Piel Apagada, ¿Qué Podemos Hacer?

Piel Apagada, ¿Qué Podemos Hacer?

La piel apagada, mate y sin vida es un problema común. Ese color champiñón que aparece de repente, tiene más fuerza que la base de maquillaje más tupida y el sérum iluminador más potente. Cuando tenemos uno de esos días, no hay nada que lo arregle.

¿Entonces qué podemos hacer?

Las causas de la piel apagada son un misterio, por lo que tratar el problema no es fácil. Algunos de los motivos son la ausencia de vitamina C, el consumo de alcohol y tabaco, la falta de ácidos grasos como el salmón, el insomnio o simplemente… la mala suerte. Lo máximo que podemos hacer para prevenir esto es consumir frutas ricas en vitamina C varias veces por semana, dormir y adecuadamente, y echarle una mano a nuestro cutis con suplementos que ayuden a aumentar la luminosidad como el colágeno.

 

 

Mi primer consejo es que os olvidéis del maquillaje lo que sea posible. Es normal levantarnos con mala cara y querer camuflarlo con pintura, porque para eso está. Pero no es tan buena solución como parece. Cuando la piel tiene un día malo, el maquillaje no queda bien. Es como si la piel quisiera escupirlo.

¿Qué hay de los cosméticos? El mercado está lleno de ampollas flash y cremas con efecto radiante. No soy muy partidaria de usarlas. Pero sí hay un producto que viene en monodosis, y aunque se vende como un remedio para la rosácea y los problemas cutáneos, me ha sorprendido por su eficacia en estos días asquerosos. Se trata de Matricium de Bioderma. La descripción del producto es un poco complicada. Es un compuesto de elementos presentes en la piel como péptidos, aminoácidos, sales minerales, ácido hialurónico, vitaminas, oligoelementos…

Las ampollas de Matricium regeneran la piel desde la dermis. Su uso también está recomendado para reparar la piel después de quemaduras, peelings y sesiones de láser. Me las regaló mi dermatólogo. Fue una sorpresa descubrir que eran muy buenas para conseguir un efecto buena cara instantáneo.

Matricium Bioderma

 

El agua fría no es buena para los días en los que tenemos el cutis apagado. No digo que sea mala, simplemente no funciona. Aumenta el aspecto acartonado de la piel. El agua caliente ya es otra cosa. Un buen truco es empezar el día lavando el rostro con agua caliente y un buen bálsamo, y estimular la circulación de la sangre con un pequeño masaje facial, con pellizquitos incluidos.

Otra cosa que he podido comprobar es lo bien que va la humedad para estos días. El agua fría sobre el rostro no sirve para nada, pero un ambiente frío y húmedo despierta la piel al instante. Lo pude comprobar cuando, en uno de esos días en los que mi cara parecía una seta, estuve en un pueblo costero de Barcelona famoso por su humedad. Encima, en pleno mes de enero. Después de una caminata larguísima, me di cuenta de que el tono seta había desaparecido. Tenía mucho mejor color, y mi piel tenía muy bien aspecto, como si hubiera despertado. Me sorprendió mucho y tomé nota.

 

 

No creo mucho en los remedios naturales, al menos no para el problema de la piel apagada. Sí creo que las típicas rodajas de pepino sobre el contorno de ojos pueden ser de mucha ayuda. Pero me resisto a creer que una mascarilla casera de miel pueda hacer algo perceptible.

Y el consejo más útil, un sueño profundo y reparador os ayudará a evitar estos días “feos”. Desde que descubrí la melatonina, el aspecto de mi cutis ha cambiado de forma radical.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *