El Secreto de Olesya Para Encontrar el Amor

El Secreto de Olesya Para Encontrar el Amor

Olesya Malinskaya se ha casado y va a ser mamá. Definitivamente, es el fin de una era. ¿Cuál ha sido su secreto para encontrar el amor?

¿Quién es ella, para empezar? Olesya Malinksya es una rusa de origen humilde que se hizo inmensamente rica gracias a la ayuda y conexiones de un novio oligarca, como ella misma contó después de lanzar su propia firma de ropa. Olesya se hizo muy conocida en las redes sociales por la exhibición que hacía de sus lujos, viajes exóticos y colecciones de ropa de diseño. Esto último es curioso porque es evidente que es una de esas mujeres que están más guapas con una camiseta y unos tejanos, pero siente perdición por los vestidos recargados.

Hace unos meses Olesya sorprendió a sus seguidores al anunciar que se había casado. Parte del estupor vino cuando subió una foto del afortunado y resultó ser un hombre joven y guapo, en lugar del señor entrado en años que todo el mundo había imaginado. Olesya ha empezado a abrir su corazón receloso a su legión de followers y ha contado cómo cambió por dentro y por fuera para atraer el amor a su vida.

Olesya Malinskaya y su Marido

Olesya venía de una relación de esas que no va a ninguna parte. El hombre en cuestión no era completamente suyo, lo que puede significar que en realidad era de otra, y Olesya se cansó de esperar a que ocurriera algo que nunca iba a suceder. Tenía que dejar esa historia ir. Quedarse estancada luchando por arreglar algo que no funciona bloquea la llegada de nuevas bendiciones. Esta es una gran verdad y Olesya se dio cuenta. Le costó, pero pasó página. «Os daré un consejo, chicas: si queréis seguir adelante hay que dejar todo lo pasado atrás. Si no, vuestras relaciones pasadas os harán retroceder, sin dejar paso a algo nuevo. Cuando yo lo hice, empezó mi nueva vida», ha dicho.

Olesya Malinskaya decidió que quería un amor perfecto y duradero. No se iba a conformar con menos ni con migajas de felicidad pasajera que no le iban a servir para nada. Traducción: nada de aventuras esporádicas ni rollos de una noche.

Una vez tomada la decisión, en sus propias palabras, expulsó «los temores» de su cabeza. Tampoco se obsesionó con encontrar un nuevo amor, sino que siguió disfrutando de su vida, que por lo que se ve en su Instagram no está nada mal.

Un día, cuando fue al parking de su gimnasio a coger su coche, encontró una caja de sus bombones bajos en calorías favoritos. Olesya pensó que era un regalo de un fan… o de un hater que quería envenenarla. Esto último no es nada sorprendente, dada la cantidad de mujeres que la detestan, pero se los comió y sobrevivió.

Entonces le llegó un enorme ramo de rosas rojas a su boutique. Cuando preguntó quién se lo había enviado, su asistente le dijo que venían sin nota y sin remitente.

Unos días después recibió una llamada de su gimnasio: uno de los miembros había preguntado por ella. Quería conocerla y que le dieran su número. Olesya respondió que ella ya sabía que le gustaba a muchos socios de su gimnasio, que no autorizaba a que le dieran su número a nadie, pero que si su admirador quería conocerla, podían decirle que iría a entrenar el domingo siguiente.

Un tiempo después, Olesya recibió un mensaje de un número desconocido: «Espero que te hayan gustado las flores. Quería verte el domingo pero tuve que viajar por trabajo. Discúlpame por haber conseguido tu número, no he podido resistirme».

El gimnasio volvió a llamar a Olesya para decirle que alguien le había dejado un vale de regalo de 100.000 rublos (unos 1400 euros) para gastar en el spa. A esas alturas, la muchacha ya estaba intrigada de verdad. Empezó a estarlo aún más cuando el fan desconocido no volvió a dar señales de vida.

Quien es Olesya Malinskaya

Muy bien por parte del admirador secreto. Es una buena estrategia porque dejó a Olesya desconcertada y con las ganas, acostumbrada a unas atenciones muy intensas que desaparecieron repentinamente. La rusa se sentía tan melancólica, que pasó todo el cumpleaños de su mejor amiga, para el que se había pasado cuatro horas, triste y aburrida. Decenas de hombres le escribían, pero faltaba un mensaje, el único que esperaba y que no llegaba: el de su admirador secreto. Sin pensárselo, hizo lo que jamás había hecho: escribirle a un hombre ella primero. Y de madrugada.

El admirador también estaba despierto y se quedó encantado al recibir el mensaje de Olesya. Sugirió que se encontraran en ese mismo momento, a las cuatro de la mañana, en el café Pushkin. De camino al sitio, Olesya se dio cuenta de que estaba yendo a encontrarse con un hombre que, recordemos, ni siquiera sabía cómo era físicamente porque no le conocía. «¿Y si era feo, bajo o gordo? Pensé que si era horrendo saldría corriendo…».

Nada más lejos de la realidad: el admirador secreto no solo era guapo, sino que le sacaba una cabeza a una rusa de 1’78 que siempre va con tacones de doce centímetros.

Olesya se enteró esa misma noche de que Alexander, su admirador, llevaba desde los 20 años suspirando por ella en secreto. La consideraba su mujer ideal, por encima de actrices, supermodelos y famosas despampanantes. No tuvo valor de abordarla directamente porque un hombre suele quedarse bloqueado ante la mujer que le gusta de verdad. Solo le quedaba probar con el cortejo «a la rusa», que dio resultado.

Olesya Malinkaya Husband

Olesya es una mujer que repite continuamente la importancia de tener amor propio y conocer nuestro valor. El valor de verdad que nos aleja de las personas que no merecen la pena. En su caso, es evidente que fue fundamental quitarse de encima a un hombre que no le aportaba nada bueno aparte de dinero. Hasta que no cerrara la puerta a esa historia nunca iba a encontrar el amor verdadero, el que ella deseaba.

Una vez tomada la decisión, el príncipe azul no tardó en aparecer. Y encima, como tiene que ser. Sin que ella tuviera que ir detrás de nadie.

8 Comments
  1. Puede ser más bonita y de cuento esa historia?? Ole por ella por dejar ir una relación estancada… Cómo cuesta…
    Para mí la clave es simplemente ser feliz con tu vida. No somos la media mitad de nadie y aunque la vida es mejor con alguien con quien compartirla sin duda, tenemos amigos y familia.. Y sobre todo, nosotras mismas… Estar contentas con nuestra vida es la mejor forma de no rebajarse por nadie y de no aceptar menos de lo que nos merecemos. Xo xo

  2. Como me gusta este blog, nos arreglas siempre el día, acabo de llegar de trabajar y una entrada tuya antes de dormir es una de las mejores sensaciones del mundo.

    ❤️❤️❤️ Daiquiri.

    1. a mí me alegra las mañanas!
      gracias Daiquiri 🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰

  3. Oh, qué historia tan bella! Gracias por compartirla.
    Me han encantado los valores y consejos que se desprenden de este post: «la importancia de tener amor propio y conocer nuestro valor». Fantástico!

  4. Yo también estoy segura de que el novio anterior no era joven ni con cuerpazo como este, no se por que jeje…😂😂😂😂

  5. Me ha encantado la historia y cuanta razón tienes en que a veces no dejamos ir personas que no nos valoran realmente, lo que impide que estemos 100% abiertos a comenzar algo nuevo . Gracias por animarme el día daiquiri .

  6. Genial post y una bonita historia de amor, hacen una pareja estupenda!

  7. La verdad es que es uno de los mejores consejos que hay… aprende a dejar ir lo que no te conviene ( o que no funciona) , porque al final ese «alquilen» te acabara pegando la patada por mas que le aguantes y le mimes, si no lo merece no lo hagas.
    He tenido relaciones horribles, pero he sabido pararlas a tiempo, cuanto antes mejor. La primera de esas relaciones fue la que me enseño que perder el tiempo con algo que no funciona no es buena idea. Así que a la minima de ver un desastre , huyo por mucho que me guste el chico en cuestión o por mucho que haya sacrificado para tenerlo.Si sacrificas tu vida o personas por ese «alguien», no es el adecuado. Hoy en dia tengo lo que merezco, una buena persona que me aprecia por lo que soy y me trata como su tesoro 🙂

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *