El Truco por el que Siempre me Preguntan

El Truco por el que Siempre me Preguntan

No pasa una semana sin que me llegue alguna pregunta sobre esto.

Seguimos con los temas pendientes. Todo viene del post Esto es lo que Realmente ha Cambiado mis Mañanas. Desde entonces me suelen preguntar a menudo sobre el ritual de enjuague bucal con aceite de coco que mencioné de pasada allí. ¿Solo se puede hacer con aceite de coco? ¿Para qué sirve? Es un ritual de belleza y salud que se muy hizo conocido en 2014 cuando Gwyneth Paltrow dijo que era fan. Luego, Miranda Kerr contó lo mismo.

La verdad es que las dos son muy parecidas: les gustan las mismas cosas, prácticamente.

Esto del enjuague es una técnica Ayurveda que consiste en hacer profundas limpiezas bucales con aceite de coco. Los que saben del tema lo llaman gundusha, pero se conoce comúnmente como Oil Pulling. No penséis que Gwyneth lo descubrió gracias a un gurú/profesor de yoga que la guió hacia el camino de la verdad: no, lo hizo buscando información en Google sobre remedios naturales para blanquear los dientes.

Os tiene que sonar porque se ha hecho muy conocido. Es otro de los muchos usos que se le puede dar al idolatrado aceite de coco. Para mí, uno de los mejores, porque no soy de esas que piensan que el aceite de coco es milagroso y perfecto para todo. Aunque para los enjuagues, sí, me parece la bomba.

La razón de toda la curiosidad que ha despertado es que, según los aficionados a la medicina Ayurveda, con la limpieza dental tradicional solo se limpia el 60% de la superficie de cada diente. En cambio, con los enjuagues de aceite de coco, conseguimos arrastrar las bacterias y gérmenes de la boca y que, dicen, son la causa de muchas enfermedades. Es como un súper colutorio, natural y efectivo.

Buscando un poco he encontrado la parte en la que Miranda Kerr explica esta parte de su rutina favorita para empezar bien el día y espabilarse. Usa aceite de coco por todas partes, en las puntas del pelo, por todo el cuerpo…. y para enjuagarse la boca. «Utilizo una cucharada de aceite de coco y hago un enjuague bucal durante unos buenos veinte minutos. No está permitido tragarse el aceite, hay que escupirlo».

Esto último es obvio porque, si no, nos estaríamos tragando todo lo que se supone que queremos expulsar.

El Truco por el que Siempre me Preguntan

Los estudios al respecto revelaron que, después de diez días haciendo el Oil Pulling, la reducción de Streptococcus mutans, el organismo que causa la caries, era la misma que se conseguía haciendo enjuagues con el antiséptico clorhexidina. Esto no es sorprendente porque el aceite de coco es considerado un bactericida natural. La acción antimicrobiana de sus triglicéridos de cadena media puede ser una de las razones.

Por esa razón el aceite de coco ha ido dejando de lado al aceite de sésamo, que es el que se utilizaba tradicionalmente para hacer estos enjuagues.

Lo bueno es que en estos años la técnica Oil Pulling se ha puesto tan de moda que las empresas ya fabrican aceite de coco especial para enjuagues, con otros ingredientes extra para triplicar los beneficios, como la menta o el jengibre. También los venden en formato sobre para los viajes o para hacerlo de forma más higiénica en casa. Son opciones para hacer vuestro Oil Pulling como una pro, pero también os digo que este es un truco fácil y barato que no tiene ningún misterio; cualquier aceite de coco sirve.

El que yo utilizo lleva una mezcla de aceite de coco y sésamo, además de menta, girasol y árbol de té. Para qué elegir entre uno u otro cuando puedes tener los dos, o todos.

Confieso que nunca he sido muy constante con esto, ha ido por épocas desde que lo conocí. Ahora he vuelto a hacerlo a fondo porque acabo de hacerme un blanqueamiento dental y estoy obsesionada con mantener el resultado, pero es una práctica que os recomiendo por el gran bienestar que aporta, sin más. Los beneficios se notan de inmediato y la sensación de limpieza y frescor es una pasada.

Os recomiendo que lo probéis, ¡aunque sea cinco minutos al día! Os va a gustar.

Nota importante: mis dos libros, Beauty Goals I y Beauty Goals II, dejarán de estar disponibles el 12 de mayo. Estas son las últimas horas que quedan para que os podáis hacer con ellos.

6 Comments
  1. Creo que no sería constante porque me parece un poco engorroso, pero me gustaría probarlo, a ver si me animo con el que tengo en casa 🙂
    Por cierto, ¿harás un post sobre el blanqueamiento que te has hecho? Creo que sería muy interesante. Yo bebo mucho café y también fumo, así que estoy pensando en hacerme uno más pronto que tarde 🙂

    1. Sí, estoy con la parte del blanqueamiento que tengo que hacer en casa, cuando lo acabe lo contaré todo.

  2. Como siempre Daiquiri, muy interesante. Desde que conocí este blog no faltó nunca a la cita de ver qué cosas nuevas nos aportas. Muchas gracias por ser tan generosa.

  3. Bueno, aporto cositas , tengo un master personal en aceite de coco, jakajak.

    La cucharada es sopera, nunca de las pequeñas, la idea es que el aceite inunde toda tu boca y que pueda pasear por todos los rincones de boca y garganta. Intenta además hacer gárgaras con él.
    Para fumadoras y personas que suelan hacer bronquitis, , gripes , anginas y esas dolencias es un must have!. Siempre hay que reforzar que la boca es la «puerta» de nuestro sistema digestivo, entonces tenerla sana es imprescindible.

    Yo conocí el «oil pulling» mucho antes que comenzara la locura por el aceite de coco. En mi caso la doctora ( que era de medicina tradicional y Ayurvédica ) , me lo recomendó por mi tendencia a la candidiásis bucal, esas llagas blancas que son tan dolorosas y que se propagan en la boca y lengua con mucha facilidad cuando consumimos alimentos altos en azúcares y nuestra inmunidad se encuentra baja.

    Aquí la mezcla era aceite de coco y unas gotas de orégano, arbol de té y menta. Esto lo practico luego de pasarme un raspador de lengua, y recién después de esos 15-20 minutos, me cepillo los dientes. En ese lapso de tiempo alcanzo a hacer un sinfín de labores mañaneras, antes de beber lo que sea que esté en la rutina.

    Me atrevo a decir que es uno de los mejores hábitos que podemos practicar : D.

    1. Gripes? En serio?
      El caso es que desde que lo hago (desde que lo leí en el blog de daiquiri) no me he vuelto a resfriar, pero no se me había ocurrido relacionarlo…
      Sigues echandole las gotas? Puedes explicarme un poco más? (si lo compras mezclado o lo mezclas tu; si lo mezclas en el bote o en la boca…).
      Muchas gracias, me apunto el tip de la lengua!!

  4. yo lo hago desde que te leí hablar de ello la primera vez y me encanta!!!!!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *