Cosmética de Lujo ¿Merece la Pena?

Cosmética de Lujo ¿Merece la Pena?

Nunca me he interesado demasiado por la ropa. Me gustan los tejanos, vestir de negro, las camisetas y vestidos básicos… si fuese blogger de moda, aburriría hasta a las piedras: no duraría ni dos telediarios.

Eso me ha permitido gastar un poco más de dinero en algo que considero más importante: el aspecto de la piel, el cabello, las uñas… Si te cuidas, puedes estar guapísima con unos tejanos y una camiseta. Pero nunca vas a estar guapa con la piel en malas condiciones, un maquillaje de ojos mal hecho o una base de mala calidad, de ésas que se derriten sobre la piel. Así que mi decisión ha sido siempre la de invertir mi dinero en buen maquillaje y maravillosos productos capilares.

Como el universo no me ha dado una piel bonita o un cabello sano de forma natural, hay que trabajar, y por desgracia, gastar.

 

 

Tampoco es que siempre haya sido anti- cosméticos low cost. Antes me encantaban las campañas de cosmética de droguería, y sus anuncios con caras conocidas, mujeres que admiraba como Jennifer Lopez o Claudia Schiffer. Me he dejado cautivar por su publicidad convincente, con la explicación supuestamente científica de la eficacia de sus productos. Y luego la decepción ha sido gigantesca.

La sensación después de usar uno de esos artículos es la de haber tirado el dinero a la basura de la manera más tonta. Esto es lo que me pasó el año pasado, cuando necesitaba un nuevo eye-liner negro. Tuve un momento de duda en el que pensé “¿y si me dejo de tonterías y me compro uno de droguería?”. El elegido fue uno de gama baja-media: me costó 10 euros Después de usarlo, comprobé que era tan flojo que en lugar de negro pintaba gris. Hice el cálculo rápido. Me tocaba comprar mi perfilador negro de siempre, que cuesta unos 30 euros. Ahora, con los 10 euros que ya había gastado en algo que no me servía, la broma no me iba a salir por 30 euros… sino por 40.

 

 

He leído muchas veces eso de que “no hay productos caros o baratos, sino buenos o malos”. En mi opinión, el 90% de los productos de cosmética de lujo son buenos, contra un 10% de acierto en los productos económicos. Esa diferencia es tan abismal que la frase, para mí, no tiene sentido.

¿Cuál es la diferencia real? Un cosmético de gama alta ofrece una calidad inigualable. Si se trata de un artículo de maquillaje, el colorido, el acabado y la duración son exquisitos. Si es un champú o una mascarilla, el resultado es un cabello maravilloso al instante, después del primer uso, y con un efecto que dura más allá del siguiente lavado. Si es un producto de cuidado facial importante, como un bálsamo limpiador, conseguimos una piel radiante de forma inmediata.

 

 

También tiene que ver con la cantidad de maquillaje o cosmética que nos guste tener en casa. Las que son muy aficionadas a la variedad de colorido lo tienen más difícil para que les salgan los números. Me explico: diez sombras baratas te van a costar lo mismo que una buena. ¿No es mejor invertir en un producto de mayor calidad y pigmentación, más sofisticado y preciso, y que va a durar más tiempo?

Eso sí, muchas de esas marcas son un buen ejemplo del lema “cría fama y échate a dormir”. Algunas tienen a la venta productos muy flojos que nunca dejan de venderse gracias a su buen nombre. Hay perfiladores de ojos de gama alta que pintan tan mal como los lápices de los chinos. Y cuando empecé a experimentar con los polvos de sol, no sabéis cuantas birrias de más de 40 euros que llegué a probar.

 

chanel-south-africa-holiday-2015-makeup-collection-makeup-collection-featured

 

Y por último, no olvidéis que en la cosmética de lujo, hay marcas que están muy por encima. Firmas como Chantecaille, Hourglass o Kevyn Aucoin nos pueden ayudar a conseguir un maquillaje exquisito. Es muy raro que tengan productos malos, ya que no tienen la presión del marketing que sufren marcas más famosas, que parece que siempre tienen que innovar, sacar nuevas colecciones y renovarse.

No necesitan sacar colecciones cada año para cumplir las ansias consumista de su clientela, y eso hace que sus líneas sean fabricadas con el máximo mimo y cuidado. No encontraremos una variedad de colorido espectacular, porque su clienta media es conservadora y poco amante de los riesgos. Pero el porcentaje de satisfacción será elevadísimo.

 

 

Eso no significa que todos los artículos económicos sean una basura; de hecho, soy la primera en recomendaros los buenos productos a bajo precio que voy encontrado. Si la economía no lo permite, no hay debate que valga: hay otras prioridades. Solo hay que saber distinguir entre el impedimento real (no puedo y punto), o el que nosotras mismas nos auto-imponemos:

-No debo.

-No me lo merezco.

-Es un gasto superficial.

-Mejor le compro un detalle a mis hijos.

Mejor que acalléis esa persistente voz que os taladra la cabecita. Merecéis lo mejor de lo mejor, no lo dudéis ni por un momento. Y si os sentís demasiado culpables, algo muy frecuente si sois madres o tenéis muchas obligaciones, recordad que ahora, con la Navidad, tenéis una buena excusa para hacer una inversión en algunos productos de cosmética de lujo. Vuestra belleza os lo agradecerá.

 

20 Comments
  1. A mí lo que me flipa es que el limpiador de Eve Lom sea tan caro teniendo como componente principal un ingrediente tan barato (y conocido por ser comedogénico) como la parafina, que es lo que es el propio aceite de Johnsons. Te recomendaría que probaras el bálsamo de Moringa de Emma Hardie, tiene un olor peculiar, como a jazmín, bastante fuerte, pero es una auténtica pasada, la sensación de limpieza, de hidratación. El de Eve Lom me parece ahora una castaña a su lado.

    1. hola laura! yo tengo piel mixta y cuando uso cosméticos comedogénicos me sale acné, utilizo este bálsamo por la recomendación de daiquiri y me parece divino y no me salió ni un grano, volverse loca por los ingredientes creo que hace que nos perdamos grandes productos!

    2. A lo mejor el resto de los ingredientes no son tan baratos. El frasco de 50 ml cuesta 50 euros y dura meses, por lo tanto, al final, se amortiza de sobra.

  2. Hola Daiquiri, como siempre, una entrada estupenda. Creo que hay productos low cost que son buenos pero son una minoría y en descubrirlos empleamos tiempo y dinero que al final perdemos…prefiero pisar sobre seguro!
    Con respecto al pelo, con que aceite prelavado te quedarías, el rejuvenecedor de Philip B o l´huile de Leonor Greyl? dudo en comprar uno u otro para mi pelo seco…
    Por último me gustaría saber si el champú de aceite de opuntia de Christophe Robin es adecuado si llevo la keratina…que opinión te merece ese champú? lo recomendarías para cabello seco y estropeado? Necesito reponer y quiero carne fresca jaja

    1. Hola Mónica, yo prefiero el huile de Leonor Greyl. El champú de Christophe Robin lo he usado con la keratina y parece que es compatible! Es maravilloso deja el pelo precioso.

  3. Huy, esa última excusita da pavor. La verdad me asusta la cantidad de mujeres que tras tener un hijo dejan de cuidarse y se “amarujan”. Entiendo que el cuidado de un niño es algo en lo que hay que invertir mucho tiempo pero lo de cortarse el pelo como un hombre, vestirse con ropa que antes nunca se hubieran puesto e ir hechas unos desastres no es tanto falta de tiempo como que se sienten superficiales si lo hacen (cosa que no entiendo). Algunas pierden su personalidad y parece que entraran en una secta.

  4. Como siempre una voz que representa a muchas Daiquiri!.
    En mi caso reconozco mi absoluta adicción a la cosmética buena, desde pequeña siento debilidad por el universo Potinguil “alternativo”, definitivamente en mi caso la cosmética de marca blanca, o low-cost sólo me ha dado malos resultados y acné. Los mismo para cuerpo y cabello. De echo llegué a tal obsesión que compro materias primas orgánicas para hacerme mis propias cremas anticelulíticas y reafirmantes, creo por sobre todo en la calidad y cuando ya sentiste la textura y viste los resultados de un buen producto no quieres menos, nunca más. Me fascina leer que las mujeres estamos cada vez más exigentes con los productos cosméticos. Por que hay que aprender a invertir en esta vida!.

  5. A mi tampoco me gusta la cosmética en maquillaje low cost, ni siquiera las máscaras de pestañas, he probado con varias baratas y un horror, se me corren, gotitas negras en el párpado…. paso.
    Si es verdad que hay cosas puntuales que puedes comprar y compras, pero la calidad se nota muchisimo, los acabados, las texturas….
    En lo que nunca he invertido mucho dinero es en esmaltes caros, mi tope 15 o 20 € como muchisimo… me da la sensación que no compensa, y eso que las uñas son clave, pero muchas veces me las hacen en un centro, pies o manos, y el mantenimiento en casa.

  6. Hola! jaja me ha hecho gracia la excusa que se auto imponen las madres porque es tal cual así, a mi madre le cuesta mucho comprarse cosas para sí misma, dice que prefiere comprarnos algo a nosotras! opino como tu, no siempre me puedo permitir comprarmelo todo de marcas de alta gama, pero a la hora de elegir base o sombras de ojos soy muy estricta porque mi experiencia con el low cost es desastrosa. tengo la piel normal pero los poros grandes y la mayoria de las bases normales entre comillas aumentan el problema
    ademas me gustaria decirte que cada dia me gusta mas este blog y las mujeres que participan en el, leo muchos y me pone de los nervios ver que no tienen comentarios o que tienen solo comentarios en plan parece interesante besos, asi muy bien no solo por daiquirigirl sino por las chicas que dejan comentarios, tambien hacen que cada posts sea mas interesante

  7. Hola!
    Si me permites, querría hacerte una pregunta.
    Este verano compré el aceite de Leonor Greyl y hace unos días, cuando me disponía a usarlo como tantas veces, he comprobado que se ha solidificado….Que puedo hacer?? He pensado en meterlo unos segundos en el microondas, pero temo que pierda su eficacia. Que me recomiendas que puedo hacer?
    Gracias de antemano y también por tu fantástico blog, eres única!

    1. Hola! Es normal porque el frío solidifica los aceites, puedes meterlo en un bol lleno de agua caliente o darle un rato con el secador.

      1. Muchas gracias por responder, eres muy amable.
        No se me había ocurrido lo del agua caliente o lo del secador.
        Muy agradecida por tus consejos y por la existencia de este blog, a todas nos hacia falta algo así.
        Un saludo, guapa!

  8. Patetico el comentario de la tal Laura. Daiquiri da siempre su opinión de manera clara y basada en su experiencia propia, nunca hay tufo de publicidad como sí se ve en otros blogs que parecen publirreportajes. Y estoy de acuerdo con ella en que mejor invertir en algo bueno y caro que en veinte malos y baratos

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *