Piel Apagada, ¿Qué Podemos Hacer?

Piel Apagada, ¿Qué Podemos Hacer?

La piel apagada, mate y sin vida es un problema común. Cuando tenemos uno de esos días en los que tenemos la cara de color champiñón, ¿cuál es la solución?

Las causas de la piel apagada son un misterio, por lo que tratar el problema no es tan fácil. Algunos de los motivos son la falta de vitamina C, el consumo regular de alcohol y tabaco, una dieta pobre en grasas saludables como el salmón, el insomnio o simplemente… la mala suerte. Lo único que podemos hacer para prevenir ese mal tono es comer lo más limpio que sea posible, dormir adecuadamente, beber agua y echarle una mano a nuestro cutis con suplementos de belleza que ayuden a aumentar la luminosidad como el colágeno.

Mi primer consejo es que os olvidéis del maquillaje como solución. Es normal querer camuflarlo la mala cara con una base tupida, porque para eso está, pero no es tan buena solución como parece. Cuando la piel tiene un día malo, es como si quisiera escupir el maquillaje.

¿Qué hay de los cosméticos, entonces? El mercado está lleno de ampollas flash y cremas con efecto luminosidad inmediata. No soy muy partidaria de usarlos, aunque una buena exfoliación puede cambiar completamente la situación. Existe un producto muy eficaz para estos casos que viene en formato monodosis: se trata de Matricium de Bioderma. Es un compuesto de elementos presentes en la piel como péptidos, aminoácidos, sales minerales, ácido hialurónico, vitaminas y oligoelementos.

Las ampollas de Matricium regeneran la piel desde la dermis. Su uso está recomendado principalmente para reparar la piel después de quemaduras, peelings químicos o tratamientos para eliminar las marcas de acné. Las descubrí porque me las regaló mi dermatólogo después de una sesión de láser. Fue una sorpresa descubrir que también eran muy buenas para combatir esos horribles días en los que mi piel está apagada sin motivo aparente.

Otra cosa que he podido comprobar es lo bien que va la humedad para esos días malos. El agua fría sobre el rostro no sirve para nada, pero un ambiente frío y húmedo despierta la piel al instante. Lo pude comprobar cuando, en uno de esos días en los que mi cara parecía una seta, estuve en un pueblo costero de Barcelona famoso por su humedad. Encima, en pleno mes de enero. Después de una caminata larguísima, me di cuenta de que la piel apagada había desaparecido. Tenía mucho mejor color, como si hubiera despertado. Me sorprendió mucho y tomé nota.

Y el consejo más útil, un sueño profundo y reparador os ayudará a evitar el problema de la piel apagada. Desde que descubrí la melatonina, el aspecto de mi cutis ha cambiado de forma radical.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *