La Princesa Española

La Princesa Española

Hay mujeres que vienen al mundo a sufrir. Ese fue el caso de Catalina de Aragón, la primera esposa del rey Enrique VIII.

Starz acaba de estrenar una serie sobre la historia de su triste vida, La Princesa Española (The Spanish Princess). Aquí podemos verla en HBO.

Dicen que cuando se trata de historia los spoilers no existen, pero aviso.

La serie me está gustando porque, quitando la falta de rigor histórico habitual -a veces se escapa la risa viendo algunas escenas-, ha tenido la consideración de mostrar a una Catalina de Aragón que nunca hemos visto antes. Para empezar la muestran con su auténtico color de ojos, cabello y piel. Las series y las películas siempre eligen a actrices de cabello negro y ojos oscuros para interpretarla.

Esto se puede entender por la necesidad de hacerla parecer más española, pero como también nos la han enseñado como una mujer poco agraciada, entrada en años y cero atractiva, es agradable verla parecida a la belleza que está demostrado que fue en su día.

The Spanish Princess Ver

Catalina de Aragón nació en 1485 en Alcalá de Henares. Era la hija menor de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando. Desde el principio recibió una educación de futura reina. El objetivo era casarla con el heredero de otro país aliado. El elegido fue Arturo Tudor, el príncipe de Gales e hijo mayor del rey Enrique VII.

En 1501, a los quince años, la infanta Catalina viajó a Inglaterra en barco desde La Coruña. El viaje fue una completa pesadilla, pero nada comparado a lo que le esperaba a la pobre en el futuro.

Lo primero que notaron los ingleses fueron lo «extraños» que eran los ropajes españoles de Catalina de Aragón y de su séquito en comparación con la moda inglesa.

El 14 de noviembre, el día de su boda, Catalina conoció al hombre que iba a ser su gran dolor y su peor tormento: el hermano pequeño de Arturo, el príncipe Enrique, entonces un niño pelirrojo de once años.

Los príncipes de Gales se fueron a vivir al Castillo de Ludlow y allí fueron felices durante la friolera de seis meses y medio. Todo acabó cuando Arturo Tudor murió de tuberculosis, supuestamente, tan virgen como su esposa española, que juró que el matrimonio nunca había sido consumado.

Eso haría arquear la ceja a cualquiera, pero no era tan extraño en la época. Se aconsejaba esperar un poco antes de la acción para que las esposas no se quedaran en estado a una edad prematura. Lo raro es que Catalina ya tenía 16 años.

¿Ahora qué? El rey de Inglaterra decidió que, ya que estaba ahí, Catalina podía casarse con el nuevo heredero al trono: Enrique. Pero antes quería la mitad de la dote de la princesa, que todavía no había cobrado y que Fernando el Católico se resistía a enviar. La situación fue a peor cuando Isabel la Católica murió en 1504, bajando la cotización de su hija en el mercado del matrimonio.

El rey no sabía que hacer con la princesa española y se negaba a mantenerla. Catalina de Aragón pasó siete años como prisionera virtual, corta de dinero y sin poder pagar a sus sirvientes, que compraban pescado rancio para la mesa de su señora. Cuando el Papa se enteró de que Catalina apenas comía, envió una carta a Inglaterra advirtiendo de que esos ayunos podrían «obstaculizar la creación de niños».

A principios de 1509, después de haber empeñado todas sus joyas para sobrevivir y con el rey de Inglaterra cada vez más furioso al ver que no llegaba la dote, la situación de Catalina era peor que nunca. El embajador español, viendo el peligro, escribió a Fernando suplicándole que enviara un barco para que él y la princesa pudieran salir de allí.

A pesar de todo, Catalina no flaqueó. Su voluntad era férrea y sabía que estaba destinada a ser reina de Inglaterra. Apenas unos meses después, el viejo rey murió y Enrique VIII ascendió al trono. Lo primero que hizo fue pedir la mano de Catalina. Se había quedado prendado de ella desde el día de la boda de su hermano, siete años atrás.

Lo malo es que esos siete años de sufrimiento y mala alimentación habían hecho mella en su belleza. A los veintitrés años, Catalina ya tenía la cara demacrada y la mitad del cabello cubierta de canas.

¿Afectaron esos siete años de mala alimentación a su fertilidad? No se puede diagnosticar una enfermedad después de quinientos años, pero Catalina sufrió durante su reinado una larga sucesión de abortos, partos prematuros, niños nacidos muertos y falsas alarmas de embarazo debido a un periodo que siempre era irregular. «Come de manera extraña y la comida siempre le sienta mal. Llega a estar más de nueve semanas sin la regla», escribió un observador de la época.

Se sabe que su plato favorito eran las ensaladas, una costumbre que trajo de España. Le gustaba mezclarlas con mostaza de ajo y pescado salado.

Catalina de Aragon

En 1526, Enrique VIII se fijó en una de las damas de la corte, Ana Bolena. Catalina se comportó como lo hacían las reinas: mirando hacia otro lado y no dándole a otra mujer una importancia que no merecía. Pero pronto se dio cuenta de que aquello no era un capricho pasajero, sino algo más: Enrique VIII quería anular su matrimonio y volver a casarse.

Para conseguirlo, tocaba decir que Catalina sí había consumado su primer matrimonio.

Con la misma fortaleza que demostró cuando era una princesa española, la reina luchó con uñas y dientes para que toda la Cristiandad apoyara su causa. Lo consiguió, pero con lo que no había nada que hacer era con el amor de su marido. Enrique hacía vida de casado con Ana Bolena y solo le dirigía la palabra a su esposa para lo imprescindible. Ana era la reina en todo menos en título: las mujeres empezaron a vestir como ella, al estilo francés, dejando de lado las ropas y tocados que Catalina había puesto de moda.

Al final, el rey rompió con la Iglesia Católica y envió a Catalina de Aragón a vivir a otro castillo y se aseguró de que las condiciones de vida de la reina fueran cada vez a peor. Algunas de esas torturas fueron exigirle que devolviera las joyas del tesoro de Inglaterra para que Ana Bolena, la nueva reina, las pudiera lucir.

Antes de morir en 1536 por un tumor, la reina escribió una carta de amor a Enrique, perdonándole por todo el daño que le había hecho y diciéndole que sus ojos le «deseaban por encima de todas las cosas».

La Princesa Española Ver Online

No vivió para saber que a Ana Bolena le tocó sufrir en carne propia la repetición de la historia unos meses después, con Enrique enamorándose de una dama de la corte delante de sus narices, buscando la manera de anular su matrimonio y ordenando que la decapitaran por traición. Tampoco vivió para ver el carrerón de su hija María, que pasó a la historia como la temible Bloody Mary y que aprovechó su reinado para desquitarse contra todos los que habían hecho sufrir a su madre.

¿Vais a ver La Princesa Española?

9 Comments
  1. Que post más chulo y bien explicado!

    Ana fue muy desgraciada, es increible como el sufrimiento y la infelicidad hacen mella en el fisico, demacran la cara y eliminan toda la luz interior que es la base de la belleza.

  2. Me encantan estos post daiquiri, son los que hacen tu blog tan especial !
    Desde luego las mujeres de esa época eran todas unas supervivientes, buscaré más información sobre ella ya que me ha picado la curiosidad.

  3. Qué grande eres Daiquiri! Porfiiii ahora cuéntanos qué pasó con Maria y como llegó a ser Bloody Mary! Si si si!!

  4. Me encantan estos post, gracias Daiquiri. Pobre de las mujeres como casi siempre , a la merced del hombre….

  5. Me ha encantado! No conocía esta serie, pero tiene muy buena pinta, así que seguro que la veo.

  6. Ay las monarquías!, la de historias sabrosas y dramáticas que nos entregan!.
    De hecho una de mis motivaciones para estudiar Historia del Arte, era justamente toda la novela que existe detrás de cada retrato real, es impactante todo lo que se logra saber sobre como vivían, como se sentían y finalmente lo desgraciados que la gran mayoría llegaba a ser, especialmente si hablamos de mujeres.
    Vería eternamente series de este tipo!.
    Gracias Daiquiri : D

  7. Quiero ver ya mismo la serie! Y muy recomendada tambien sería la pelicula de THE OTHER BOLEYN GIRL (la otra hermana Bolena) titulo en ingles, y en España fue LAS HEMANAS BOLENA.
    con Scarlett Johansson y Natalie Portman, muy buena pelicula relacinada con el tema, y con como se caza a un hombre! jaja

  8. Fantástico post, Daiquiri. Hasta donde yo sé, los ingleses, viendo el carrerón demencial del rey, quisieron y valoraron mucho a la reina española, ya que era una mujer bien educada e hija de reyes que siempre había sabido comportarse correctamente.

    Por cierto, he puesto la serie a descargar.

    La serie de Isabel que hicieron en La 1 no sé si la has visto, pero me parece una preciosidad. Son poco dados a la inventiva y está dirigida con muchísimo gusto abordando los problemas de la época desde diversos puntos de vista. La de Carlos V era una ñoñería y no aguanté ni un capítulo pero Isabel es una pasada.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *