Todo Sobre la Dieta Sin Trigo

Todo Sobre la Dieta Sin Trigo

Hace tiempo conocí a una modelo polaca espectacular. Era una chica ideal, elegante y delicada. Aunque estaba muy delgada, era una delgadez muy saludable.

Me parecía evidente que estaba haciendo algún tipo de dieta. Su respuesta me sorprendió mucho: lo único que hacía era no comer nada que llevara trigo. Es decir, llevaba a cabo una dieta sin trigo. Era la primera vez que lo oía.

Como su nombre indica, la dieta sin trigo excluye completamente cualquier alimento que lo lleve. No solo la pasta, el pan o las galletas. Tampoco se pueden comer muchos procesados o salsas. Hay salsas que llevan trigo; solo tenéis que mirar las etiquetas para comprobarlo. Con todo lo demás, hay vía libre. Por ejemplo, a esta modelo le encantan el arroz y las patatas.

Cada vez más médicos se manifiestan en contra del trigo: según ellos, crea adicción e impide que las células quemen grasa. Otros van más lejos y culpan al trigo de muchas de las enfermedades de la humanidad moderna, como la diabetes, la obesidad e incluso el alzheimer. Y el altísimo número de celiacos e intolerante al trigo también dice mucho. ¿Qué pasa con el trigo?

 

dieta sin trigo causas

 

Parece que con el trigo hay dos problemas: primero, que el cuerpo humano todavía no está preparado genéticamente para digerirlo. Eso ha hecho que surjan dietas como la Paleo, una alimentación basada en lo que comían nuestros ancestros del Paleolítico. Según los estudios, nuestro ADN sigue siendo el mismo que el del hombre de las cavernas. Eso significa que genéticamente solo estamos hechos para comer alimentos de una dieta cazadora-recolectora: todo tipo de carnes, frutas y verduras, frutos secos, semillas, grasas buenas, huevos, hierbas y condimentos. El trigo llegó a la vida del ser humano hace solo diez mil años, por lo que nuestro estómago no consigue digerirlo del todo.

Dentro de esa realidad científica, hay adaptaciones y mutaciones. Por descontado, muchas personas comen trigo a diario y no tienen ningún problema. Pero los expertos relacionan el trigo con grandes problemas y enfermedades a largo plazo, y suele ser la causa de que a muchas personas les cueste adelgazar hagan lo que hagan.

 

 

Inspirada por el ejemplo de esa chica, decidí dejar el trigo y puedo decir que fue algo que me cambió la vida por completo. En apenas un mes, perdí unos tres quilos. Cuando volví a comer pan y pasta de trigo, engordé casi quilo y medio en una semana. Un efecto rebote preocupante, teniendo en cuenta que estamos hablando de pan y pasta, cosas que nunca me habían hecho engordar. ¡No estábamos hablando de un gofre de chocolate o un helado! Entonces me quedó claro: ya no quería saber nada del trigo.

La dieta sin trigo es muy positiva porque mantiene la línea sin contar calorías. Permite consumir alimentos calóricos como el azúcar, el queso, las patatas y demás. Todo eso en caso de que no queramos llevar a cabo un régimen alimenticio. Al principio, la dieta sin trigo hacer perder peso de forma notoria, pero luego, el cuerpo se acostumbra, y luego… todo lo que tiene que engordar, engorda. Pero no se trata de contar calorías, y eso siempre me parece muy positivo. Una dieta sin trigo hará que nos sintamos mejor, ligeros y sin problemas digestivos.

 

 

Si buscáis información contrastada, os recomiendo Sin Trigo, Gracias, un libro escrito por el cardiólogo William Davis, uno de los grandes detractores del trigo en Estados Unidos. Es un extenso recopilatorio de información acumulada durante décadas, después de ver lo que sucedía con sus pacientes cuando dejaban de comer trigo.

Esta guía demuestra, entre otras cosas, que un poco de pan incrementa el mismo nivel de glucosa que dos cucharadas de azúcar. Habla de la gran mentira que es la pirámide alimenticia actual, un invento de los gobiernos occidentales que recibieron grandes cantidades de dinero de las industrias de los lácteos y las harinas para que creyéramos que era normal ingerir hidratos de carbono cinco veces al día. No os arrepentiréis de leerlo.

 

 

 

Recordad que no siempre es necesario erradicar algo que aparentemente no nos hace daño. Igualmente, podéis beneficiaros de este tipo de dieta reduciendo el consumo de trigo, sin eliminarlo del todo. Probad y veréis. Vuestro cuerpo os dejará claro lo que os va bien y lo que no.

One Comment
  1. Hola bonita:)
    Igual la pregunta es un poco obvia pero, sin trigo quiere decir sin ningún tipo de cereal? Es decir, recomendarías probar a eliminar también centeno, avena, etc. O exclusivamente el trigo? Grazie!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *