Organizando La Lista de la Compra

Organizando La Lista de la Compra

El otro día estuve leyendo fascinadita un artículo de Byrdie. Uno en el que una nutricionista guay desglosaba la lista de la compra que hacía antes de ir al supermercado, orgánico, por supuesto.

Jo, qué cool, pensé mientras me quedaba con la boca abierta. Igualita que yo cuando voy al Carrefour y empiezo a echar las cosas en el carrito según voy viendo. La verdad es que mi desorganización con la lista de compra es total.

La lista de la compra de esa nutricionista se dividía en frutas y básicos económicos que subían el ticket hasta 50 dólares. Luego frutos secos, legumbres y proteínas que añadían 50 dólares más al precio final. Lo más caro, las hierbas, súper alimentos, el salmón y las especias de extrema calidad, que aumentaban el importe total hasta los 150 dólares. Proteína vegetal, cacao, salmón de primera, espirulina, maça y kombucha. “Nimiedades” que no son precisamente baratas.

 

 

La triste realidad es que comer sano cuesta caro. No hay nada que podamos hacer al respecto. Un paquete de pasta Barilla cuesta 1,30 euros. Mientras que un paquete de pasta de espelta puede superar los cuatro euros.

Muchos especialistas advierten de que el trigo que consumimos no tiene nada que ver con el trigo que se comía en el pasado. Aunque sea un alimento ancestral, la industria empezó a procesarlo de manera diferente a finales del siglo XIX, para producir cantidades masivas a un coste bajo. El resultado es un trigo procesado mucho menos saludable, con un descenso de nutrientes de un 20-30%.

La espelta era el cereal que utilizaban las clases altas de la Antigüedad para elaborar su pan. Los problemas causados por el trigo han devuelto a la espelta al mercado. Parece que todo sigue igual que hace 7.000 años. Si quieres pan, pasta, base para pizza o dulces de espelta, toca pagar el triple.

 

 

Lo más importante a la hora de organizar la lista de la compra es tener en cuenta lo que somos. Es normal hacer la compra healthy los lunes, después de habernos puesto moradas de alcohol todo el fin de semana. Compramos muchísima fruta y yogures, que luego dejamos languidecer en la nevera hasta que caducan.

Me encantaría ser de esas mujeres que comen montones de frutas distintas, pero no hay manera. Me gustan pocos tipos de fruta. Para no tirar el dinero, me limito a comprar las que sé que voy a comer, como la piña, los plátanos, las uvas, los aguacates, las manzanas, y muy de vez en cuando, las fresas. Hacer una compra inmensa y exótica en la frutería garantiza que la mitad de las piezas terminen en el cubo de la basura.

Con las leches vegetales la cosa empeora. Casi con toda probabilidad las que encontremos llevarán azúcar añadido. Al principio, me sorprendía lo fácil que era todo. En cualquier super podía encontrar leche de almendras o de coco, a buen precio y de litro. Encima, tenían buen sabor. Tardé un tiempo en fijarme en los ingredientes, y cuando lo hice… ¡menudo susto! En los dos primeros puestos de la lista, estaban el agua… y el azúcar. Significa que un litro leche de “almendras” puede llevar casi tanto azúcar añadido como una botella de Coca-Cola.

 

 

Buscando bien, siempre podemos comprar alimentos sanos a buen precio y sin trampa. Pero asumid que la lista de la compra saludable es mucho más cara que una compra sencilla y menos beneficiosa. Estamos en la era de los procesados repletos de basura. Son económicos para el público y muy rentables para las multinacionales, así que costará mucho acabar con esta lacra.

Si queréis saber los alimentos sanos que me gusta comprar, os dejo algunos. Son la chlorella, la quinoa, el polvo de açai, el té matcha, la manteca de frutos secos y el zumo de noni. Me ayudan a sentirme mejor y los beneficios son interminables.

¿Cómo lo hacéis vosotras para organizar la lista de la compra de alimentos sanos?

 

9 Comments
  1. Buenos días!
    Con la limitación de mi economía de estudiante mi plan es el siguiente: Una compra grande al mes en el super. Por ejemplo en Mercadona han ido incluyendo algunos productos healthy tipo hamburguesas de seitán, pasta sin gluten, barritas de sésamo o yogures de soja. Y semanalmente el pan en el horno del barrio y la fruta o verdura en la frutería. El caprichazo son los lomos de salmón de La Sirena, hasta la fecha los mejores que he probado. En fin, todo muy obvio pero con cambios pequeñitos se consiguen grandes logros
    Un placer tenerte de nuevo por aquí Daiquiri! Seguimos aprendiendo
    Un saludo

  2. Mi lista de la compra, además de alimentos indeseables como el chocolate , o los dátiles q están buenísimos ….se basa en fuente de proteínas animales ( carne y pescado). Me pongo mirada a langostinos a la plancha, ensalada de aguacate con tomate ecológico y zumo d pomelo. No es caro y a mi me parece muy sano.
    También introduzco legbres tipo garbanzos….y nada más.
    Así de simple…

  3. Daiquiri, si te gusta la leche de avena, hay una que vale menos de 1,50 Eur y no lleva azúcares, sólo agua y avena (según la etiqueta), es la de YOSOY. 🙂

  4. Hola de nuevo Bella! Una cuestión: el pan de espelta que encuentras y compras es 100% harina de espelta o lo mezclan (SIN INDICARLO) con harina de trigo normal? No o
    Has probado el de centeno? no sé si es tan digestivo (aunque me dicen que si). Gracias mil como siempre por tu depurada info! Besos

  5. would love if you could do an article about Glass Skin! <3

  6. Hola! Es la primera vez que escribo pero me he estado leyendo tu blog a lo largo del verano…¡y me encanta!
    Como estudiante que soy, viviendo fuera de casa y con un presupuesto limitado (y cero arte para la cocina), comer sano se hace cuesta arriba.
    Mi solución para el tema de las leches vegetales es hacerla yo misma.
    Hay infinidad de tipos, cada cual más larga de elaborar, PERO la leche de anacardos es ideal.
    Yo simplemente pongo dos o tres anacardos sin sal ni cosas así en una batidora de vaso, y le hecho agua, sobre 400ml o así. Y ya está, lo bato y listo.
    A diferencia de otras leches vegetales no hay que colarla ni nada, a veces queda algo de poso en el fondo, pero algo muy mínimo. Hay quién recomienda remojarlos antes en agua, o ponerle especias…pero yo la hago muy básica y está buena 🙂
    Y el sabor…pues a anacardos, está muy bien con canela.
    Para las comidas principales tiro mucho de garbanzos (de bote), los puedes meter en ensaladas, solos, triturarlos…y es muy económico.
    También hago muchas patatas al microondas, simplemente las pincho un poco con un tenedor antes y las pongo 6 minutos o así, con piel y todo, luego casi se pela solo al cortarlo. ¡Y luego le puedes añadir mil cosas! Incluso con sólo sal y especias o algo de aceite están bien, pero puedes usarlo de ingrediente para otros platos, con el pro de que no has usado una cantidad ingente de aceite para freirlas y es terriblemente fácil. (Yo antes hacía tortilla de patatas fritas de bolsa, así que imagina el avance que me es hacerla con patatas al micro ajajaja)
    Últimamente estoy mirando mucho sobre “meal prep”, tipo cocinar un día a la semana en cantidad y luego guardarlo o congelarlo para ir consumiéndolo durante la semana, y me parece una solución para no tener que cocinar todos los días, no ir tanto al súper, y balancear mejor las comidas…espero que este cuatrimestre me anime!
    Espero no haberme extendido demasiado…ups
    Un saludo! 🙂 Y en serio, dale una oportunidad a la leche de anacardos!

  7. hola daiquiri, una sugerencia para un post, seria interesante que nos contaras como organizas las distintas comidas del dia,
    si lo haces de un dia para otro o recomiendas un planning semanal, que es lo que te funciona a tí? o que tienes en la despensa para esos momentos premenstruales o que llegas con un hambre atroz del gym y te comerias una vaca, ufff como me pasa a mi, y empiezo con el queso y acabo…………
    besos, me encantas

    1. Hola! Sí, lo voy a hacer. Gracias por la idea. Pensaba que este tipo de cosas eran aburridas de leer.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *