kilos del embarazo hay personas que los pierden más fácil y otras menos. Y depende de muchos factores..lo que pesaras antes, lo en forma que estuvieras, tu estilo de vida… la lactancia o no…

  10. Hola,
    A mí tampoco me gusta su abdomen, pero el mérito está ahí.
    Me encantaría si alguien me pudiera decir cómo eliminar la celulitis de las pantorrillas, es el único sitio dónde tengo y es una pesadilla no poder usar vestidos ni faldas en verano. Tengo las piernas más gordas, en proporción, que los muslos. En invierno las camuflo con botas de todo tipo y altura y está genial, pero en verano es imposible. Peso 50 kls, pero hace un mes adelgace 3 kls de repente, y no conseguí bajar ni un gramo de los tobillos. Es celulitis. Ayuda, please.

    Bss.

    María

  11. Hombre objetivamente tiene un cuerpazo y un culazo
    Se lo estropea ese abdomen rollo culturista
    De todos modos tiene pinta de meterse mucho para entrenar

  12. que tipazo, me encantan estas rusas. que bien que hayas vuelto y me encanta billion girl!

    1. A mí también me encantan aunque muchas han perdido el rollo “guay” que las caracterizaba.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *