La Dieta de Toda la Vida

uvas e1523812140242 - La Dieta de Toda la Vida


cshow - La Dieta de Toda la Vida

El otro día una lectora del blog puso un enlace de una entrada que había escrito una periodista de Beauty Editor, en la que aseguraba que los aceites poliinsaturados (conocidos en inglés por las siglas PUFA), estaban relacionados con el envejecimiento prematuro. Estos aceites tan populares en esta época, según varios expertos, lo único que hacen por nosotras es ralentizar nuestra tiroides, engordarnos y marcar más las arrugas. Los PUFA están presentes en las semillas de chia, el aceite de pescado… y los aguacates. Vaya hombre. Esta teoría no le gustaría nada al 80% de gurús de nutrición que hay en Instagram.

Es difícil observar con buenos ojos una teoría que critica a los aguacates pero pone por las nubes a la mantequilla; aún así, siempre viene bien conocer distintos puntos de vista y hablar un poco de todo. El debate de los PUFA me llevó hasta el blog de Emma Sgourakis, una nutricionista australiana que dice estar harta de la nueva alimentación que las redes sociales ha puesto de moda, y que defiende la comida de siempre, es decir, la dieta de toda la vida. El mejor ejemplo para ilustrarlo, en su opinión, eran las actrices de antes, que sin fotoshop, liftings, rellenos o bótox, tenían mejor aspecto que las de ahora.

 

ava gardner - La Dieta de Toda la Vida

 

Creo que cuando Sgourakis habla de las actrices de antes se refiere a las que eran muy populares en los años 50, porque menciona la alimentación de Marilyn Monroe, especialmente su bizarro desayuno de leche caliente y huevos del que hablé en este post. En los años 50 estaban muy de moda las hamburguesas, los helados grasientos y los gigantescos batidos de leche, pero la tasa de obesidad de la población americana era de 10%, mientras que la de ahora ronda el 35%.

Pero eso no tiene nada que ver con los aguacates, sino con la manera de comer. En esa década, la comida basura era un capricho poco habitual, no se echaba tanto azúcar a las cosas, las porciones eran más pequeñas y se consumía de media unas 400 calorías diarias menos. No es poca cosa. La dieta de toda la vida nunca ha sido igual durante varias décadas seguidas, aunque se entiende el concepto.

 

dessert - La Dieta de Toda la Vida

 

Otro ejemplo que da esta nutricionista -un poco cruel, la verdad- es la comparación entre dos gurús de la comida de la misma edad, Gillian McKeith y Nigella Lawson. La primera es una escritora que se hizo popular gracias a su programa You Are What You Eat, en el que defendía el consumo de aceites vegetales, granos, súper alimentos, leches vegetales; el análisis constante de las heces para averiguar cómo iba la salud y el destierro total en la dieta de alcohol, grasa, carne, trigo y cafeína. La segunda es una presentadora muy popular gracias a sus recetas de cocina, en las que abundan la mantequilla, la carne, el queso, los cupcakes, la sal y el paté.

Creo que Gillian McKeith tiene una enfermedad congénita, y luego está la genética, contra la que no hay mucho que hacer. Hay muchas vegetarianas que tienen una cara y una piel espectaculares, como Kimberly Snyder, o muchas de mis amigas.

 

mckeith v lawson1 - La Dieta de Toda la Vida

 

Así pues, este tipo de nutricionistas defienden la dieta de toda la vida para disfrutar de una buena salud y retrasar el envejecimiento. Aconsejan olvidarse de leches vegetales, quinoa, aguacates y compañía y apostar por los alimentos de siempre, en concreto la leche animal, la miel, el helado casero, el queso de buena calidad, el zumo de naranja, la mantequilla… y atención, incluso el azúcar, porque ayuda a prevenir la rotura de los tejidos y el deterioro de los músculos. De la pizza no dicen nada y es una pena.

Estamos en una época de mucha confusión, sobre todo si ya ha llegado la hora del despertar, cuando nos damos cuenta de que lo hemos hecho todo mal y nuestro cuerpo ha pagado las consecuencias. Hay tanta información que cada semana salen estudios nuevos echando por tierra todas las creencias healthy que por fin hemos dado por buenas. Nos dicen que el aceite de coco es lo mejor para el cuerpo, y luego nos dicen que es el demonio. Algunos nutricionstas dicen que la fruta solo se digiere correctamente con el estómago vacío, y después nos encontramos con otros que dicen que podemos comer fruta cuando nos apetezca.

 

la dieta de toda la vida

 

Cada vez tengo más claro que hay que comer de todo, y que no es buena idea desterrar ningún alimento al 100% de la dieta, a no ser que suframos de algún tipo de intolerancia, porque entonces no nos queda otra. Consumir continuamente algo que nuestro organismo rechaza solo va a hacer que nos hinchemos, acumulemos toxinas y aumentemos de peso en plan guarro. También es importante evitar los procesados, porque con eso sí que hay unanimidad: no hay estudio que hable bien de ellos.

Y lo más importante: escuchar al propio cuerpo y observar los resultados, ya sea con el veganismo, la dieta paleo, la dieta de toda la vida… En el fondo, nosotros somos perfectamente conscientes de lo que estamos haciendo bien y lo que no.


cshow - La Dieta de Toda la Vida

11 Comments

  • Laura dice:

    Me encanta el post. Yo llevo años dándole vueltas al tema de la comida, no por estética, mi metabolismo lo quema todo, sino por salud. He sido vegana (dos meses escasos, qué penuria), paleo, fan de los súper alimentos, los green smoothies, los alimentos crudos…..la cordura me la devolvió el embarazo, me dejé de historias y empecé a comer lo que me pedía el cuerpo: Carne, pescado, marisco, huevos, fruta, pan, pasta, encurtidos, leche entera, patatas, dulces, vamos, lo que tú dices, lo de siempre, y así sigo. Evito los procesados, el azúcar y los zumos, por lo demás me pongo como un kiko. No sé si estaré más sana pero sí más feliz. Ahhh y desde hace años soy fan de Nigella, qué delicia, esta chica sí que sabe vivir la vida.

  • Anna dice:

    Me cuido muchísimo de siempre pero no es desde hace un par de años que consumo suplementos de altísima calidad. No he notado absolutamente nada en mi piel. Ni las cápsulas de pescado, ni los antiox, ni las bombas de nutrientes y aminoácidos, algas y no sé cuántas cosas más porque mi cocina parece un laboratorio. Nada de nada de nada. Es dinero tirado a la basura. La dieta mediterránea aporta todo lo que nuestro organismo necesita y está plagada de superalimentos que encima comprarlos no causa un impacto medioambiental atroz al planeta (¿bayas de goji teniendo uvas pasas? aceite de coco teniendo el de oliva? y suma y sigue con frutos secos, legumbres y tantas frutas y verduras) ni un impacto ridículo a nuestro bolsillo. No apreciamos lo que tenemos. Tengo un montón de amigas que pasan de todos estos suplementos y tienen una piel de caerse de espaldas, casi todo gracias a su genética y cuidados básicos. Lo único que realmente, REALMENTE, noto en mi piel es encontrar los tratamientos de cabina que la ayudan, cada una el suyo. A mi me deja una piel de cine el oxigeno y la biorrevitalización. Bueno, y dejar el alcohol y el tabaco, eso sí, porque me deshidratan de forma evidente (aunque veo a muchas que beben con el pitillo en la mano y tienen un cutis perfecto: miras a su madre y lo entiendes). El resto, buenos hábitos básicos y pasando de cremas caras. Gastarse el dinero en un buen médico estético es lo más eficaz e inteligente.

  • Ana J dice:

    Totalmente de acuerdo, lo mejor es comer de todo sin calentarse la cabeza. Aunque he de decir que me estoy leyendo un libro (El Estudio de China, de T. Colin Campbell; Thomas M. Campbell II) que os recomiendo muchísimo. Dice cosas bastante interesantes y respaldadas por muchos estudios. Defiende la dieta vegana basándose en que evitar las proteínas animales nos ayuda a estar sanos y a no padecer enfermedades como diabetes, del corazón o cáncer. Os lo recomiendo.

  • Ggggg dice:

    Este es un tema que me apasiona y confunde a partes iguales, ya nos sabemos qué es bueno y qué es malo….
    Tomé el omega 3 de Perricone y mi cara se volvió un paella por eso ya no sé que pensar…..Lo único que yo he notado después de probar de todo, que de verdad me funciona y mejora mi piel, son los suplementos de vitamina C y el té matcha, olvidarme del embutido, el alcohol y los refrescos, comer alimentos no procesados, correr sin pasarme de tiempo, comer cuando se ha demostrado que aumenta la grelina para evitar antojos y dormir 8 horas.

  • Cristina dice:

    Yo sigo la dieta mediterránea y haciendo ejercicio 3 veces por semana, me mantiene en forma y sana. Lo único que tomo son las cápsulas maxi hair, para el pelo ya que desde el embarazo se me cae mucho. No tengo imperfecciones en el rostro, así que con mis cuidados básicos tengo suficiente para tener una piel estupenda y luminosa. Debo decir que la genética me ayuda . Mi abuela se murió con 101 años y tenía la piel estupenda y sin apenas arrugas.

  • Mundana dice:

    Pues yo si noto diferencia con los suplementos, superalimentos, cápsulas, por poner un ejemplo cuando desayuno mi porridge especial al que pongo avena, maca, frutos rojos, moras, miel, leche fresca o kéfir, y lo hago continuo en el tiempo, complementándolo con ejercicio en gym o al aire libre no hay color como me siento, la energía que tengo, la piel más bonita, en cambio si viajo por trabajo y estoy fuera de casa aunque quiera, como peor, menos natural, y mi energía baja y mi cansancio mental y fisico aumenta ( es por eso que siempre intento coger hoteles con gym)
    La base de mi dieta es la cabeza, no volverme loca en plan gurú de la alimentación hiper saludable sin concesiones, pero tampoco abandonarme a cocinar o comer cualquier cosa, en el término medio está la virtud. Por ejemplo este fin de semana hice albóndigas caseras con carne muy buena a las que añadi guisantes, pimiento, tomate seco, todo como acompañamiento con especias, y en vez de patatas fritas hice yuca asada para acompañar. Dicen que no es bueno mezclar carne con hidratos pero yo los dias que lo hago ( normalmente fines de semana) me sienta muy bien, no sé, es como todo, conocer tu cuerpo y aplicar sensatez.

  • Olga dice:

    ¡Eso es!, “escuchar tu cuerpo”, y yo agregaría ” y no amargarse en el proceso”. Lo peor de tanto sistema nutricional privativo es que te agobias nada más recibir esa información. Tu cuerpo siempre te envía las señales correctas, y el espejo no engaña!.

    Y unas copitas de Cava sientan genial cuando hay risas de por medio, y una pizza crujiente en buena compañía es un paraíso…para eso tenemos toda la semana para volvernos Espartanas de corazón!.

  • nerea dice:

    Los alimentos de los años 50 no tenía nada que ver con los de ahora,hoy en día casi todos los alimentos son procesados incluso la carne y el pescado, ademas de que los animales se alimentan de porquerías que luego nosotros consumimos. Trabajo en un laboratorio y todos los días veo carnes repletos de aditivos y almidones…

  • Mundana dice:

    Aún hay carne ecológica que se alimenta 100% de pastos, yo es la que compro, y me aseguro que sea con esa calidad. Me gusta la carne y no voy a dejar de comerla, aunque no todos los días.

  • Ana María dice:

    Hola, ¿podrías dejarnos el link del artículo?

  • daiquirigirl dice:

    Ana María buscando el nombre de la nutricionista te sale en Google.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.