El Rodaje de La Muerte Os Sienta Tan Bien

El Rodaje de La Muerte Os Sienta Tan Bien



La Muerte Os Sienta Tan Bien narra la historia de dos “amigas”, Madeline y Helen, que siempre han sentido una gran envidia la una hacia la otra. La primera es una rubia actriz irresistible para el sexo opuesto. La segunda, una escritora mojigata que ya ha perdido varios novios por culpa de la devora hombres de su amiga. Cuando Helen se promete con el cirujano plástico Ernest Menville, le lleva a que conozca a Madeline para ver si supera la prueba y a diferencia de los otros, no cae rendido ante los encantos de la actriz. Pero después de la primera escena vemos que no va a ser así, y en cuestión de semanas, Madeline y Ernest se casan, y Helen pasará siete años planeando su venganza.

Para interpretar a Madeline Ashton, la actriz obsesionada con la belleza y la juventud que basa su autoestima en lo que los hombres piensen sobre ella, el director Robert Zemeckis pensó en Meryl Streep, que siempre pensó que el papel de la conservadora Helen le iría mucho mejor. Pero para dar vida a Helen Sharp, necesitaban a una actriz que fuera igual de creíble como puritana que lleva un jersey de cuello alto que como una pelirroja sexy y peligrosa, y los productores eligieron a Goldie Hawn.

 

death becomes her cast

 

 

 

El protagonista masculino sería interpretado por Bruce Willis, muy de moda en los 90 por sus películas de acción. Aunque estaba al final de la treintena, consiguieron envejecerle con postizos, bigote y maquillaje. Y aunque en esa época Bruce Willis era considerado un macizo oficial, para la película no era necesario sacarle como un galán irresistible. De hecho, el físico de Ernest no importa, aunque Madeline y Helen se pelearan por él. Cada una le quería solo porque la otra le tenía: no era nada personal. 

La historia La Muerte Os Sienta Tan Bien tiene una duración de cincuenta y ocho años, durante los cuales vemos a los personajes oscilar entre los treinta y muchos y los ochenta y tantos. El maquillaje y los efectos especiales eran parte importante del rodaje, e incluso hoy en día, más de 25 años después, sorprende la calidad de los mismos. Cuando Helen, deprimida por la boda de Ernest y Madeline, empieza a comer sin parar, los maquilladores utilizaron almohadones y prótesis de silicona para inflar el cuerpo de Goldie Hawn. El resultado era tan creíble que la actriz no permitió que sus hijos acudieran al rodaje esos días, para que no se asustaran.

 

 

 

Tampoco hubo problemas para transformar a Goldie Hawn en una doble de Jessica Rabbit: espectacular, delgada y muy, muy sensual. Después de perder peso y de rejuvenecer por misteriosas razones, Helen regresa a Beverly Hills con un objetivo: recuperar a Ernest… y eliminar a Madeline. Eliminar en el sentido literal.

Para esa nueva Helen, utilizaron el rojo como símbolo de fuerza y determinación. Siempre llevaba algo rojo en todas sus escenas: a veces era el vestido, otras un pañuelo o el esmalte de uñas, y casi siempre, el lápiz de labios. Los complementos dorados de Helen demostraban la nueva visión de sí misma como una mujer ganadora, capaz de conseguir todo lo que se propusiera. Pero la película no se olvida de mostrar el desequilibro del personaje, incluso en su momento de esplendor: ¿cómo puede una escritora inteligente y culta pensar que ser guapa y delgada es lo único que necesita para arreglar sus problemas?

 

 

 

A diferencia de Helen, Madeline es mostrada desde el minuto uno como una mujer obsesionada con la belleza. En una de sus primeras escenas aparece mirándose en el espejo, lamentándose por sus arrugas y preocupada por las cicatrices de su último lifting. La Muerte Os Sienta Tan Bien, gracias a un guión espectacular y a cierta dosis de humor, sabe explicar a la perfección el terror que siente una actriz de Hollywood cuando empieza a envejecer.

Catorce años despues, con cincuenta, Madeline Ashton ya es una actriz retirada que se empeña en atrasar lo inevitable con tratamientos de colágeno que no le sirven para nada, parches para las arrugas, y acostándose con un veinteañero que al final le pide que se busque a alguien de su edad. Y ver a su peor enemiga, Helen, reaparecer mucho más joven y con mejor cuerpo que ella, teniendo ambas la misma edad, es más de lo que Madeline es capaz de soportar. Ernest, su marido, ya no puede ayudarla, porque por culpa del alcoholismo, ya no puede ejercer como cirujano, y trabaja como maquillador de muertos.

 

Death Becomes Her Meryl Streep

 

madeline ashton broadway

 

 

El dueño de su centro de estética favorito le da la tarjeta de una misteriosa mujer, diciéndole que muy pocos la conocen y que tiene una clientela muy, muy selecta. Tal vez ella pueda hacer algo por Madeline. Entonces conocemos a uno de los personajes más fascinantes de La Muerte Os Sienta Tan Bien, una despampanante morena con acento extranjero y aspecto de vampiresa, Lisle Von Rhuman, interpretada de forma magistral por Isabella Rossellini.

La mujer vende una poción que detiene y revierte el envejecimiento del cuerpo. El mejor ejemplo de que la poción funciona es ella misma: aunque tiene el físico de una treinteañera, en realidad tiene más de setenta años. Aunque Isabella Rossellini estaba espectacular, necesitó una doble de cuerpo para algunas escenas.

 

 

Cualquiera que tome la poción podrá disfrutar de diez años de perfecta belleza y juventud. Pasado ese tiempo, y para no despertar sospechas, el cliente tiene que desaparecer para siempre de la escena pública. Puede retirarse, o fingir una muerte falsa. A lo largo de la película, nos muestran que algunos de los famosos que han tomado la poción han sido Marilyn Monroe, Elvis Presley,  Greta Garbo y James Dean.

Aunque no se menciona la cifra exacta, Madeline Ashton paga un millón de dólares por la poción que le devolverá la juventud que tanto necesita recuperar. Para rejuvenecer a Meryl Streep de inmediato después de tomar la poción, además de maquillaje y filtros, un asistente se colocó tras ella, para levantarle los pechos caídos con las manos.

 

 

 

 

Meryl Streep GIF

 

Lo que la bruja no le ha dicho es que la poción tiene un efecto secundario muy importante: la persona que la tome vivirá eternamente, lo que significa que, si muere por accidente, tendrá que pasar la eternidad con el cuerpo muerto y con todo lo que eso conlleva, como la putrefacción, la palidez, o las heridas o deformaciones que hayan causado el fallecimiento.

Pero esa misma noche, Ernest la empuja por las escaleras y “muere”. Madeline sigue viva, pero con una temperatura de treinta grados, blanca como un fantasma, con el corazón sin latir y el cuello torcido. Cuando Helen también muere unas horas más tarde, después de que Madeline le dispare con un rifle, descubrimos la verdad: Helen también había tomado la poción tiempo atrás. Por eso estaba tan estupenda. Para ser justos con Helen, que es un poco menos mala que Madeline, los guionistas decidieron que Helen disfrutara de siete años de belleza impoluta, y Madeline… solo unas horas.

 

 

 

 

 

Lo más curioso de todo es la edad de las actrices en el momento del rodaje de La Muerte Os Sienta Tan Bien: Meryl Streep tenía cuarenta y tres años, y Goldie Hawn, casi cuarenta y cinco. Y las dos consiguen estar igual de creíbles como ancianas deformes, como mujeres de treinta y muchos que empiezan a tener mal aspecto… y como jovencitas al más espectacular nivel de belleza que podamos imaginar. Lo mismo sucede con Isabella Rossellini, la bruja de setenta años que aparenta veinte y pocos y que se pasea por su mansión luciendo una piel perfecta y un carisma irresistible, cuando la actriz ya tenía cuarenta años.

 

 

isabella rossellini lisle von rhuman

 

Cuando Madeline y Helen empiezan el proceso de putrefacción, el papel de Ernest como maquillador de muertos es muy importante: al pobre le toca componer los cuerpos y rostros de las dos mujeres de su vida. Para esa parte, los guionistas de La Muerte Os Sienta Tan Bien se entrevistaron con maquilladores de funerarias, que les contaron algunos de sus trucos, como el uso de componentes químicos para dar buen aspecto a la piel muerta. También confesaron que utilizaban rellenos de sustancias tóxicas que tenían un efecto tensor inmediato: al tratarse de un fallecido, no había ningún riesgo de envenenamiento.

De esas entrevistas sale el famoso uso que Ernest hace de la pintura en spray para maquillar a sus clientes, en lugar de utilizar maquillaje convencional. Y es lo que luego utiliza con Madeline y Helen.

 

La muerte os sienta tan bien bruce willis

 

A pesar de que en el montaje final eliminaron un montón de escenas y cortaron la actuación entera de una actriz que sí aparece en el tráiler, La Muerte Os Sienta Tan Bien es uno de los films más vistos de la historia, y dos décadas después, sigue haciendo que la gente se parta de risa.

Normal: no solo es una gran película: también se burla sin tapujos y con muchas dosis de humor negro de la obsesión por la juventud que hay en Hollywood y muestra lo ridículas que son la envidia y la venganza, dos obsesiones que lo único que hacen es destruir al idiota que las siente.

 



Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *