Estos son los Grandes Enemigos de la Piel

Estos son los Grandes Enemigos de la Piel

La piel tiene muchos enemigos. La odian, y están acechando para acabar con ella.

Para entender la belleza, hay que tener claro que las cremas más caras no sirven para nada si no hay una buena base de cuidados detrás. El proceso para estar guapas y sacarnos partido debe empezar con una serie de rutinas, muy básicas pero que por desgracia solemos pasar por alto. Por pereza, falta de ganas o porque simplemente no sabemos lo que tenemos que hacer. O lo que NO tenemos que hacer.

¿Cuáles son los grandes enemigos de la belleza? ¿Cuáles son esos errores que pueden echar a perder todo lo que hemos construido anteriormente? ¿Cuáles son esos pequeños descuidos que nos pasarán factura a largo plazo? La lista está formada por cinco destructores. Si dejamos que esos enemigos controlen la situación, a corto y a largo plazo el físico se echará a perder… garantizado. Analicemos cuáles son esos enemigos.

 

 

Falta de sueño:

Uno de los enemigos más implacables de la belleza es el insomnio. Un sueño pobre y de mala calidad. En la universidad tenía problemas para dormir. Se me notaba en la cara: tenía los párpados hinchados y unas ojeras terribles. Mi cara tenía mal color. Estaba apagada. Como me negaba a usar medicación, perdía el tiempo con remedios caseros e infusiones que no me servían para nada. El tiempo iba pasando y la situación no mejoraba. Cuando ya estaba desesperada alguien me habló de la melatonina.

La melatonina es la hormona que regula el ciclo del sueño. Se produce por la noche y nos prepara para ir a dormir. La ingesta de esta hormona en cápsulas es un remedio sumamente eficaz para el insomnio. Y sin las consecuencias ni los efectos secundarios de los somníferos. En muy poco tiempo, mi cara cambió por completo. En cuestión de meses, ya tenía la cara de una persona normal.

La cantidad de horas da igual. A algunas personas les sienta mal dormir ocho horas, otras no aguantan si no duermen nueve, y las demás con seis o siete ya tienen suficiente. Lo más importante es que el sueño sea profundo y reparador. 

 

 

Limpieza deficiente:

El segundo enemigo de la belleza es una rutina de limpieza inadecuada. 

Estos días he coincidido con muchas modelos. Me he quedado horrorizada al ver cómo se cuidan la piel. Algunas son muy jóvenes; tienen la edad y el metabolismo vale tudo. Es muy frecuente hacer barbaridades con la piel y con la dieta en la década de los veinte, ya que da la sensación de que no va a haber consecuencias. Pus las habrán. 

Dejando aparte la dieta desastrosa que llevan, hay algo que me llamó mucho la atención. La mayoría utilizan toallitas desmaquillantes. Ay. Las toallitas desmaquillantes son el mayor timo de la historia de la cosmética. Es un producto totalmente innecesario que no sirve para nada. Es normal utilizarlas, a nadie le apetece sacar la limpiadora y el tónico a las doce de la noche. Incluso Kylie Jenner ha reconocido que las usa, pero las toallitas no limpian la piel en profundidad.

Si la limpieza no es profunda, no sirve para nada. 

Darle al drinking:

OMG. Las bebidas alcohólicas tienen una relación directa con todo lo que estropea nuestro piel: congestión, ojeras, acné, y envejecimiento prematuro. Está científicamente demostrado y no admite discusiones. Éstas son las consecuencias estéticas de beber alcohol:

-Se reducen los niveles de oxígeno de la sangre.

-Disminuye la producción de colágeno.

-El hígado debe liberar las toxinas del alcohol, por lo que no tiene “tiempo” de deshacerse de la acumulación de grasa que causa problemas de acné.

-Se reducen los niveles de vitamina A del cuerpo. La vitamina A es clave en el proceso anti-envejecimiento.

La mejor alternativa es evitar bebidas destiladas, como el vodka, el ron y el whisky. Aparte de asquerosas, son siempre las peores opciones para nuestra piel. La cerveza, el vino y el champagne son mejores elecciones dentro de lo que cabe. El champagne es rico en aminoácidos y su contenido en uva estimula la renovación de las células. No digo que sea como tomarse un zumo de pepino y manzana, pero dentro de lo perjudicial que es el alcohol, tiene buenas propiedades.

 

drink5

 

El sol:

No podemos olvidarnos de uno de los peores enemigos de la belleza: la exposición solar. Yo no soy de las que salen a la calle en invierno con una crema con factor de protección 50. Creo que la protección solar está muy sobrevalorada, no porque no sea necesaria, sino porque muchas mujeres exageran con ese tema, creyendo que la protección soluciona todos sus problemas. Pero eso no quita que me eche las manos a la cabeza cuando veo las cosas que muchas chicas hacen para coger más de color. 

La exposición al sol tiene consecuencias a corto y a largo plazo. El tono bronceado sienta bien a todo el mundo, ok. Pero el moreno ennegrecido envejece, pone años encima y endurece la expresión. Es mejor estar un poco más pálida que tener esas pieles secas y oscuras que veo por ahí. También hay que saber elegir la época adecuada para cada cosa. Un bronceado excesivo en la ciudad antes de verano no es necesario, sobre todo en chicas de piel blanca.

 

 

Comer mal:

El último de los enemigos de la piel es la mala alimentación. Yo misma he sufrido las consecuencias del “yo como lo que quiero y no engordo”. No en la báscula, pero sí en el rostro. Pasé muchos años luchando contra el acné y viendo como mi piel empeoraba. Cuando me di cuenta de lo que había estado haciendo supe rectificar a tiempo y todo cambió.

Veo a mis amigas ir a la playa por la mañana sin desayunar, comer lo primero que encuentran en la nevera y cenar una pizza a las cinco de la madrugada. Nunca beben zumo, leche o agua entre horas. Solo beben alcohol o un vaso de agua durante las comidas. En cuanto a la fruta, se preparan un plato de sandía por la tarde, solo porque hace calor. El resto del año, la fruta brilla por su ausencia. Nunca consumen aceite de oliva, aguacates o plátanos “porque engordan”.

 

enemigos de la belleza -daiquiri girl

 

Las consecuencias de la mala alimentación aparecen tarde o temprano, dependiendo de la juventud, de la genética o de la suerte de cada una. Pero llegan, vaya si llegan, con la factura en la mano y listas para cobrar la deuda. Suelen ser:

-Piel apagada y deshidratada.

-Ojeras.

-Celulitis.

-Cuerpo delgado pero con grasa.

La juventud es un regalo con fecha de caducidad. Por eso tenemos que aprovechar esos años para cuidarnos, para construir las rentas de las que viviremos en el futuro.

5 Comments
  1. Estoy completamente de acuerdo contigo, en todo ; )
    Un beso

  2. Hola, quería aprovechar para comentarte que me ha encantado el diseño y el formato de tu web, la encuentro muy visual, muy equilibrada a nivel estético, muy elegante. Hay pocos blogs que trabajen eso y creo que es muy importante de cara a la experiencia de navegar por un blog o una web. También quiero agradecerte que compartas tus opiniones y experiencia con el tema de belleza. Aportas una información muy valiosa a pesar de que utilizas una cosmética que no es para todos los bolsillos, y lo que considero francamente admirable es que eres conocedora de lo que hablas. Así, que eso: gracias por compartir y que espero que sigas así porque el esfuerzo que haces es del todo agradecido.
    Como curiosidad, no se si podrías decirme a qué te dedicas profesionalmente.
    Saludos.

  3. Hola Daiquiri! Aparte del libro como ya te dije, estoy leyéndome todos tus post. En este me llama la atención que también recomiendes para la gente que nos de mas pereza desmaquillarnos, utilizar agua micelar.
    Me gustaría, o bien que hicieras un post explicando o que me informes un poco a mí sobre el agua micelar.
    Ya he leído en internet pero me fío más de tí, y me gustaría que me recomendaras alguno para piel normal o un poco grasa y también con algo de acné de vez en cuando, que sea económico porfi. Y que me comentes como utilizarlo.
    Un saludo 🙂

    1. Vale, a ver si puedo publicarlo la semana que viene.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *