Loca Por la Manicura Shellac

Loca Por la Manicura Shellac

Sí, estoy loca por la manicura Shellac. Alucino, ¿cómo puede ser que la haya descubierto ahora?

Siempre he hablado de la importancia de llevar las uñas bonitas y cuidadas. Su estado dirá tanto de nuestra belleza e higiene como el cabello, la piel y los dientes. Pero tengo que reconocer que cuidar las uñas es un rollo. Me cuesta cambiar el esmalte y volver a empezar.

Para mí, hacerme la manicura en un centro de estética es como salir con un playboy. Estás contenta unas horas y luego te das cuenta de que no sirve para nada, porque en nada, ya vuelves a estar igual que antes. No soporto ir a hacerme las uñas y ver que al segundo día el esmalte ya está feo, o peor aún, ver que el mismo día el esmalte ya ha saltado por una esquina. 

 

 

Hacía tiempo que había oído hablar de la manicura Shellac. Es un esmaltado permanente que dura más de dos semanas, pero como no entendía cómo podía ser que un esmalte durase ese tiempo, no investigué más.

Hasta que la noche de San Juan tuve una cena y una de las invitadas llevaba las uñas más bonitas y brillantes que había visto en toda mi vida. Uñas de diosa. Uñas de diva absoluta. Casi me muero de la envidia. Eran una exquisitez de color rosa, elegantes y exquisitas.

Cuando me dijo que lo que llevaba era la manicura Shellac, le pregunté dónde se las había hecho y me dijo que iba a un centro de la calle Aribau, Beauty Nail Barcelona. Y allá he ido, a por mis uñas de top model. Quería el pack completo, manos y pies. No hace falta que diga que en verano, los pies tienen que estar impecables, ¿verdad? En invierno tenemos un pase porque nadie nos los va a ver, pero en verano no tenemos perdón si vamos con los pies sin arreglar.

Pero, ¿qué es la manicura Shellac exactamente?

 

 

Shellac es un sistema patentado por la firma CND que se aplica como un esmalte normal y corriente, pero que dura tanto como una manicura de gel.

Para que el proceso sea correcto, tienen que utilizarse los productos de esa marca: una capa de base, el esmalte del color elegido, la capa superior y el aceite nutritivo para las cutículas. Aquí no hay sucedáneos, clones o imitaciones que valgan.

El resultado es el sueño de cualquier mujer: unas uñas brillantes, con un color impecable que ni salta, ni se estropea, ni se descascarilla, ¡ni nada! durante más de quince días ¿Dónde está la trampa? No hay. Los productos están hechos con una combinación de monómeros, polímeros y solventes, una especie de súper mezcla de los activos típicos de los esmaltes con los de las uñas de gel. La perfección. Encima, tenemos un montón de colores para elegir.

 

 

 

La manicura Shellac es igual que una manicura normal: primero la capa de base, luego dos capas de esmalte, y luego la capa final de brillo. Antes de empezar, humedecen las uñas con agua, y entre aplicación y aplicación, te hacen poner las uñas bajo la lámpara para secarlas. El toque final es un poco de aceite especial nutritivo para las uñas, porque el esmalte Shellac las reseca un poco.

El esmalte permanece intacto, brillante y perfecto hasta que se retira. He cogido cosas, movido muebles, incluso me he dado varios golpes en las uñas y he vaciado el lavavajillas, y nada, ni un trocito se ha estropeado y el esmalte está tan impecable como el primer día. Alucino. De verdad, no me lo puedo creer.

 

 

Puedo deciros que la manicura Shellac es uno de los mejores inventos en el mundo de la estética que he podido probar. Por supuesto, ya nunca voy a dejarla. En cuanto al mejor centro de manicura Shellac de Barcelona, Beauty Nail me parece de diez y la mejor recomendación que os puedo hacer. La única desventaja es que es difícil que den cita porque lo tienen casi todo lleno. Os recomiendo llamar con antelación. Casi todas las chicas son latinoamericanas, rumanas y rusas, las mejores haciendo manicuras.

No os la juguéis mucho porque no es tan fácil encontrar buenos sitios donde hagan una manicura Shellac perfecta. He comprobando, viendo las de algunas de mis amigas, que tal y como me había dicho la chica de las uñas maravillosas de la fiesta, es difícil encontrar un centro que las haga a la perfección. Por eso, no voy a hacer experimentos yendo a otros centros. He encontrado uno ideal y pienso seguir con ellos.

 

 

El precio por la manicura y pedicura Shellac ha sido de 58 euros.  Unos euros muy bien amortizados, ya que la tranquilidad y sensación de bienestar que da el llevar las uñas perfectas durante dos semanas -o más- no tiene precio.

Os recomiendo que probéis la Shellac, os va a cambiar la vida.

Beauty Nail Barcelona

C/ María Cubí 84, Barcelona

Tlf: 932008126

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *