La Pesadilla del Sobrecrecimiento Bacteriano

La Pesadilla del Sobrecrecimiento Bacteriano

Hoy toca hablar del sobrecrecimiento bacteriano o SIBO. Si pensáis que el infierno no existe, puede que después de leer esto cambiéis de idea.

Y yo que me quejaba por haber tenido la bacteria Helycobacter Pylori y ser intolerante a la lactosa. Esto es otro nivel de miseria.

Estoy alucinando con el tema desde que he descubierto que una amiga mía (“Pepita”) tiene este problema. Lo que le pasa a Pepita es que siempre está hinchada, con gases y con molestias estomacales. Esto sería normal en una dieta deficiente, llena de ultra-procesados y demás, pero lo extraño es que Pepita lleva meses comiendo muy bien. Ha aumentando el consumo de frutas y verduras, pero sus molestias no solo han desaparecido, sino que han empeorado. Precisamente, desde ese cambio a una vida healthy.

Supongo que este es uno de los primeros síntomas del sobrecrecimiento bacteriano. Una dieta saludable que provoca las mismas molestias que una alimentación basada en pollo Kentucky. No es de extrañar que los veganos y vegetarianos sean de los primeros en darse cuenta de que lo tienen.

¿Pero qué es exactamente?

El sobrecrecimiento bacteriano es un desequilibrio importante de la flora intestinal. Se produce cuando hay un número excesivo de bacterias en el intestino delgado. No es que esas bacterias sean extremadamente dañinas, solo que están en un lugar en el que no deberían estar, ya que están destinadas a localizarse en el intestino grueso y en el colón. Los especialistas las llaman, precisamente, bacterias colónicas.

Respecto a la causa, hay tantas teorías distintas que queda claro que todavía no se conoce cuál es el motivo del sobrecrecimiento bacteriano. Lo único que todos los médicos mencionan es una alimentación con mucho azúcar, carbohidratos refinados y alcohol.

La mala noticia es que, una vez el SIBO está presente en nuestro intestino delgado, incluso el plato más saludable se transforma en una mina anti-persona para el sistema digestivo.

SIBO Qué Es

Se calcula que entre un 8 y un 15% de la población con un sistema digestivo saludable puede sufrir de sobrecrecimiento bacteriano. Cuando se trata de personas con problemas digestivos ya diagnosticados, como intolerancias alimenticias o síndrome de colon irritable, el porcentaje va del 65 al 80%. El diagnóstico es complicado debido a la falta de conocimiento de los médicos, o al interés en otras dificultades estomacales que tienen relación con el SIBO, sin centrarse en el problema principal que podría acabar con todas ellas.

Los síntomas más comunes del sobrecrecimiento bacteriano son:

-Estreñimiento crónico o diarrea, o una combinación de ambos dependiendo del día. Algunas bacterias producen gases, lo que lleva al estreñimiento, mientras que otras arrastran agua hacia el intestino.

-Hinchazón abdominal después de las comidas, incluso después de aquellas potencialmente sanas.

-Gases y flatulencia.

-Dolor abdominal.

-Aumento de peso y vientre prominente.

-Mal aliento.

-En casos más severos, hay grandes pérdidas de peso y mala absorción de nutrientes.

Las comidas son la fuente de sustento del sobrecrecimiento bacteriano. Una inmensa cantidad de alimentos sanos son un auténtico festín para esas bacterias presentes en el intestino delgado, que los fermentan y empiezan a provocar esos síntomas desagradables.

De ahí el desconcierto de las personas con molestias estomacales que empiezan a consumir fibra, prebióticos, frutas y verduras para solucionar sus problemas digestivos, y se dan cuenta de que la situación va a peor. Es el caso de Pepita, que pasó de tener el SIBO del estreñimiento al de la diarrea.

Esto también es frecuente en intolerantes al gluten o la lactosa que ven que sus molestias no desaparecen después del diagnóstico y de seguir una dieta especial. Preguntarse no sé qué me pasa, no entiendo qué estoy haciendo mal, qué es lo que tengo que hacer para estar bien de una vez también es otra prueba.

De ahí que digan que el primer síntoma del sobrecrecimiento bacteriano es sospechar que lo tenemos. Es el momento del “ajá, ya sé lo que me pasa”. Por eso es recomendable echarle un vistazo a toda la información que hay en la red sobre el SIBO, y esperar a ver si se nos enciende la lucecita. Y si se enciende, la primera parte del trabajo ya está hecha.

Qué es el Sobrecrecimiento Bacteriano

Para que la digestión se realice correctamente, es necesario que el intestino delgado esté equilibrado. Mientras el sobrecrecimiento bacteriano no se trate y erradique, nada funcionará como debería funcionar en el sistema digestivo. El desconocimiento de que lo padecemos hará que sea imposible acabar con él, porque cada trocito de comida que sirva como alimento para ese exceso de bacterias hará que nunca podamos erradicarlas. Obviamente, si seguimos dándoles de comer, ¿cómo van a desaparecer? Es como seguir cogiéndole el teléfono a un pesao.

Por desgracia, la dieta para evitar que el sobrecrecimiento bacteriano siga es tan poco intuitiva y desconcertante que es casi imposible seguirla. Como adelanto, el apio es uno de los alimentos que sirve como alimento para las bacterias colónicas. Si algo como el apio (¡el apio!) empeora el SIBO, ya nos podemos hacer una idea de la dificultad del proceso para acabar con él.

Si acudimos a un buen especialista gastrointestinal y le decimos claramente que pensamos que sufrimos de SIBO, la pesadilla tomará otra dirección. La dirección hacia la solución del problema.

El primer paso será realizar un test del aliento para detectar el metano y el hidrógeno, que son producidos por las personas que sufren de SIBO en cuanto consumen algo que no deben. La prueba requiere de un protocolo estricto en el que solo se podrán comer los alimentos aptos durante las 24 horas previas a la prueba. Si el test da positivo, la primera parte del tratamiento será una espeluznante toma de hasta cuatro antibióticos distintos y antifúngicos para prevenir la candidiasis.

La segunda parte del tratamiento contra del sobrecrecimiento bacteriano se conoce como la dieta FODMAP. Eso ya lo dejamos para la semana que viene.

¿A quién se le ha encendido la lucecita leyendo esto?

20 Comments
  1. Justo la semana pasada quedé con una amiga a la q le han diagnosticado esto recientemente. Y la pobre cenaba ensalada de tomate! Cosa que le iba especialmente mal. Pobre. Tras tratamiento de antibióticos (creo q un mes) está volviendo a ver La Luz al final del túnel. La verdad es q ha estado desesperada años hasta que han dado con ello!

  2. Buenos días!
    Yo ya no sé qué hacer para que me hagan caso los médicos… soy celiaca y desde hace tiempo, tengo fatal el estómago y no es por comer nada con gluten, ni por contaminación cruzada ni nada. Y justo me pongo peor si tomo, por ejemplo, tomate.

    Como super sano, nada de ultraprocesados, nada de azúcar, nada alcohol, lácteos muy poco y esto es un horror.

    Creo que debería seguir la dieta FODMAP pero sin que me lo diga un médico me da un poco de cosa porque un día que lo estuve mirando uffff se me va hacer muy duro.

    Estoy cansada de que todos los que sufrimos problemas estomacales no se nos haga caso y tengamos que ser nosotros mismos los que andemos investigando y probando cosas. Deberían hacernos más caso! No os quiero ni contar lo que me costó que me diagnosticaran como celiaca…

    En fin, siento la chapa 🙁

    Deseando leer el post sobre la dieta FODMAP.

    Gracias daiquiri!

    1. El bienestar digestivo es primordial e indispensable. Está por encima de cualquier otra cosa. Aunque la dieta FODMAP sea dura, más duro es estar como estás. No hace falta que la sigas al 100%, prueba un par de días, porque si eso es lo que te pasa, en esos días vas a notar la diferencia de inmediato, y ya tendrás más información para el médico que te trate.

  3. Me siento super identificada con las lectoras que dicen que están hartas de los médicos. Yo vivo agotadísima y con molestias digestivas constantes y no hay manera de que me lo miren en serio. Por si fuera poco, cuando empecé la dieta de Kimberly Snyder empeoré muchísimo, nunca me había encontrado tan mal, así que decidí dejar las enzimas y otros alimentos que ella recomienda como el polen y rarezas del estilo, fuera. Me dí cuenta de que no retirando del todo los lácteos y relajándome con el trigo, me balanceaba mejor. También hice un par de tratamientos para la cándida con su consabida dieta a largo plazo pero tampoco mejoré en nada. Así que dieta mediterránea de toda la vida. Aún así, quisiera que alguien me revisara a fondo. No paramos de leer artículos sobre la importancia extrema de la salud intestinal, tan deficiente en general y tan determinante para nuestro bienestar y conexión con enfermedadses graves y ni un solo médico he encontrado en toda Barcelona, ni en la pública ni en la privada, que me informe y me ayude. Es desesperante. Por favor, si alguna conoce una buena referencia de confianza en la ciudad condal, se agradecería enormemente compartirla con el resto de deshechos humanos!

  4. Mi principal problema son los gases y el estreñimiento/diarrea. Nunca había oído hablar de esta enfermedad, pero ahora sospecho que la puedo tener. Daiquiri, ¿conoces algún buen especialista gastrointestinal en Barcelona?
    Gracias!

  5. Comparto totalmente la hartura con los médicos. Os explico mi caso: Tuve un importantísimo aumento de peso sin motivo aparente. Durante unos 2 -3 años fui a unos 25 especialistas, de mi mutua, de la seguridad social, y privados. NADIE me ayudó. Pensad que hacía dieta y ejercicio, y no bajaba de peso. Quiero decir que no estaba sentada comiendo pizzas. Era tal la desesperación que empecé a investigar, y encontré una doctora que visitaba por privado. No tenía nada que perder ya. Mi sorpresa fue que lo primero que me dijo es si dormía y descansaba bien. Por casualidad, me había hecho una Polisomnografía y tengo un trastorno del sueño que se llama Movimiento Involuntario de las Piernas, hago unas 160 patadas cada noche que hace que me despierte (patadas:reflejos musculares pequeños, no patadas grandes). Total, que resulta que no dormir hace que no puedas adelgazar, la prueba es que empecé a tomar melatonina para parar el golpe y adelgacé bastantes kilos. La melatonina no me resuelve el transtorno, y antes de tomar Dopamina me toca otro peregrinaje a Hematólogos para que descarten si la causa de mi trastorno es la Transferritina que funciona mal (una posible causa de este trastorno), ya me veo la cara que me harán cuando les diga lo que quiero que me miren 😂. Además la doctora me diagnosticó Resistencia a la Insulina, más azúcar en sangre luego de las comidas, aumento de peso. He podido adelgazar pero aún me cuesta mantenerme. El diagnostico después de ir a más de 25 médicos… es lamentable. Y tengo molestias estomacales así que quizá tengo el SIBO. Soy de Barcelona, la doctora se llama Cecília Liñán Pagès, Endocrina. Si alguien conoce a algún médico del ámbito que sea, que te mire a fondo y encuentre el problema, os lo agradecería. (Disculpad el rollo, pero creo que debía compartirlo)

    1. En la clínica Teknon tratan el sobrecrecimiento bacteriano. Creo que otra forma de saber si lo tenemos o no es probar la dieta FODMAP aunque sea unos días. Si hay mejora, ya tenemos otra prueba más y otro dato que darle al médico.

  6. Pues yo también sospecho que pueda tener esto 🙁
    Yo también como supersano y hago deporte, y aun así tengo el vientre hinchado (cuando siempre lo he tenido plano) y un montón de molestias estomacales. Creía que era alguna intolerancia pero según lo que cuentas sobre el SIBO encajan algunas cosas…Mal rollito

  7. Ok, se me ha encendido la lucecita… ¿ahora qué? jajajajaj

  8. Deseando que nos cuentes más sobre la dieta FODMAP. Yo leí que el ayuno ayuda a evitar el sobrecrecimiento bacteriano.

  9. Mm que interesante! Yo tambien tengo el mismo problema con los médicos. No encuentran nada ni se molestan en hacer pruebas.
    Igual que vosotras tengo hinchazón, gases, estreñimiento, aun que coma sano, siga la dieta de intolerancias.. no me libro de estas molestias.
    Asi que intentare con FODMAP 😊

  10. La verdad que es un tema interesantisimo este y que nos afecta a muchas, yo siempre tengo la barriga hinchada, gases, y estreñimiento. Llevo muchos años tomando semillas de lino para ir al WC pero eso me provoca mas gases y diarrea. Hace unos años fui a un médico estomacal por el tema de los gases constantes y no me dio ninguna solución, me dijo que el mismo Lino que me hacia ir al WC es el que me provocaba los gases y que normalmente la fibra producía los gases, y así me quede. Ahora estoy probando la Inulina, llevo 4 días y la verdad que de momento no he notado mucha cosa, he ido al wc pero sigo hinchada. Me gustaría ir al médico pero justamente mi médica de cabecera que es la que me deriva a los especialitas es bastante gilipollas, siempre me dice que estoy sana y que no me hacen falta por ejemplo hacerme análisis, si alguna vez he querido hacerme algún chequeo, así que imagínate…

  11. Hola Daiquiri! Me gustaría saber qué suplementos estás tomando en este periodo, si has añadido algún nuevo tesoro…Yo mañana empiezo con el colagen en cuanto llegue mi pedido de Billion Girl, estoy muy ilusionada!!

    1. Colágeno Rejuvenated, Colágeno Ancient + Brave con el café, inulina, MSM y Omega 3. Poca cosa jiji

  12. Yo durante años tuve algo parecido, se me ponía la tripa como un balón, me dolía, estaba siempre estreñida salvo momentos puntuales de diarrea, una “mielda “. Probé mil dietas y probióticos, nada, épocas mejores que otras pero dentro de esa tendencia. Luego me quedé embarazada, mandé la dieta (todas) a pasear y …. se me pasó 😳 sigo comiendo muy normal, dieta mediterránea clásica con caprichos de vez en cuando, y sigo bien. Ah, también tenía infecciones vaginales de hongos recurrentes, muy recurrentes, que eran un infierno, pero también son cosa del pasado, cruzo los dedos para que no vuelvan 😖

  13. Este post me ha venido como caído del cielo. A raíz de leerlo, me puse a investigar y voilá! justo me di cuenta de que casi todo lo que como (sanísimo por cierto: pan ezequiel, harina de garbanzo, brócoli, coliflor, crema de almendra y de maní orgánica y sin azúcar, etc.) me sienta fatal, me hincha, me llena de gases…Voy a probar unas semanas con la dieta baja en FODMAP, Espero con ansia tu próximo post para que nos hables de ello 😀
    Un abrazo y mil gracias por esta información preciosa!

  14. Buscando ví que está recomendada también para intestino irritable, así que investigaré más, porque hace más de 12 años es lo que me dijeron que tenía, me hicieron Miles de pruebas y estuve malísima meses, llegué a adelgazar 22 kilos de puras diarreas que tenía con 16 años. Ahora por desgracia como fatal, y a cualquier cosa grasa o así me pongo mala del estómago, pero las diarreas y los gases son constantes en mi, así que me voy a poner a investigar. Ahora vivo en México, y aquí la alimentación es malísima en general.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *