Las Cirugías de Marilyn Monroe

Las Cirugías de Marilyn Monroe

Marilyn Monroe, una de las mujeres más guapas de Hollywood, estaba operada. Lo adelanto.

Nunca olvidaré la primera vez que leí la biografía de Marilyn Monroe escrita por el periodista Donald Spoto. Pasé dos días enteros enganchada, leyendo. No solo estaba magníficamente escrito; también estaba bien documentado. Tanto que el autor no dejaba ningún detalle de la vida de la desgraciada actriz al azar. Desde la partida de nacimiento de Norma Jean Baker, su verdadero nombre, hasta la cantidad de amantes que había tenido su madre, una de las influencias más tóxicas en su vida.

Marilyn Monroe, el icono por excelencia, había tenido una vida apasionante, turbulenta y triste.

 

 

El periodista no tuvo reparos en explicar que Marilyn Monroe se casó con su primer marido para no tener que ir a un orfanato. Ni sobre la costumbre de acostarse con hombres para agradecer cualquier favor, incluso el más nimio. Marilyn había sufrido abusos en la pubertad. Como cualquier mujer sexualizada antes de tiempo, no sabía distinguir entre afecto y erotismo.

El otro día que se hizo viral la filtración de unas radiografías de Marilyn hechas antes de que muriera.

Las radiografías demostraban la existencia de un implante en el mentón y una rinoplastia. Todo el mundo se quedó en shock, cuando yo ya lo sabía desde hacía años, gracias a la biografía de Donald Spoto.

 

 

Marilyn Monroe se operó por iniciativa propia. No fue idea de los malvados estudios de cine. Era una época en la que los retoques estéticos no solo eran poco frecuentes, sino peligrosos. Esos retoques son los mismos que hoy en día se hacen la mayoría de las actrices de Hollywood, como Angelina Jolie. La belleza está en el hueso y las actrices necesitan estar perfectas de perfil.

Dicen que lo que hace que una mujer pase de ser guapa a ser espectacular incluye algún tipo de retoque en la nariz o en el mentón. Para aumentar o para reducir.

Si tengo que ser sincera, cuando observo fotos del antes y el después tampoco noto tanta diferencia en el mentón de Marilyn. Tuvo que ser un implante muy pequeño.

 

 

 

La mejor parte de la biografía es cuando Norma Jean, ya bautizada como Marilyn Monroe, es contratada como starlet por los estudios Fox.

Una starlet era una aspirante a actriz, atractiva pero no necesariamente talentosa. Recibía un sueldo base a cambio de estar disponible para cualquier papel. Puede que solo fuera aparecer como extra en alguna gran producción, o participar como secundaria en una película barata. El sueldo no variaba. Si la starlet no trabajaba, cobraba lo mismo. Si trabajaba en exceso, también.

El contrato solía ser abusivo y no servía de nada. La mayoría de las starlets se quedaban a medio camino: solo unas pocas ascendían a estrella. Marilyn sufrió mucho como starlet porque no soportaba estar parada. Pasaron seis meses hasta que fue convocada para un casting.

Las starlets también tenían que comprar su propio maquillaje. Como base, debían usar una pasta amarillenta que tapara los brillos y las imperfecciones. Una de las primeras personas que trabajó con Marilyn cuando era una starlet contó: “Era una chica terriblemente insegura. Nos costó mucho convencerla de lo hermosa y fresca que era su belleza natural, y de lo bien que podría quedar en pantalla si aprendía a usarla”.

 

 

La inseguridad fue un traje hecho a medida que Marilyn llevó durante toda su vida. Una mujer insegura termina haciendo cosas estúpidas en sus relaciones personales y laborales. La biografía cuenta cómo Marilyn hacía esperar a los hombres durante horas cuando tenía una cita. Eso le ocurrió a su segundo marido, Joe DiMaggio, que estuvo sentado tres horas en un restaurante hasta que la actriz apareció.

El motivo de la tardanza fue que Marilyn no terminaba de verse guapa. Pasó las tres horas de retraso maquillándose, volviendo a maquillar, probándose ropa y cambiándose el peinado.

Para hidratar su rostro, Marilyn Monroe recurría a dos productos de droguería: la vaselina y la crema Nivea. Cuando se convirtió en una súper estrella, Elizabeth Arden le mandó una muestra del famoso Eight Hour Cream, que en esa época no conocía nadie.

Marilyn Monroe también utilizaba lanolina pura y aceite de oliva para prevenir las arrugas. 

 

 

¿Hay algún cosmético que utilizara Marilyn Monroe que podamos comprar actualmente, aparte de Chanel nº5? Sí, cualquiera de Erno Laszlo, una firma húngara de la que Marilyn era una fan absoluta.

Cuando Marilyn murió, tenía la mesita de noche y la cómoda llena de artículos de Erno Laszlo. Esos botes se exhiben actualmente en un museo. Uno de ellos, una jarra de maquillaje de polvo, estaba justo al lado del cadáver y fue fotografiado por la policía durante la investigación.

 

 

 

 

Su favoritos era el sérum reparador Phormula 3-9, un concentrado para eliminar cicatrices que Erno Laszlo creó especialmente para ella. Hoy es uno de los artículos más vendidos de la firma, a casi 300 euros el frasco. ¿Para qué necesitaba la actriz un cosmético para eliminar cicatrices? Porque algún momento de su vida, no se sabe si antes de ser famosa o después, Marilyn Monroe sufrió una apendicitis.

En el momento de operar, el doctor se quedó perplejo al encontrar una nota escrita por la propia Marilyn que le rogaba “no quitar más de lo que fuese necesario”, y “dejar una cicatriz lo más pequeña posible”. A juzgar por las fotos, los ruegos de Marilyn le entraron al doctor por un oído y le salieron por el otro. La pobre Marilyn salió del quirófano con una espantosa cicatriz en el vientre. 

 

 

A Marilyn Monroe le encantaban los rituales de belleza. Eso de ponerse un pijama, pasarse una toallita de supermercado por el rostro y caer rendida sobre la colcha no vale. Tomemos ejemplo de ella, que sumergía su rostro en un bol de agua caliente para abrir los poros y luego se echaba unas gotitas de Chanel nº5 antes de meterse en la cama totalmente desnuda. Un día de estos lo voy a probar, aunque odio ese perfume.

Marilyn incluso concedía entrevistas explicando cómo se cuidaba y lo que comía, como cualquier actriz. Gracias a esos reportajes sabemos que desayunaba una mezcla de leche caliente con dos huevos crudos.

Los quilos siempre fueron un quebradero de cabeza para ella. Alternaba los ayunos con los atracones y sus oscilaciones de peso traían de cabeza a sus asistentes. Le tomaban medidas para encargar su ropa y cuando las piezas llegaban, ya no le quedaban bien. El vestido que llevó durante el famoso Happy Birthday Mr President se le empezó a romper por la parte trasera por esa razón.

Su obsesión eran los enemas: recurría a ellos antes de cada estreno.

 

 

Tampoco se puede decir que mantuviese su belleza perfecta hasta el final. Las fotos de sus últimos años muestran su decadencia física. Esto es sorprendente, ya que Marilyn tuvo su apogeo físico a los 30 años y empezó a estropearse poco después de los 33. Puede que el cambio se debiera a la mala alimentación, el insomnio y el exceso de alcohol y pastillas.

Los informes de su psiquiatra probaron que Marilyn necesitaba pastillas para dormir. Pero eran tan fuertes que necesitaba otras distintas para despertarse del todo.

 

marilyn 1962

 

La biografía se convierte en un buen capítulo de CSI cuando toca hablar del supuesto suicidio de Marilyn Monroe. Donald Spoto detalla al segundo todo lo que hizo la actriz antes de colgar el teléfono por última vez aquella noche. También relata los extraños paseos que dio su asistenta personal por la habitación y por el pasillo, antes de decidirse a llamar a la policía.

El hecho más relevante es que los barbitúricos que había en el organismo de Marilyn fueron suministrados vía anal. Éste es un dato veraz, confirmado por el tanatólogo. “Su estómago estaba vacío”, escribió en el informe.

La prensa siempre dijo que Marilyn Monroe había muerto por una sobredosis de Nembutal, pero nadie contó cómo las pastillas habían sido introducidas en su cuerpo. El tipo de ingesta fulmina la versión del suicidio.

 

 

Según el libro, Marilyn estaba furiosa porque John F. Kennedy, se la había “pasado” a su hermano Robert después de darse cuenta de que su romance con la rubia estaba afectando a su imagen. Marilyn se sentía utilizada y “como un trozo de carne”. Estaba preparando una rueda de prensa para contar su historia con el presidente de Estados Unidos y John Kennedy lo sabía.

El yerno de su asistenta contó años después que el día de su muerte Marilyn estaba al borde de la histeria: “Nunca la había visto así. Parecía terriblemente enferma, no solo en el sentido físico. Estaba muerta de miedo. A las nueve vino Robert Kennedy con dos hombres, y nos dijeron que nos fuéramos. Quiero decir, dejaron muy claro que debíamos irnos. Fuimos a casa de un vecino, no teníamos ni idea de lo que estaba pasando”.

El informe del FBI al respecto de la muerte de Marilyn habla tímidamente de una “inducción al suicidio”.

 

 

Suicidio o no, la muerte de Marilyn Monroe proporcionó a la actriz el halo de misterio y tragedia que necesitan las estrellas que pasan a la historia. Una infancia desgraciada, una belleza despampanante, tres matrimonios fallidos, problemas con los barbitúricos y una soledad crónica fueron los demás ingredientes del cóctel que convirtió a Marilyn Monroe en el mito por excelencia.

¿Habría ocurrido lo mismo si hubiera muerto a los 80 años, cómodamente en su casa? Nunca lo sabremos.

9 Comments
  1. A mí también me encantó esa biografía, que leí junto a una edición de su cuaderno de diarios y poesías. Tremendamente sensible e inteligente, pero como siempre… infravalorada en ese aspecto. Gracias por el post

  2. Qué alegría me da leer un nuevo post tuyo cada mañana!
    Al igual que tú, nunca me ha llegado a interesar demasiado la figura de Marilyn tanto como otras actrices de Hollywood (soy una admiradora acérrima de Audrey Hepburn) porque suponía que era tan famosa únicamente por ser un sex-symbol. Cuando en mi grupo de amigos se discute sobre ella, soy la única (me parece que en el mundo entero) que no la ve ni especialmente guapa ni con un cuerpo espectacular (comparada con Sophia Loren o Liz Taylor). Supongo que su imagen no me transmite ni salud ni felicidad, por lo tanto no me transmite belleza.
    Eso sí, la última parte de tu post me ha dejado la piel de gallina y ha conseguido que me interese por Norma Jean. Ese libro lo tengo que leer. Pobrecita, se nota que sufrió mucho.

  3. Buenísimo el post! Me ha dado ganas de leer esa biografía !!
    Me encanta leer tu blog cada mañana mientras desayuno.
    Bss

  4. Como he disfrutado leyendo esta entrada, ya añoraba entradas así.

  5. Hola, Daiquiri. Tengo que confesarte que si bien la rinoplastia era una operacion que me venia dando vueltas hace tiempo, fuiste tu la que me hizo decidir por el lip lift. Luego de leer tu post del dia a dia fue el empujoncito final. Finalmente me realice las dos cosas, si bien el tema de mi nariz fue un debate enorme (familiares y amigos no querian y no entendian porque me lo iba a hacer), ya que mi nariz original no era feay segun ellos podia convivir tranquilamente con eso. Pero yo, que reconozco me gustan muchos los detalles y considero que hacen a la diferencia, me los veia y para mi valia la pena la correccion. Recurro a mi cirujana, le comento mi inquietud y, si bien coincidieron con ellos que eran cambios muy sutiles, iba a quedar natural y muy bonita. Esta cirujana, ella como su marido pertenecen a una clinica muy prestigiosa en Rosario, Argentina y se caracterizan por hacer narices muy naturales. En conclusion, el dia de la operacion marcaron la zona: lo programado era sacar un poquito de piel de la columena, afinar apenas la punta y sacar dos milimetros al tabique. No hacia falta fractura ni nada. La operacion llevo dos horas y a las 5 de la tarde me fui a mi casa. Si bien el post no es para nada doloroso es muy molesto, tuve dos dias tapones y yeso y por siete dias unas venditas en la nariz. Hoy hace 12 dias de mi operacion y te digo que estoy mas que fascinada. Todavia falta desinflamar, pero el resultado es sorprendente. Mi cara es flaquita y la nariz queda mas acorde con ella y ha sido el toque que me faltaba. Si lo tienes en tu cabeza busca un buen profesional, informate y pega el gran salto. Espero haber sido de ayuda como tu lo fuiste para mi. Besos miles.

  6. Necesito leer esta biografía! Jajaja para tu información ya no está disponible en ninguna libreria… 🙁 Q pena

  7. Pues dicen que en el momento de su muerte, los operarios Alan Abbott y Ron Hast del tanatorio, se quedaron sorprendidos porque no se parecia en nada a la Marilyn que conocía el público, lo mas impactante es que no tenia dientes y utilizaba dentadura postiza y que sus pechos eran mucho mas pequeños y usaba protesis mamarias para aumentarlos de tamaño. Será todo cierto?? Aun que si te fijas en fotos donde sale desnuda a fotos con ropa si que se ve un volumen mucho mas exagerado. Tambien la encontraron con el cuello hinchado y amoratado y tubieron que reconstruirlo por completo para el funeral.

    1. No sé si tanto, pero sí que es verdad que en las fotos del cadáver parece otra persona ?

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *