El Entrenamiento de Angelina Para Ser Lara Croft

El Entrenamiento de Angelina Para Ser Lara Croft

No se puede tener todo en esta vida, y ni siquiera las actrices de Hollywood se libran. Que se lo pregunten a Angelina Jolie, que se dio cuenta cuando firmó el contrato para interpretar a Lara Croft en Tomb Raider, de que su físico no daba la talla.

Angelina tenía un rostro perfecto, pero eso no era suficiente. El personaje de Lara Croft era una mujer voluptuosa, atlética y fibrada, rebosante de sensualidad y seguridad en sí misma. O sea, todo lo contrario a Angelina Jolie, al menos en esa época. En 2001, la actriz no estaba en su mejor momento: acaba de sufrir una depresión, su pasado de adición a las drogas no estaba del todo superado, y su por aquel entonces marido, Billy Bob Thornton, no era una influencia muy positiva que dijéramos. Eeeeewwwww. 

 

 

 

Para ultimar los detalles de la película y comprobar en qué condiciones estaba Angelina Jolie en ese momento, los productores de Tomb Raider viajaron hasta México, donde la actriz estaba rodando Pecado Original con Antonio Banderas, para una entrevista personal. Como se supo más tarde, los productores se pusieron muy serios con el tema drogas. Para dar el visto bueno a la firma del contrato, exigieron que Angelina se sometiera a análisis de orina y sangre… cada semana.

No hay forma de saber si Angelina tomaba drogas en esa época, pero las fotos y vídeos del rodaje de Pecado Original no tienen muy buena pinta. La propia Angelina ha reconocido que llevaba una vida muy poco saludable: su desayuno consistía en una taza de café solo y un cigarrillo. Tenía problemas de insomnio y su alimentación estaba lejos de ser equilibrada. Comía demasiado, o no comía apenas nada. “Tenía la autoestima muy baja, y lo hacía todo mal. Es increíble lo mal que estaba”, dijo la actriz años después.

 

 

Angelina firmó el contrato. Su preparación física para dar vida a Lara Croft empezó poco después, en manos del entrenador Gunnar Peterson. Consistió en diez semanas de ballet bungee, remo, fútbol, kick boxing y yoga para mejorar la flexibilidad de su cuerpo. Para ganar músculo magro, diseñaron para ella una serie de ejercicios de aerobic combinados con actividades para quemar grasa. Además, entrenaba haciendo squats y prensas de hombro, con poco tiempo de reposo. Y debido a la cantidad de escenas de acción que tenía que rodar, sus clases también incluían lecciones de esgrima.

Durante esas diez semanas, la dieta tenía que acompañar. Era necesario que Angelina enterara duro y fuerte para tener fuerza, elasticidad y resistencia, pero como dicen los preparadores físicos… la dieta es un 70% de lo que necesitamos para alcanzar nuestro objetivo. 

 

 

En el caso de Angelina, la dieta que la convertiría en Lara Croft consistió en un régimen equilibrado que daba preferencia a las proteínas magras y a las verduras al vapor. Un plato típico de su dieta era lubina o carne de res acompañada de verduras de su elección, con toneladas de agua entre horas y pocas piezas de fruta a la semana, probablemente para evitar la fructosa. El azúcar añadido fue eliminado por completo y sin excepciones, y Angelina sustituyó la leche de vaca por leche de soja, considerada en esa etapa como la leche vegetal más saludable. 

Esta dieta es la típica que se diseña para que las modelos pierdan peso, con abundancia de proteínas saludables y una reducción considerable de carbohidratos.

Ok, el resultado fue francamente espectacular: podía decirse que el cuerpo de Angelina Jolie en Tomb Raider era perfecto.

 

 

 

La Angelina que interpretó a Lara Croft fue solo una ilusión temporal. Ya nunca ha vuelto a ser esa mujer saludable, aficionada al deporte, voluptuosa y preocupada por su alimentación. Lo podemos ver en la preocupante delgadez que llegó a partir de los treinta. ¿Por qué? Quizá porque a la actriz no le gusta el deporte. Se sometió al entrenamiento con entusiasmo y admitió lo bien que le hacía sentir hacer deporte todos los días, pero en cuanto terminó el rodaje de Tomb Raider, nunca más se supo.

Lo mismo con la meditación y el yoga, que tanto bien le habían hecho. Unos años más tarde, cuando rodó la película Maléfica, admitió que los productores le habían sugerido hacer yoga para facilitar las escenas en las que tenían que colgarla de cables, y que se había negado porque le parecía demasiado tedioso.

 

 

Según el Dr. Stephen Gullo, la dieta actual de Angelina Jolie no es nada healthy, sino una mezcla extraña y poco saludable de largas horas de ayuno, chucherías y una única comida principal en todo el día. Desayuna cereales con aceite de coco, el resto del día sobrevive con ositos de gominola y barritas, y por la noche, se permite cenar un plato de carne a la brasa.

¿Qué ha sido de la Angelina que se preparó con entusiasmo para convertirse en la luchadora Lara Croft?

2 Comments
  1. Hola, me gustaría comenzar a arreglarme el rostro y mi cuerpo tanto por salud como pues por autoestima, pero… no se por donde comenzar :/ jaja porque como bien lo dices yo soy de esas locas que lo primero que quería hacer era ponerme pomulos (y que yo no tengo nada de pomulos) y otra serie de cirugías las cuales yo creo que son necesarias (frente, quijada, nariz, quitarme las bolsitas, blefaroplastia) pero creo que tienes razón lo mejor es tomarme las cosas con calma…
    Que me recomiendas? por donde debería de comenzar?

    1. Es un poco difícil porque a lo mejor tienes un “defecto” (nariz, pómulos…), pero para el conjunto de tu rostro no quedan mal. Si tienes bolsas sí te las deberías quitar. Todo debería ser retoques sencillos y pequeños.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *