El Maquillaje de Elizabeth Berkley en Showgirls

El Maquillaje de Elizabeth Berkley en Showgirls

Todo el mundo considera a Showgirls como una de las películas más malas de la historia. Pero quizá era tan mala que, en el fondo, era buena.

El diálogo es tan pésimo que la frase más profunda de todo el guión es eres una zorra, querida. A pesar de ser un gran fracaso de taquilla, Showgirls ha recaudado más de 120 millones de dólares en ventas y alquiler de DVDs.

Quien no se recuperó nunca del desastre fue la protagonista, Elizabeth Berkley. Era una joven actriz cuya carrera se hundió para siempre después de la peli. Elizabeth había conseguido el papel por encima de la mismísima Charlize Theron, la otra finalista del casting. “Charlize no tenía problemas con la desnudez y su audición fue genial, pero no era conocida, así que le dijimos que no”, explicó el director.

Seguro que Charlize Theron da las gracias todos los días por haberse librado de ese marrón.

 

 

Era normal que muchas actrices mataran por ese papel. Después de Instinto Básico, la película de Paul Verhoeven que había convertido a Sharon Stone en una estrella, Hollywood creía que con la protagonista de Showgirls pasaría lo mismo. Los productores dejaron claro a todas las aspirantes que la película exigía escenas de desnudo integrales y frontales, con movimientos sexuales explícitos. Pero después del cruce de piernas de Sharon Stone, ¿a quién le importaba?

Algunas de las actrices que hicieron el casting fueron Denise Richards, Pamela Anderson… e incluso Angelina Jolie. Drew Barrymore se interesó por el papel hasta que se dio cuenta de las escenas de desnudos eran excesivas e injustificadas.

 

 

Elizabeth Berkley fue elegida por varias razones: era joven y guapa, tenía experiencia como bailarina y venía de protagonizar Salvados por la Campana. Todo apuntaba a que tenía un gran futuro por delante. Solo necesitaba una gran película para dar el salto al cine.

Elizabeth aceptó el salario de cien mil dólares, una miseria para una producción de Hollywood; quizá pensando que a largo plazo, merecería la pena.

 

 

Showgirls cuenta la historia de Nomi, una chica de veintitrés años que llega a Las Vegas para triunfar como bailarina. Al principio no le queda más remedio que hacer strip-tease en un local de mala muerte hasta que alguien le da un puesto como figurante en Goddess, el espectáculo de un hotel de cinco estrellas.

El objetivo de Nomi es robarle el papel protagonista a la estrella del show. Para conseguirlo, está dispuesta a hacer cualquier cosa, como empujar a sus rivales por las escaleras, irse a la cama con el jefe… Esa clase de cosas que haríamos todas.

Se suponía que la película era una denuncia hacia el trato que se da a la mujer en el mundo del espectáculo. Pero al mismo tiempo, hicieron justo todo lo que criticaban, mostrando desnudos totalmente innecesarios y denigrantes.

 

 

Con el sexo sucedía lo mismo, pero aún peor. Siempre se critica a las actrices por decir que no les importa rodar escenas de sexo siempre y cuando “no sean gratuitas”. Pero viendo la película Showgirls, se entiende lo que quieren decir con eso. No era necesario ver a Elizabeth Berkley frotarse contra la entrepierna de un hombre, completamente desnuda, durante cinco minutos. En serio, ¿para qué?

Como la película estaba ambientada en Las Vegas, y además se rodó en los 90, el maquillaje tenía que ser tupido, con mucho negro en los ojos, abundancia de pestañas postizas, y labios gruesos y perfilados con lápiz marrón. La calidad del maquillaje de Nomi mejora cuando empieza a trabajar en el espectáculo del hotel, pero también es más exagerado, con mucha purpurina y brillantes. El peinado también cambia y aparecen pelucas, postizos y perlas y cristales. Esos cristales se adherían de forma realmente hermosa al cuerpo y al cabello. Lo único artístico de la película.

 

 

Al igual que las naranjas en El Padrino, en Showgirls utilizaban un detalle especial para mostrarnos lo que iba a pasar con el personaje: sus uñas. Las uñas de Nomi son mencionadas y mostradas a propósito a lo largo de toda la película. Cada vez que cambia de trabajo o tiene que hacer algo importante, Nomi cambia el color y el diseño de sus uñas, al igual que un guerrero zulú se pinta la cara antes de una batalla trascendental.

Las uñas también provocaron la creación de una de las mejores frases de toda la película, cuando Nomi se ofrece a pintar las uñas de su peor enemiga para hacer las paces con ella y ésta le responde “No, gracias. Creo que soy un poco mayor para ir de puta”. Aunque parezca increíble, el guionista de Showgirls cobró tres millones de dólares por su trabajo.

 

showgirls nail art

 

La verdad es que raro que una chica tan preciosa como Elizabeth Berkley saliera siempre tan poco favorecida. Parecía que nada le quedaba bien: solo está guapa en la escena en la que sale recién levantada y sin pintar. Las pestañas postizas, los labiales y el eye-liner grueso le sentaban como un tiro.

El único acierto de su estilismo fue el tinte rubio del pelo; justo el tono que mejor le quedaba, un dorado claro precioso. Se notaba cada vez que Nomi tenía que ponerse una peluca de otro color. Ver a Elizabeth con otro tono de pelo que no fuera el suyo era como una bofetada.

 

 

 

 

A pesar de la mala pinta que tenía todo, el reparto estaba extremadamente motivado. Elizabeth Berkley hablaba de Nomi como si fuera Escarlata O’Hara. Pasaba dieciséis horas al día subida a unos tacones de doce centímetros, pero no se quejaba. Incluso el protagonista masculino, Kyle MacLachlan, no se dio cuenta de lo horrible que era la película hasta el día del estreno, cuando vio la primera escena y pensó “Dios mío, esto es una mierda”.

La única persona que supo desde el principio que la película iba a ser un desastre fue, casualmente, la actriz que salió mejor parada de todo aquello: Gina Gershon. Es la actriz que interpreta a Cristal Connors, la estrella del espectáculo.

Gina fue a las audiciones con muchísimo maquillaje y mintió sobre su edad. Dio resultado: en realidad solo había ocho años de diferencia entre Elizabeth Berkley y Gina Gershon, pero parecía que había más de quince.

 

 

A lo largo de la película se ve mucha tensión entre las dos actrices. Parece que fue estrategia del director, que aprovechaba los descansos del rodaje para ir a hablar mal de una con la otra, y viceversa. Así aumentó las malas vibraciones entre las dos.

Gina Gershon fue la única actriz que recibió buenas críticas. “Yo venía de estudiar teatro, de interpretar clásicos de la Antigua Grecia, y me vi allí, en algo que parecía un concierto de Britney Spears. La única manera de salir airosa de esa situación era tomármelo a risa”. Mientras el resto del rodaje actuaba como si estuviera rodando Braveheart, Gina Gherson mantenía siempre una chispa de burla en la mirada, como si se estuviera aguantando la risa. Se percibe claramente en sus ojos en todas las escenas en las que aparece.

 

gina gershon showgirls

 

Elizabeth Berkley no tenía tanta experiencia como Gina. Cometió el error de hacer todo lo que el director le pedía, en lugar de añadir detalles de su propia cosecha como suelen hacer los actores. La brusquedad de Nomi fue una orden del director, que obligó a la actriz a hacerlo todo con agresividad, desde cerrar una puerta, colgar el teléfono, o ponerse pintalabios.

La intensidad de la escena de sexo también fue idea de Paul Verhoeven. Es imposible ver esa escena sin echarse a reír.

 

 

¿De quién fue la culpa del fracaso de Showgirls? El director admitió que se debió a la abundancia de sexo y a la ausencia de alguna trama interesante que hubiera mantenido la intriga, como un asesinato. Pero como suele pasar, Hollywood se cebó con la única mujer joven y débil que había participado en la película: Elizabeth Berkley.

Un papel totalmente distinto en otra película la habría salvado, pero como nunca le llegaron más ofertas de trabajo, su carrera en el cine terminó.

 

 

Pero parece que sigue siendo una mujer que llama la atención, porque su cameo en una escena de CSI Miami tuvo tanta audiencia que la serie la contrató para aparecer en más capítulos.

Elizabeth Berkley ha demostrado su entereza y elegancia. No reniega de la película que hundió su carrera, e incluso acudió a la fiesta del 20 aniversario de Showgirls e incluso dio un discurso de agradecimiento ante miles de fans.

También ha demostrado tener mucho sentido del humor, porque suele colgar capturas de Showgirls en un su cuenta de Instagram. ¡Bien hecho, querida!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *