La Historia de Claudia Galanti

La Historia de Claudia Galanti

Hoy voy a hablaros de una mujer muy interesante: la guapísima modelo paraguaya Claudia Galanti. Solo es conocida en Italia y parte de Latinoamérica, y es una pena, porque su vida es para escribir un libro. Es una mujer muy criticada en las redes sociales por la ostentación de lujo que hace, pero al mismo tiempo, es un ejemplo de cómo seguir adelante después de algo tan duro como la pérdida de un hijo.

Claudia Galanti nació en Asunción en 1981. Siendo adolescente, perdió a su madre por culpa del cáncer, y la familia quedó sumida en la pobreza. Al ser Claudia la hija mayor, el peso de la situación cayó de forma natural sobre ella y empezó a trabajar a los quince años para mantenerlos a su padre y hermanos. En algunas entrevistas Claudia ha contado que esos trabajos eran como modelo, pero a veces, se trataba de de empleos temporales y humildes. Lo que es seguro es que los años de pobreza calaron muy hondo en Claudia, y ella misma ha admitido que su pasión por el dinero se gestó en esa época.

 

claudia-galanti-vos

 

Italia siempre es un lugar dispuesto a recibir con los brazos abiertos a sudamericanas guapas, simpáticas y con cuerpos esculturales y es allí donde Claudia Galanti empezó una carrera como actriz, presentadora y modelo. En el año 2006 aproximadamente cometió la estupidez de inyectarse silicona en los labios. El retoque fue algo innecesario, pero hay que admitir que no le quedó demasiado mal.

Las fotos de la época demuestran la realidad: Claudia es toda una belleza.

 

claudia-galanti-2006

 

claudia-galanti-labbra

 

A pesar de que salía a menudo en televisión, la carrera de Claudia no terminaba de despegar. Puede que animada por el ejemplo de su amiga Belén Rodríguez, la argentina que pasó de la nada a ser la mujer más famosa de Italia gracias a un reality, Claudia Galanti decidió participar en Supervivientes, conocido allí como L’Isola dei Famosi. El paso de Claudia por la isla tampoco es que la llevara directa hacia Hollywood, pero le dio una notoriedad mediática que le vino muy bien. 

Después del concurso se mudó a Miami con su amiga, Aida Yespica, una venezolana tan espectacular como ella. Allí conoció al empresario francés de origen judío Arnaud Mimran. El millonario no tardó ni dos días en volverse loco por la belleza de la sensual paraguaya.

 

claudia-galanti-aida-yespica

 

galanti-mimran-miami

 

galanti-mimran-milano

 

Aunque la pareja nunca se casó, no perdieron el tiempo. Solo un año después de conocerse, nació su primera hija, Tal Harlow, y en 2012 llegó Liam Elijah. Las primeras fotos de Claudia en la playa pocas semanas después de dar a luz a su segundo hijo, con un vientre tonificado y liso como una tabla, son para deprimir a cualquiera. Ni la top model con la genética más privilegiada.

Gracias al dinero de su chico, Claudia Galanti podía permitirse una vida de lujo extremo, algo que le encantaba. Vacaciones en Miami, Cerdeña, Saint Tropez y las Maldivas, bolsos de Hermès, joyas de Cartier, y sobre todo, mucho ocio. No se molestaba en ir de digna o mujer trabajadora y nunca ha fingido ser lo que no es. Le gustaba el dinero, punto. Pocas mujeres se exhiben con tanta alegría. Y pocas mujeres tienen esta figura en bikini. 

 

 

El año 2014 fue sin duda el peor de la vida de Claudia Galanti, pero al principio, empezó muy bien. En marzo dio a luz a su tercera hija, Indila Carolina, y pocos meses después, dejó a Arnaud. Los motivos no se dieron a conocer, pero según la prensa italiana, todo apuntaba a una cuestión económica. Arnaud dio una entrevista asegurando que aún amaba a Claudia, y que como para ella lo único importante era el dinero, estaba dispuesto a darle todo lo que ella quisiera.

Pero ella, con tres hijos, ya tenía bastante para recibir un buen dinero de él sin necesidad de tener que aguantarle, y llegó la ruptura definitiva. A pesar de la separación, Arnaud nunca dejó de pagar los gastos y las vacaciones de Claudia, además de pasarle 25.000 euros mensuales como pensión para los tres niños. Ese año recibió más críticas que nunca por exhibir su espectacular ritmo de vida, financiado por su ex. Pero si los dos están de acuerdo, ¿a quién le importa?

 

galanti-indila-mimran

 

En diciembre, su hija Indila murió a causa de una bacteria mientras dormía. Tenía apenas nueve meses. En ese momento, la niña estaba con su padre y sus hermanos mientras Claudia disfrutaba de unas vacaciones en las Seychelles con unas amigas. Aunque Claudia no tenía forma de adivinar lo que iba a ocurrir, y tenía derecho a ir a donde le apeteciera mientras sus hijos estaban con su padre, recibió críticas durísimas por estar en un resort de lujo cuando murió su bebé. Como si hubiera abandonado a su hija, cuando lo cierto es que esos días le correspondían al padre y ella podía ir adónde quisiera.

Ésta es la última foto que colgó Claudia Galanti, pocas horas antes de que su hija muriera. Los comentarios que recibió fueron tan duros y crueles, que la modelo no tardó en cerrar su cuenta de Instagram. Nunca he visto tratar tan mal a un personaje público que ha perdido a un hijo.

 

 

Pronto quedó claro que Claudia estaba intentando hacer vida normal porque con dos hijos más, no podía permitirse el lujo de hundirse. Unos meses después, concedió su primera entrevista en televisión, donde contó toda la verdad sobre la muerte de su hija, y cómo estaba llevando el luto. “Lloro todas las noches. Por las mañanas tengo que llevar a mis hijos al colegio y estar alegre para que no me vean mal, pero el dolor es insoportable. Cada día pienso en lo que habría pasado si yo hubiera estado allí”.

Lo cierto es que no entiendo por qué la gente la trata de superficial y frívola. He llegado a leer a gente decir que la muerte de su hija no le ha importado en absoluto, cuando se nota muchísimo que Claudia Galanti ya no es la misma. Tiene los ojos velados de tristeza. Su cara lo dice todo.

 

claudia-galanti-tv

 

A principios de 2016 el programa Supervivientes anunció que Claudia Galanti regresaba a la isla para concursar… otra vez. ¿Qué necesidad tenía una mujer tan rica de meterse otra vez en esos berenjenales? Claudia confesó el motivo: su ex llevaba meses sin pasarle la manutención de los niños. La modelo estaba desesperada por trabajar y no mintió: la televisión era la única manera de ganar un dinero que permitiera a sus hijos llevar el mismo ritmo de vida de siempre.

Aunque no despertó demasiada compasión, parece que era cierto que no tenía dinero. Según la prensa, Claudia había intentado vender las joyas que su ex le había regalado durante su relación, hasta que descubrió que la mayoría de las piezas eran falsificaciones. En cuanto a la isla, fue expulsada después de una semana de concurso, pero su breve participación le sirvió para hacer presentaciones, bolos y esa clase de cosas que dan liquidez. Los trescientos mil seguidores de su Instagram también le sirven para ganar dinero promocionando productos en su cuenta.

 

 

Hecho el análisis, vayamos a lo que más nos interesa: el físico de Claudia. Aunque su cabello es negro natural, ella prefiere llevarlo castaño, y con mechas californianas. Es una apasionada de las peluquerías y suele acudir a las mejores de Milán dos o tres veces por semana, cosa que no entiendo, ya que no tiene pinta de tener un cabello muy complicado. También le encantan los masajes, las envolturas faciales y las mascarillas de oro y colágeno.

 

claudia-galanti-insta2

 

claudia-galanti-massagge2

 

insta-galanti222

 

En cuanto a los retoques, no veo nada aparte de la silicona en los labios. He leído que se inyecta continuamente en la boca, pero no creo que sea verdad. Tiene siempre los labios igual, y tiene pinta de haber sido una sustancia permanente. Al principio no le quedaba mal, pero con el paso del tiempo y la pérdida de grasa en el rostro que llega con la edad, los labios se le ven cada vez peor.

En cuanto a la dieta, Claudia Galanti tiene un cuerpo privilegiado, y es de las que lo saben cuidar. Se pone muy rápido en forma después de los partos, y nunca se concede caprichos, ni siquiera cuando está de vacaciones. Hay muchas fotos suyas comiendo sushi y frutas en la playa, o bebiendo zumos constantemente. No parece que le gusten mucho los caprichos.

¿Quién será su próximo novio?

4 Comments
  1. Un dia nos podias hablar sobre Elisa de panacis la italiana que tambien estuvo en supervivientes de España. Me gustaria saber esta chica como puede llevar el ritmo de vida que lleva y siempre viajando.
    Saludos

  2. Me encantan todas las publicaciones de tu blog. El mejor que he encontrado, un saludo desde Colombia.

  3. A mi me encanta Claudia, pulió muchisimo su estilo en los últimos años, me gusta especialmente como se arregla, tanto de día como de noche..
    Y si, sus ojos ya no son los mismos, denotan tristeza. Me parece muy muy atractiva a pesar de los labios. Y tiene un tipazo.

  4. No es cierto lo que se escribió acerca de la vida de Claudia Galanti en Paraguay.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *